RIVER PLATE

Con Fossati, River Plate dio vuelta la pisada

El darsenero fue el único equipo que terminó invicto en el torneo Intermedio y puede acceder a su primer título oficial

Regreso
Regreso. El de Jorge Fossati al primer equipo que dirigió fue fundamental. Foto: Marcelo Bonjour.

River Plate venía de hacer un mal torneo Apertura. De los 15 partidos jugados, sólo ganó tres de ellos. Perdió siete y empató los cinco restantes. Terminó en el penúltimo lugar de la tabla.

La mala campaña tuvo como consecuencia la salida de Jorge Giordano, hoy secretario técnico de Nacional. Y llegó Jorge Fossati.

Fue el regreso del entrenador al fútbol uruguayo. Poco le importó su extensa trayectoria en la que dirigió 17 instituciones y dos selecciones: la uruguaya y la de Catar. Tampoco haber levantado una decena de copas en diferentes países ni tener económicamente resuelto el futuro de sus hijos y nietos. Regresó a River Plate, el primer equipo que dirigió y se arremangó en el Saroldi.

El técnico quería regresar, pero temía haber idealizado al fútbol uruguayo. Es más, nunca negó que para él regresar a River era una prueba. Y la prueba le salió muy bien. Dirigió siete partidos y clasificó a los darseneros a su primera final en un torneo oficial. La clave estuvo en la confianza que le dio a los futbolistas.

Ganaron la serie A, que en lo previo era la más difícil porque en ella estaban los dos grandes, Defensor Sporting y Danubio. Sin embargo, River venció a los violetas, a Peñarol y a Danubio. Y empató con Nacional. Terminó invicto el torneo.

Fossati sabía que era necesario apostar por los jóvenes del club. Y lo hizo. Se la jugó por Matías Arezo de 16 años ya desde el primer partido del torneo. Y el juvenil no lo decepcionó. Con goles suyos consiguieron ganarle a Peñarol y a Danubio.

Pero no es solo Arezo. Diego Vicente, clave en el medio, tiene 21 años. Joaquín Piquerez, una de las pocas incorporaciones, 20. Y Facundo Vigo, por lo general el primer cambio del técnico, también 20.

del club

Los goles de Arezo y las manos de Olveira

El juvenil de 16 años, que debutó en Primera División en el primer partido del Intermedio, anotó tres goles en siete partidos. Dos de ellos fueron clave: ante Peñarol y Danubio.
Las buenas actuaciones del arquero fueron fundamentales en la campaña darsenera. Sobre todo en los partidos frente a los dos grandes. Olveira tiene la valla menos vencida: recibió sólo tres goles.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)