EL AD10S

La frase al médico que asistió a Maradona: "Llamá a la policía y a la fiscalía: no queremos otro caso García Belsunce"

El médico que asistió a Diego Maradona e intentó reanimarlo recibió una orden desde la base de la Emergencia para la que trabaja. 

La Policía custodia el predio del lugar en el que vivía Diego Maradona. Foto: Reuters
La Policía custodia el predio del lugar en el que vivía Diego Maradona. Foto: Reuters

"Que no entre nadie más. Llamá ya al fiscal y a la Policía. No queremos otro caso Garcia Belsunce". La frase que recibe desde la base de Vittal Emergencias es terminante. Entonces, el médico que trabajó en el intento de reanimación de Diego Maradona, y que llegó en la primera ambulancia de las 12 que en total arribaron de urgencia a la propiedad del barrio privado San Andrés, en Tigre, activa todos los protocolos.

Han pasado algunos minutos del mediodía del miércoles 25 de noviembre de 2020. El primer médico que lo vio fue un vecino del barrio San Andrés. Y enseguida, el médico de la empresa de emergencias, que desplegó los procedimientos de rutina sobre el cuerpo del astro de 60 años, que no reaccionaba.

Acto seguido, preguntó: "¿Y ahora, qué hago con esto, cómo sigo?". Recibe la indicación desde la base e Inicia el procedimiento indicado: aviso a la policía y a la fiscalía. Minutos más tarde, es la fiscal de Benavídez, Laura Capra, la que se contacta con Claudia Villafañe y con sus hijas, Dalma y Gianinna, y les explica que se hará una autopsia. "¿Por qué?", pregunta Claudia. "Porque se murió solo y hay que saber por qué murió". La respuesta conformó a Claudia, que dio el OK.

El objetivo en ese momento fue claro: que nada ni nadie alterara el lugar del hecho. Que no existiera ni la más mínima duda acerca de cómo, cuándo y por qué murió Diego Maradona. Los fiscales John Broyad, Patricio Ferrari y Cosme Iribarren también intervinieron en la investigación y tomaron declaraciones testimoniales a las personas que estuvieron en el lugar donde falleció. Declararon su enfermero, vecinos del lugar y personal de seguridad.

En contrario a las primeras versiones, que hablaron de un supuesto diálogo matinal entre el ídolo y el personal que lo asistía, lo cierto es que la última persona que lo vio con vida fue su sobrino, Johny Espósito (hijo de Betty, hermana del crack, y de la Morsa Espósito), el martes a las 23. Así lo ratificó el médico en su declaración, que se extendió hasta la medianoche.

La información obtenida es que cuando le tomaron la temperatura, el cuerpo estaba en menos de 35 grados. Eso significa que Diego habría fallecido entre las 6 y las 7 de la mañana, mientras dormía.

Vale recordar que cuando habló con la prensa antes de iniciar el traslado del cuerpo, el fiscal Broyad estableció la hora de la muerte cerca de las 12 del mediodía y agregó que "no se advirtió ningún signo de criminalidad" en el lugar. Por la noche, el informe de la autopsia entregó datos más precisos.

La reconstrucción del último día de Maradona

Las primeras horas de la mañana del miércoles fueron intensas en esa casa. En la propiedad del barrio privado de Tigre estaban el propio Espósito, un asistente (Maxi Pomargo), un empleado contratado para su seguridad física, una enfermera y una cocinera. Cuando ayer por la mañana el psiquiatra y el psicólogo de Maradona llegaron a la casa e ingresaron en la habitación de Diego para darle su medicación, aproximadamente a las 11.30, notaron que no reaccionaba. Entonces, llamaron al sobrino.

Ante la gravedad del cuadro, se comunicaron con un médico vecino, que es el primero que lo atendió mientras llegaban las ambulancias. Cuando llegó la primera, la de la empresa Vittal Emergencias, se estableció el contacto con la base de operaciones para comentar el cuadro de situación.

"Cumplí con todos los protocolos", es la primera indicación. Esto significa intentar reanimar al paciente, buscar la resucitación y, si fuera necesario, intubarlo. El tiempo estimado para todas esas prácticas es de 35 minutos. Mientras tanto, llegaban más ambulancias al barrio privado.

Transcurrido ese tiempo sin respuestas satisfactorias, el médico de Vittal Emergencias volvió a contactar a la base de operaciones y consultó qué hacer. Allí recibió la indicación de llamar al fiscal y a la policía, para evitar cualquier situación que complicara el escenario.

Con esa frase elocuente que remite al resonante caso de María Marta García Belsunce, producido el 27 de octubre de 2002, en el country Carmel. Una historia que recientemente llegó a Netflix.

Según el resultado preliminar de la autopsia realizada en el hospital de San Fernando, Maradona murió por una insuficiencia cardíaca aguda, congestiva y crónica, que le generó un edema agudo de pulmón, Sufrió un infarto mientras dormía. Esa fue la conclusión a la que llegaron media docena de médicos forenses oficiales y un perito de parte de la familia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados