DEFENSOR SPORTING

Para Fuentes "es un privilegio" estar en el club que lo formó

“Estar acá adentro, en Defensor, es lo que muchos quieren: estoy muy feliz de haber vuelto”, dijo Fuentes.

Sebastián Fuentes viene de una buena temporada en Progreso. Foto: Marcelo Bonjour.
Sebastián Fuentes viene de una buena temporada en Progreso. Foto: Marcelo Bonjour.

Su llegada es una motivación más para mí”, dijo el “Moneda” Gastón Rodríguez, hoy arquero titular de Defensor Sporting, sobre la incorporación de Sebastián Fuentes al club.

En realidad, Fuentes, que el año pasado tuvo muy buenos rendimientos en Progreso, regresó al club donde se formó. Estuvo en tiendas violetas siete años, desde Octava División, donde fue recibido por el mismísimo profesor Santos. Estuvo hasta Cuarta, cuando por decisión propia se fue a Wanderers, donde tendría más posibilidades de jugar. Hoy se siente un privilegiado por haber retornado al club del Parque Rodó. “Este es el club que me formó como jugador y como persona. Porque en la etapa juvenil es donde más se aprende y acá aprendí muchísimo. Haber hecho formativas en Defensor Sporting fue muy importante para mí, uno se da cuenta lo que es este club cuando se va. Yo podía haberme quedado, pero sabía que no iba a tener muchos minutos. Y necesitaba jugar. Me fui a Wanderers a jugar y después a Miramar. Fui haciendo mi camino. Y, por las vueltas de la vida, estoy otra vez acá”, relató Fuentes, cuyo nombre no era el primero en la lista de arqueros a traer para los violetas.

“Creo que mi nombre estaba, aunque había otros en carpeta primero. Cuando se fueron complicando fui subiendo. Son las cosas que tiene el fútbol, por eso hay que estar siempre preparado. Esta es una gran oportunidad. Es un privilegio estar en este club”, aseguró Fuentes en el Franzini.

El arquero, que firmó contrato por un año, es consciente que en Defensor Sporting hay que pelear siempre arriba. Una realidad muy diferente a la que vivió el año pasado en Progreso, donde se luchaba por permanecer en Primera.

“Defensor tiene la obligación de pelear arriba por historia. Lo de Progreso fue una buena experiencia y también aportó porque por algo hoy estoy en Defensor”, analizó quien aseguró que fue muy bien recibido.

“Cuando uno juega contra los grandes o Defensor Sporting se motiva más. Y la vidriera es otra. Pero estar acá adentro es lo que muchos quieren. Me pone muy contento haber vuelto”, dijo quien se reencontró con el “Chino” Navarro y el “Tata” González, con este último hizo las formativas. También conocía al “Coto” Correa de Cerro y al “Moneda” Rodríguez y a Guillermo Reyes, quien hoy está recuperándose de su lesión, de conversar como suelen hacer los arqueros cuando se enfrentan.

“Vengo a pelear un puesto, como hice en todos lados. Y a dar de mí lo mejor. Aunque esta institución me puso las expectativas muy altas, por lo que es. Me di cuenta que el club es lo que yo pensaba, o capaz que un poco más. Lo que quiero es estar a la altura de Defensor Sporting. Y prepararme bien para cuando me toque”, afirmó sobre lo que espera de este nuevo pasaje por Punta Carretas.

Las vacaciones, con varios días en Santa Teresa quedaron atrás. Así como la expectativa de saber dónde iba a jugar. “Confiaba en lo que había hecho y sabía que algo me iba a salir. Pero cuando empiezan a pasar los días uno se va poniendo un poco nervioso. Por suerte cuando me llamó Richard (Marchelli, el gerente violeta) me puse muy contento”, admitió y se refirió a la Libertadores.

“En la copa hay que ir partido a partido. Primero el 23 y luego ver. Va a ser difícil en la altura, pero hay que prepararse bien. Veo bien al equipo”.

De tal palo, tal arquero.

A los 6 años, cuando jugaba al baby fútbol en el Santa Rosa de San José de Carrasco, decidió dejar la defensa y pasar al arco. Cuando se lo dijo a Pablo, su padre, no le gustó mucho. “Lo traigo desde que nací. Soy el primer hijo, lo vi atajar e iba con él a todos lados. Haber visto a mi padre me despertó muchas cosas. Me daba muchos consejos, sobre todo cuando yo era guacho, pero nunca se metió en mi carrera. Él me inculcó lo del sacrificio, pero hoy sé que hay un momento para todo y que también hay que saber disfrutar del juego. No por tanto sacrificarte te va a ir bien. Es un equilibrio”, contó sobre su padre, quien lo sigue yendo a ver jugar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)