CORONAVIRUS EN FRANCIA

A la francesa: la cuarentena del "Pompa" Borges en Lille

"El mundo está enfermo", dijo el exDanubio y Nacional, quien relató la situación que se vive en e l país galo y no ocultó su preocupación por la muerte de una joven de sólo 16 años.

pompa
El "Pompa" Edgar Borges a sus 50 años acaba de terminar un libro sobre su vida y su búsqueda. Y espera editarlo en Francia y en Uruguay. 

"Luna hace lo de la escuela con su madre, yo soy el recreo”, cuenta Edgar Borges, el “Pompa” desde Francia donde vive hace 27 años. Se refiere a la más pequeña de sus hijos, de cinco años. Se ríe y cuenta que la niña fue diagnosticada con un coeficiente de inteligencia alto y tiene una gran imaginación. “Hoy yo era un jugador de básquetbol, ayer por la mañana fui costurero y de tarde era astronauta. Ando viajando por todos lados y me encanta. Je”.

Sin embargo, el exfutbolista de Danubio y Nacional, no oculta su preocupación por lo que está viviendo el país galo, donde ha pasado la mayor parte de su vida. Y donde hasta ayer ya se registraban casi 1.700 muertes por el COVID-19.

“Está muy brava la mano. Muy complicada. Prolongaron 15 días más la cuarentena y estoy seguro que luego volverán a extenderla. Acá está empezando a subir la ola verdaderamente. El viernes se murió una gurisita de 16 años. No te dan ganas de salir para nada”, relató quien sin embargo reconoció que Lille donde vive no es de las regiones más complicadas. “Nosotros estamos en el norte, no es de los lugares más apretados, todo comenzó por el este del país donde hubo una ceremonia religiosa a la que concurrieron más de 2000 personas y ahí se inició el contagio. Esta tan complicado que en las ciudades del este están sacando a las personas que están más graves para otras zonas para liberar camas en los hospitales. Obviamente, lo hacen cumpliendo un protocolo, los bajan del avión, los está esperando una ambulancia y los llevan directo al hospital. Obvio que no se andan paseando por la ciudad los enfermos”, explicó, y contó como se lleva a cabo la cuarentena.

Lille
Desiertas. Así lucen las calles del barrio viejo de Lille que habitualmente están llenas de gente. 

“Tenés que cargar un documento en el sitio del gobierno. Y ese papel te autoriza a salir a hacer las compras necesarias y a correr un poco. Pero solamente una hora y no te podés alejar más de un kilómetro de tu casa. O para ir al médico. Tenés que salir con ese papel. Si vas a comprar un pan tenés que llevarlo porque si no te multan”, relató sobre la cuarentena que lleva adelante con su familia hace trece días porque el restaurante en el que trabaja como relacionista público cerró al igual que todos los comercios de ese tipo. “Trato de no salir para nada. Hacemos las compras por internet”.


El “Pompa" vive en el último piso de un apartamento de la rue Inglaterre, en el barrio viejo, que es muy concurrida, pero que ahora se ve desierta. Allí está recluido junto a su mujer Julie, la pequeña Luna y Maelle de 14 años. La adolescente es hija de Julie, pero Borges la considera como propia. Y se tomó bastante bien la cuarentena. “Venía de un período de muchísimo trabajo en el restaurante y estaba muy muy cansado. Y esto me lo estoy tomando un poquito como vacaciones, aunque sé que no lo son. Además, me permite jugar mucho con mi hija”.

Maelle recibe los trabajos de su escuela a diario. La cuarentena no suele ser fácil de sobrellevar para una adolescente. “Por suerte es una botijita que se dedica mucho a los estudios y no está tanto en salir con sus compañeras y amigas. Además, acá en Francia los estudios son muy exigentes. En épocas normales ella se va 7:30 de la mañana y no vuelve hasta las cinco o cinco y media de la tarde. Y enseguida se pone a hacer sus trabajos. Después a comer, dormir y al otro día otra vez a la escuela. Tiene un ritmo muy exigente. Por otra parte, hoy la tecnología permite muchas cosas y ella habla constantemente con sus amigas. Por el momento no la he escuchado decir que quiere salir. No se ha quejado”.

Aunque el norte no está complicado como el este hay más de 1.700 infectados en Lille y el “Pompa” prefiere son salir de su hogar, salvo que sea estrictamente necesario. Además, ya no sale a correr. “Con el tiempo me aparecieron ciertos dolores en la rodilla. Son las facturas que te pasa el fútbol y correr me produce dolor y ya no me da ningún placer. Además, yo en el restaurante estoy mucho tiempo parado y caminando de acá para allá. Cuando estoy en casa aprovecho para descansar y disfrutar de mi hija. Es lo que estoy haciendo ahora. No quiero salir, no tengo ganas de hacerlo. Solo espero que esto pase rápido, pero sinceramente creo que no va a ser así. Me parece que tenemos para bastante más tiempo de encierro. Un mes y medio por lo menos”, aseguró.

La cuarentena le impide ver a Charly, su único hijo varón. El joven de 21 años jugó e las juveniles del Racing de Lens. Y luego de fue a Estados Unidos a una universidad donde jugaba al fútbol y estudiaba. Pero no le gustó y decidió dejar el juego. Regresó a Lille. “Actualmente, está creando una marca de ropa con su novia. Agarró para los negocios aunque está medio bloqueado por esto del coronavirus. Pero como uno no tiene derecho a ver a su familia, hablamos todo el tiempo por teléfono”.

EL LIBRO. El “Pompa” aprovechó también el tiempo de encierro para terminar un libro sobre su vida. En cuanto todo regrese a la normalidad lo editará en Francia. Y su idea es luego traducirlo para que también salga a la calle en Uruguay. “Ya está terminado. Es un libro de búsqueda. De la búsqueda que fue siempre mi vida. Busqué mucho dentro del fútbol, pero después me encontré a mi mismo fuera de él”, afirmó. Además de trabajar en el restaurante sigue haciéndolo como intermediario en el fútbol. Y es el cónsul de Danubio, el equipo con el que fue Campeón Uruguayo en 1988, en Francia. “Sigo trabajando en el fútbol y estoy en contacto con mucha gente en Uruguay. El otro día hable con Eber Moas que es mi amigo. Ahora se complicó todo por el coronavirus, pero estoy preparando el período de pases que viene. Que iba a ser en junio, pero vaya a saber cuando puede ser con todo esto. Con el fútbol parado en todos lados”.

Antes de despedirse volvió sobre el tema que preocupa hoy al mundo entero. “Yo no recuerdo nada como esto. Tampoco lo hace la gente mayor. Se habla de la fiebre española, pero sucedió hace mas de 100 años. Es algo que nunca se había visto y que de repente al principio costó tomar consciencia. Uno pensaba que era un gripe y nada más, pero es una enfermedad que no se conocía y que está matando a muchas personas a nivel mundial. Aprovecho para pedirle a los uruguayos que se cuiden y que no se tomen esto a la ligera. Hoy en día el mundo está enfermo. Es algo muy grave. Acá los especialistas dijeron que era más peligroso para las personas que andan por los 70 años, pero ataca a viejos, a jóvenes, a todo el mundo. Ya ves que en Francia murió una botijita de 16 años”, se lamentó.

calles desiertas
trayectoria

De Minas de Corrales al país galo

El “Pompa” nació en Rivera hace 50 años. Su vida nunca fue sencilla. Tras ser Campeón Uruguayo en 1988 pasó a Nacional, donde se presentó a firmar vestido como para su boda. También jugó en Francia (Lille, AS Beauvais y Grenoble) y en Chile (Rangers y Deportes Temuco). También jugó en Liverpool. Y defendió a la selección uruguayaen la Copa América de Chile en 1991.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados