SELECCIÓN

El final feliz es inminente

La historia que se retomó el 8 de marzo de 2006 está cerca de continuar hasta la finalización del Mundial 2022.

Foto: Reuters
Foto: Reuters

El final feliz está muy cerca. Se viene horneando despacito, quizás más lento de lo que se podía pretender, pero la torta tendrá su frutilla encima. Y, a lo mejor, será en cuestión de horas, porque la negociación entre el presidente de la Comisión Normalizadora, Pedro Bordaberry, y Óscar Tabárez está a punto de culminar de manera exitosa.

Arrastrados por los problemas políticos y las disputas internas, más el choque con Conmebol y FIFA por la lentitud que se tuvo en aprobar los nuevos Estatutos, la renovación del contrato de Tabárez quedó al costado del camino. Quizás porque los propios clubes -en ese mar de aguas divididas dentro de la AUF- pusieron el palo en la rueda e impidieron que aquel acuerdo logrado entre Edgar Welker y el entrenador no se redactara en un documento.

Tabárez nunca generó una complicación, el propio Welker había remarcado a Ovación que en las negociaciones entabladas siempre hubo buena disposición del entrenador y de sus compañeros del cuerpo técnico para llegar a un entendimiento bastante rápido.

La rapidez quedó expuesta en los planteos accesibles que el maestro hizo en materia económica, solicitando un incremento sumamente aceptable para los tiempos que corren y el lugar que ocupa.

Es más, ni siquiera el tsunami que se desató en el fútbol uruguayo, con intervención de FIFA mediante, formación de una Comisión Normalizadora, alejó a los entrenadores de su plan de trabajo. Aunque la acción de Conmebol y de FIFA detuvo las negociaciones, desde el lado de los entrenadores no hubo alteración alguna. Lo único que pretendían es una definición política y administrativa para seguir realizando lo que más le gusta: mantener a Uruguay en el primer nivel internacional.

Por eso mismo, nunca tuvieron reparos en reunirse con Bordaberry.

Tabárez siempre dejó en claro que se sentía con fuerza como para seguir conduciendo los destinos de la selección uruguaya y transmitió, además, firmes ideas sobre la actualización que debe sufrir el Complejo Celeste.

Por si fuera poco, también habló de liderar definitivamente su proyecto de mejorar el poder de captación de futbolistas y de atacar de manera más eficiente la formación de esos valores.

En todas las reuniones mantenidas con autoridades de la AUF, Tabárez siempre habló de crear un departamento o una área especialmente dedicada a la asistencia social. Para el entrenador, es muy importante contar con un equipo de especialistas que “ataque los casos más complejos”.

Si Bordaberry y Tabárez terminan hoy de afinar el acuerdo que ya estaba avanzado con el anterior Ejecutivo de la AUF, el maestro tendrá que cumplir con un trámite casi urgente: armar la lista de reservados para los dos compromisos que se disputarán en octubre próximo.

Esa nómina de preseleccionados -para enfrentar a Corea del Sur y Japón- debe elevarse el próximo domingo y una semana después debe armarse el grupo viajero.

Asumir funciones para esos dos cotejos seguirá ayudando a Tabárez para acumular registros estratósfericos. Ya nadie tiene 185 partidos al frente de un seleccionado, por lo que su cuenta seguirá engrosándose para sacar más ventaja.

Igualmente, el número más llamativo de todos será el que podrá alcanzar si consigue renovar y llegar hasta el Mundial de Catar 2022. En la cita asiática cumplirá 16 años consecutivos al frente del combinado. Inédito e inverosímil para la historia uruguaya. Parece más un modelo europeo, donde dejar a los técnicos por largos períodos es bastante normal.

Alemania, por ejemplo, está en esa carrera con el actual conductor Joachim Low, quien incluso inició su ciclo en la “Die Mannschaft” el mismo año que Tabárez con Uruguay (un poco más tarde porque empezó el 12 de julio).

Además, del desafío de llegar a 16 años como DT de la Celeste, lo que lo pondrá en el Top 3 de los técnicos con ciclos más largos (por detrás de Guillermo Stábile con 21 y Mohammad Anwar Elahhe con 18 en Mauricio), Tabárez tendrá la chance de ser técnico de cinco campeonatos mundiales con un único combinado. Dejando atrás al germano Helmut Schon.

El final feliz está cerca. Quizás es cuestión de horas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)