JUVENILES

Cómo se forman los cracks: en Peñarol hay una fuerte apuesta al trabajo en juveniles

El club prepara a un grupo de más de 20 futbolistas que en el corto plazo desembocarán en el plantel principal con el objetivo de potenciar al equipo y exportar.

Kevin Lewis, uno  de los juveniles ascendidos este año al plantel principal de Peñarol. Foto: Francisco Flores.
Kevin Lewis, uno de los juveniles ascendidos este año al plantel principal de Peñarol. Foto: Francisco Flores.

Un club grande como Peñarol tiene la obligación de formar jugadores con diferentes objetivos en un largo camino cuya meta es potenciar al plantel principal para luego conseguir una posterior venta al exterior.

Ese camino se transforma en un círculo en el que lo económico es clave. Primero por la inversión que la institución debe hacer a todo nivel para montar una estructura de trabajo y luego por el ingreso que generan las transacciones de jugadores formados en el club.

Peñarol se ha caracterizado a lo largo de toda su historia por formar futbolistas que luego fueron transferidos al exterior y esa es la tónica del fútbol uruguayo con clubes como Nacional, Danubio y Defensor Sporting como otros que son estandartes en este proceso de formación y venta. De eso no hay dudas.

Pero como en la vida siempre se dice que hay ciclos, en el fútbol también y más en la formación de jugadores.

Si bien en la anterior administración Peñarol tuvo ventas muy importantes como las de Diego Rossi, Nahitan Nández y Federico Valverde, ese camino continuó, pero se le fueron sumando aspectos que hacen a la profesionalización de una pata clave para la vida del club: las divisiones formativas.

Diego Forlán. Foto: Francisco Flores.
Diego Forlán tiene a varios jugadores de la cantera mirasol en el plantel. Foto: Francisco Flores.

Hoy el aurinegro tiene una metodología de trabajo a cargo de tres profesionales como Pablo Torres (presidente de las Divisiones Juveniles), Fernando Curutchet (coordinador) y José Brancato (Director de Gestión Deportiva de la institución).

“De cara a la pretemporada nosotros no tenemos ni un mínimo ni un máximo de jugadores para ascender desde las juveniles, pero lo que sí tenemos son futbolistas con los que trabajamos de manera especial para que cuando se dé la oportunidad, estén listos para sumarse al plantel principal”, le contó Pablo Torres a Ovación.

¿Cómo se trabaja?

Cada categoría formativa tiene sus horarios de entrenamiento que en la mayoría de los casos son por la mañana en el Centro de Alto Rendimiento (CAR), pero en el caso de los futbolistas que desde el club ven con buenos ojos como para que en un futuro se integren a la Primera División, la cuestión cambia.

“Esos jugadores, que son alrededor de 20, nunca dejan de entrenar en sus respectivas categorías en la mañana, pero de tarde se hace un trabajo especial con cada uno de ellos”, explicó Torres acerca de la metodología de trabajo en la que se incluye a varios profesionales con el objetivo de que cada futbolista esté preparado y que cuando llegue al plantel principal no tenga sorpresas de ningún tipo.

Lo que se hace, según detalló Torres, es un entrenamiento específico, intensivo e individualizado para que cada jugador crezca en aspectos técnicos, tácticos y también psicológicos, algo clave a la hora de transformarse en futbolista profesional.

Facundo Torres. Foto: Francisco Flores.
Facundo Torres en una práctica del plantel principal en Los Aromos. Foto: Francisco Flores.

“Se intenta que vayan mejorando diferentes aspectos que deben pulir y mejorar para que cuando estén prontos nosotros hablemos con el cuerpo técnico de Primera División para postularlos a ese ascenso de categoría”, dijo Torres.

En muchos casos, además del tema de la formación, está el de la necesidad: “Vos podés tener tres zagueros muy buenos en las formativas del club, pero si hay jugadores ya contratados en esa zona, a los juveniles se los aguanta un tiempo más en su categoría, ya que entendemos que el plantel se arma con las contrataciones, los jugadores que ya tenían contrato con el club y permanecerán y los formados en la institución”, detalló el presidente de las Divisiones Juveniles aurinegras.

Y ese punto es tan clave como importante. En los últimos años el club trabajó tratando de potenciar al plantel principal con jugadores formados en la institución y en 2019 vendió a Brian Rodríguez a Los Ángeles FC de Estados Unidos y a Darwin Núñez al Almería de España, transacciones por las que al club le ingresaron 12 millones de dólares.

A futuro el objetivo seguirá siendo el mismo: formar, potenciar el plantel principal y vender al exterior. “En julio próximo la idea es sentarnos y ver quiénes quedan en el plantel y quiénes se van para saber qué posición reforzamos con juveniles del club, pero siempre hay incorporaciones de gran nivel que pueden llegar a tapar a algún futbolista y en base a eso tenemos que seguir trabajando, porque el plantel principal debe armarse con esas contrataciones y jugadores formados en Peñarol”.

CIFRAS

Juveniles y ventas

4
Juveniles
ascendidos al plantel principal llevó Peñarol a la pretemporada en Los Ángeles, Estados Unidos.

2
Futbolistas
que se formaron en Peñarol vendió el club en 2019 (Brian Rodríguez y Darwin Núñez) ingresándole 12 millones de dólares a la institución.

11 
​Jugadores
que se formaron en el club integran hoy el plantel principal de Peñarol que dirige Diego Forlán. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados