PEÑAROL

Forlán: "No pensé si podía hacerlo yo"

“Cachavacha” tuvo muchísimo que ver en la victoria que Peñarol consiguió ayer en Belvedere y que le permitió alcanzar a Nacional en la punta del Apertura.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Diego Forlan. Foto: Marcelo Bonjur

Hizo una jugada, la del segundo gol carbonero, de otro plantea. Y se lo dedicó con bronca a los hinchas que le exigían “más huevos”. “Capaz que antes no disfrutaba tanto de dar goles, pero ahora me gusta esta faceta”.

—¿Cómo se siente un jugador cuando hace una jugada como la del segundo gol?

—Tener la posibilidad de hacer esa jugada y dársela al "Canario", que apareció ahí, me pone muy feliz. Capaz que antes, muchos años atrás, no disfrutaba tanto de dar goles. Me encanta hacerlos, soy delantero, pero hoy disfruto de esta faceta. Y lo disfruto como un gol, como si lo hubiera hecho yo.

—Es como si lo hubieras hecho, porque sin sacarle méritos a Aguiar, da la impresión que lo hubiera podido hacer cualquiera.

—Cuando empecé a eludir para un lado y para el otro, no pensé si tenía chance de hacerlo yo, es más, después le pregunté al "Canario" si lo hubiera podido hacer. Además, ya estaba un poco cansado porque te vas quedando sin piernas y nunca miré para el arco, estaba buscando que apareciera algún amarillo. Por suerte apareció el "Canario", por el momento del partido que estaba muy complicado y por los tres puntos que necesitábamos para estar peleando la punta.

—¿Te acordás de alguna jugada así o parecida?

—La tengo en la cabeza y la recuerdo toda, pero la tendría que ver. Creo que una jugada así, enganchando tanto no había hecho nunca. Hubo una en Brasil, en Inter, que enganché dos veces y terminé definiendo, pero esta vez fueron más. Esta vez vi que se daba la chance para seguir eludiendo y lo hice pero buscaba a alguien para dársela al medio y que la empujara. Hacerlo yo iba a ser muy difícil porque iba a tener a Bava enfrente y es bastante grande.

—También tuviste mucho que ver en el primer gol y supongo que te dejó contento que lo hiciera Zalayeta.

—Sí, me puso muy feliz porque es un clase A. Jugar con él y tenerlo como compañero y capitán es un placer. Había tenido muchas chances en el torneo, partidos donde la pelota le pasó cerca pero no había tenido suerte. Por suerte agarró el rebote y pudo anotar un gol que necesitábamos todos y él también.

—Y le llegó en el momento en que le pedían a Pablo que lo sacara del equipo.

—Peñarol es un equipo grande, la gente opina y hay muchos programas, y es entendible. Acá hay muy buenos jugadores, también los que quedan afuera y es una situación incómoda para el entrenador, pero a Marcelo hay que disfrutarlo mientras lo tengamos porque el día de mañana cuando se vaya, la baja se va a sentir. Es un jugador que tiene mucha clase, que lucha las pelotas arriba y hace un trabajo sucio que muchas veces la gente no ve. Tiene clase a la hora de aguantar la pelota, de tocar y de aparecer.

—¿Crees que fue tu mejor partido en Peñarol?

—No sé, en el primer tiempo me sentí bien y en el segundo hubo un momento cuando ellos empatan en que nos costaba mucho agarrar la pelota. Después tuve un par de jugadas y pude ayudar al equipo en un momento en que había que conseguir un poco de aire para el medio y la defensa. En lo individual no sé... pero claro la jugada esa es lo que marca todo. También por el momento del equipo, del campeonato, jugando de visitante que siempre es complicado. La cancha de Belvedere está divina, pero es más chica y se siente.

—¿Viste a Nacional?

—Sí, veo fútbol todo el tiempo y más los campeonatos que juego. Y al rival que está puntero, más.

—¿Cómo vivieron las horas desde la derrota de Nacional hasta el partido?

—Ya habíamos tenido otras oportunidades y no las habíamos podido aprovechar. Era un arma de doble filo porque sabíamos que iba a ser un partido complicadísimo. Pero de mi parte no había ansiedad y por lo que vi en mis compañeros tampoco.

—¿Qué pasó en la amarilla? ¿Fue con los de Liverpool?

—Ellos me insultaban y yo me reía o los aplaudía. Hice unos gestos porque me insultaban y uno se calienta, es de carne y hueso. El árbitro me vio y me sacó amarilla.

"Fue algo diferente"

"Lo único que puedo criticar es que como estaba jugando la Tercera, tuvimos que esperar afuera del vestuario. Es lo único. Fue algo diferente y a mí que me gusta ver fútbol me dio para ver a la Tercera. Es entendible y justo que los equipos nos lleven a sus canchas, pero podían haber jugado el partido de Tercera más temprano u otro día. Pero nada más, nos cambiamos y no hubo ningún problema. Nadie se quejó. Soy de acá, la gente a veces se olvida de eso. Mirá que estando en el exterior a veces te toca ir a cada lugar...Nunca hay que quejarse".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)