PEÑAROL

La fórmula de los goles clásicos

Cristian Rodríguez anotó tres goles frente a Nacional y todos de la misma manera: de pelota parada.

Foto: Marcelo Bonjour.
Foto: Marcelo Bonjour.

Es el capitán y uno de los mejores jugadores que tiene el plantel aurinegro. Su experiencia es lo que lo transforma también en uno de los referentes en un equipo con varios jugadores jóvenes.

Es cierto que en la pasada jornada el “Cebolla” se debe de haber ido con el sabor amargo de no poder cosechar tres puntos que eran claves para quedar en lo más alto del Apertura, pero al menos volvió a marcar en un encuentro clásico.

En su primer pasaje por Peñarol, Cristian Rodríguez no le había marcado a Nacional, aunque en su vuelta al conjunto mirasol pudo romper esa racha y lo hizo más de una vez.

La primera de ellas fue por el clásico del Torneo Clausura 2017. Peñarol llevaba una racha negativa de 12 clásicos sin ganar y el capitán aurinegro abrió el camino para dar vuelta la historia. Una mano de Agustín Rogel dentro del área le permitió al “7” marcar el 1-0 y así festejar su primer gol clásico. Ese encuentro iba a terminar con triunfo aurinegro por 2-0 luego de que el propio Rogel, en contra, estirara la ventaja mirasol en el Centenario.

Luego llegó el clásico de la Supercopa. Peñarol llegaba con la victoria del amistoso clásico unos días antes y la historia se iba a repetir en el primer encuentro oficial del 2018. Peñarol superó 3-1 a Nacional y Cristian Rodríguez volvió a marcar y con la fórmula que parece inexpugnable en este tipo de partidos: la pelota parada.

Nuevamente fue de penal el tanto que anotó Cristian Rodríguez luego de una falta sobre Agustín Canobbio sobre el arco de la tribuna Ámsterdam. Ese tanto del capitán se sumó al de Fidel Martínez, al minuto de juego, y al de Maximiliano Rodríguez para sellar una nueva victoria clásica que no pudo evitar el descuento de Tabaré Viudez.

Hasta llegar al partido de la pasada jornada en el Estadio Centenario. La Ámsterdam, la Olímpica y a mitad de la América gritó un nuevo tanto del “Cebolla”, que como no podía ser de otra manera, fue de pelota quieta.

De todas maneras, en esta ocasión cambió y no fue de penal, sino que lo hizo de tiro libre. La pelota pasó por abajo de la barrera y ningún jugador tricolor, ni el propio Esteban Conde, pudo despejar la pelota que ingresó a la valla alba.

Luego llegó el empate del tradicional rival, pero lo cierto es que Cristian Rodríguez parece haber encontrado la fórmula para marcar los goles en los clásicos: de pelota quieta. Por ahora le ha dado rédito al “Cebolla” y aunque Peñarol no ganó, festejó en lo individual.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º