El análisis

Una foto para la historia

Me imagino hoy al hincha de Peñarol, a ese hombre a punto de ingresar en sus seis décadas, que lloró con los goles de Morena; a ese de 30 y pico que se ilusionó con los de Bengoechea, y a los dos primeros y a un montón de jóvenes y niños que sigue disfrutando los de Pacheco, tomando una tijera y cortando —sin importar la edad ni los cambios que impuso la tecnología en el periodismo, como en los viejos tiempos de los diarios—, la figurita que Ovación le regala en la tapa. Esa "sellada" que hoy ve por primera vez y que disfruta, porque la imagen de los ídolos aurinegros está cargada de emociones.

Me imagino, luego, llegando ellos mismos hasta las páginas centrales y destripando Ovación para quedarse con el semipóster para colgar en el dormitorio, oficina o taller.

Me imagino a Ahuntchain, el Coordinador de juveniles, colgándolo en el CAR para que las nuevas generaciones tengan en estos íconos del fútbol mirasol una referencia para seguir construyendo el camino que ellos marcaron.

Me imagino hoy a Juan, a Pedro, a Andrea, a Claudia, a ellos y a ellas, disfrutando esta foto que queda para la historia. La historia viva que el club tiene en Los Aromos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)