RETIRO

Forlán: es leyenda

Diego Forlán aunció su retiro de la selección uruguaya en una conferencia en Japón. Así lo anunció "Cachavacha".

En algunas décadas, cuando Diego Forlán se vea a la distancia como Héctor Scarone o José Nasazzi por estos días, la historia dirá que en la mañana del 12 de marzo de 2015, casi la medianoche del día anterior del otro lado del planeta, en Uruguay, Diego Forlán se presentó en la ciudad deportiva de Cerezo Osaka (Japón) impecablemente vestido con un traje oscuro y ante el mundo (porque la conferencia de prensa fue transmitida a todo el planeta), en una exposición de poco más de 15 minutos, anunció su retiro de la selección después de defenderla durante 13 años, en los que jugó 112 partidos y convirtió 36 goles.

Aquel rubio delantero que el 27 de marzo de 2002, con el número 21 en el pecho y solo 22 años debutó en el combinado absoluto de Uruguay, 13 años después y vistiendo la 10, tras lograr inéditos registros de partidos jugados y de goles -fue superado por Luis Suárez unos meses después-, cerró una de las carreras más exitosas que haya protagonizado un futbolista uruguayo con la camiseta de la selección a lo largo de su centenaria historia y, por tanto, desde anoche dejó de pertenecer a la historia viva de la AUF para transformarse en leyenda.

La despedida. Puntualmente, a la hora 23 de ayer, Diego Forlán apareció en el video que se puede observar en la web de Ovación. Tras expresar el saludo de buenos días en japonés, manifestó: “buenas noches para la gente del otro lado del mundo. El motivo de este comunicado es anunciar mi retiro de la Selección Uruguaya de Fútbol. Fue una decisión difícil, pero creo que es el momento indicado. Lo hablé con mi familia y antes de comunicárselo a ustedes la semana pasada llamé a El Maestro (Tabárez), sus colaboradores y mis compañeros. Es momento de dar lugar a nuevas generaciones. Elegí este momento en particular por ser simbólico ya que comienza una nueva etapa previa a la Copa América y al Mundial; al igual que aquel en el 2006 cuando con varios compañeros empezamos un proceso similar. Para ellos llega un camino lleno de exigencias y desafíos pero también de satisfacciones y de la sensación del deber cumplido. Hoy dejo de formar parte de la Selección Uruguaya de Fútbol como jugador pero voy a seguir siendo un hincha más como somos todos los uruguayos”, hablaba recitando casi de memoria el discurso que tenía preparado.

Sin pausas y con la misma expectativa que Diego generaba cada vez que se vestía de celeste, siguió relatando: “Cuando era niño iba al estadio con mi papá y soñaba con jugar al fútbol. Volvía a casa, y me iba a la calle donde repetía una y otra vez cada jugada o gol que había visto. Lo soñaba y lo imaginaba pero nunca imaginé lo que iba a pasarme. Tuve la oportunidad de jugar tres Mundiales y tres Copas Américas. El Mundial de Sudáfrica es uno de los mejores recuerdos que tengo del fútbol: el cuarto puesto logrado por la selección, haber compartido el premio de goleador, haber sido elegido, con el gol que hice contra Alemania, como el mejor gol del mundial y como broche de oro, haber sido elegido mejor jugador del mundo”.

Después fue tiempo de más recuerdos. “Aún más importante es lo que le transmitimos al pueblo uruguayo. Uruguay volvía a ocupar el lugar que había alcanzado muchos años atrás. No solo logramos eso en lo profesional sino también en lo humano: el cuidado por las formas, los valores, algo que no es fácil de encontrar hoy en día y que este grupo lo comenzó a transmitir. De ahí nace esa unión entre esta selección y el pueblo uruguayo. Todos se sentían identificados y orgullosos de ser uruguayos. Como siempre digo: uno no lidera solo con palabras sino con el ejemplo. Eso siempre fue y será mi pilar. Estoy seguro que lo he trasmitido y lo voy a seguir haciendo”.

Se retiró Forlán y ese jugador que futbolísticamente tiene las condiciones naturales de la media, pero que fue dueño de una personalidad y superación como pocos (para el Mundial de Sudáfrica entrenó triple turno, cuando todos lo hacían en uno, por eso fue el mejor en 2010) que lo hizo alcanzar niveles superlativos, cuelga la Celeste para pasar a ser leyenda.

“A todos los uruguayos, a todo el pueblo en general: gracias por todo el cariño que me dieron. Esto no es una despedida sino un hasta luego”, sentenció y se bajó el telón. Gracias a vos Diego, por tanto. Ya sos leyenda.

Para leer el comunicado íntegro de Forlán, haga click aquí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º