#OVACIONENLAFINAL

La final terminó siendo un bochorno

Del clima de fiesta a un partido suspendido y un estado casi que de guerra; pasó de todo en Núñez.

Marcelo Gallardo saluda a Gonzalo Lamardo uno de los jugadores que debió ir al hospital por una lesión en su ojo derecho. Foto: EFE
Marcelo Gallardo saluda a Gonzalo Lamardo uno de los jugadores que debió ir al hospital por una lesión en su ojo derecho. Foto: EFE

La tarde pintaba para una fiesta inolvidable pero no lo fue. Desde tempranas horas, los hinchas de River Plate fueron poblado la zona del Monumental esperando el gran partido: la final más deseada de la historia.

El ingreso por la avenida Figueroa tuvo cinco puestos de revisión de seguridad hasta llegar a los molinetes de ingreso al Monumental. En el primero había una enorme aglomeración de gente y alrededor de las 13:30 y fue masivo durante más de 45 minutos.

Las tribunas se fueron poblado lentamente y mientras tanto, la gente se iba enterando lo que había ocurrido con el bus de Boca Juniors.

“Pero que manga de boludos”, dijo un hincha de River en la tribuna San Martín. “Es increíble que hoy pase esto”, tiró otro. Todos estaban indignados y la pregunta se empezaba a repetir: “¿Y ahora qué?”.

Alrededor de las 16:00 corría por la tribuna San Martín el rumor que el encuentro se jugaba a las 18:00 debido a esos incidentes y otra vez se empezaban a escuchar con fuerza cánticos contra Boca y que no quería jugar el partido.

Pero al rato hubo noticias. Minutos antes de las 17:00 se supo que el partido iba a las 18:00 y los hinchas quedaron más calmos. A las 17:02 se comunicó por altavoces que el partido iba a las 18:00 y explotó el Monumental. “No te va a salvar ni la federal...”

El clima estaba raro. La música ambiente ya no sonaba y la preocupación crecía en los hinchas de River. Pasaron las 17:30 y ni siquiera los jugadores salieron a calentar. Era todo incertidumbre mientras los más entusiastas trataban de entonar algunas canciones.

A las 17:45 salió a escena la voz de los altoparlantes otra vez: “Atención Monumental, el partido ha sido suspendido hasta las 19:15 horas”.

Cuando todo indicaba que el partido se jugaba, y los profes habían armado todo para el calentamiento, llegó la última noticia: partido suspendido.

El minuto a minuto de una tarde para el olvido.

15.11. Llega Boca al Monumental y fueron recibidos por un grupo de hinchas de River, que lanzaron todo tipo de proyectiles contra el bus.

15.20. Los jugadores de Boca entraron al vestuario del estadio. Varios de ellos con notorios gestos de dolor y de impotencia.

15.39. Rodolfo D’ Onofrio se acercó al vestuario de Boca para ver el estado de los jugadores xeneizes.

16.30. Pablo Pérez y el joven Lamardo fueron trasladados a una clínica para ser evaluado por su problema en uno de sus ojos.

16.45. La Conmebol anunció que el partido fue reprogramado para la hora 18.00.

17.46. La Conmebol anunció que el partido volvió a ser reprogramado para la hora 19.15. También lo anunció la voz del Monumental.

17.56. Se da a conocer el informe de los médicos de la Conmebol, donde se establece que desde el punto de vista médico todos están aptos para jugar y que no se pudo confirmar la lesión en el ojo de dos jugadores.

18.21. Gianni Infantino exigió que se juegue.

18.39. Pérez y Lamardo volvieron de la clínica oftalmológica.

19.23. El partido fue finalmente suspendido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)