DE VOLEA

El fracaso de las chequeras

DANIEL ROSA

Daniel Rosa

Grande no se nace, sino que se hace y hay un camino para esto: la gloria. Como en cualquier ámbito, el dinero ayuda, pero tenerlo no significa que algún día se pueda ser grande. Esta Champions League lo dejó muy claro.

Manchester City y Paris Saint-Germain quisieron pasar a dominar Europa prácticamente de un día para el otro. Encontraron dinero fresco en los jeques árabes y salieron a romper el mercado. El conjunto inglés trajo a Pep Guardiola y gastó 315,8 millones de euros en el pasado mercado para lograr su objetivo: ganar la Champions. Se quedó en cuartos de final. Lo mismo les pasó a los parisinos, aunque gastaron un poco menos: 238 millones. Eso sin contar que en el próximo semestre deberán pagarle 180 millones a Mónaco por Mbappé.

Quisieron ser grandes a fuerza de millones y se dieron contra la realidad de que para ello no solo hay que invertir dinero, sino también en un proyecto y tener casta, esa que tienen Liverpool y Real Madrid, los que los dejaron afuera.

La Champions 2017-18 dejó como corolario el fracaso del dinero, aunque ni siquiera tenerlo y ser grande asegura nada. Y si no que le pregunten al Barça.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º