El Análisis

Forlán, dios y el infierno

Desde hace un mes y medio se sabía que Forlán iba a jugar en Peñarol, sin embargo, por esas situaciones peculiares que tiene el fútbol uruguayo, Diego arribó el jueves a Montevideo con el mensaje oficial de Peñarol (a cargo de Welker) de que ya habían llegado a un acuerdo, cuando no era cierto, y en la incómoda situación de tener que responder —ante los medios en el aeropuerto— sin certezas, puntualizando que faltaban detalles y que no podía decir mucho más. Luego, el viernes, dilataron sorpresivamente la presentación.

LUIS EDUARDO INZAURRALDE

Tras lo sucedido quedaron detalles que son esenciales aunque invisibles a los ojos de la pasión irracional, que el club deberá atender. Peñarol no va a ganar sólo por Forlán, aunque su valor agregado impulsará la locomotora. Peñarol va a ganar si Bengoechea blinda a Diego adecuadamente, si los dirigentes transmiten serenidad, seguridad y confianza, y si los hinchas tienen paciencia ante la eventualidad de que no todo ruede en el nivel de las ilusiones. Los aurinegros tienen todo para empezar a disfrutar días inolvidables en la era Forlán, pero deberán entender que Diego tampoco es dios y que llegó al infierno del fútbol uruguayo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados