ESPAÑA

La final, en casa

Tras muchas disputas en la elección de la sede, Barcelona y Athletic de Bilbao disputarán la final de la Copa del Rey en el Camp Nou.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tribunas del Camp Nou, estadio de Barcelona. Foto: Archivo El País.

El próximo 30 de mayo, Barcelona y Athletic Club de Bilbao jugarán la final de la Copa del Rey en el Camp Nou, el templo culé.

El Barça jugará entonces la final en su casa, aunque con la lógica salvedad de que tendrá que ceder la mitad del aforo a la hinchada del club vasco. Se dará también la gran curiosidad de que los blaugrana tendrán que ocupar el vestuario visitante, ya que la localía de las finales corresponde al club más antiguo, en este caso el vasco.

Así quedó decretado tras la votación celebrada en la sede de la Federación Española de Fútbol. Tras la negativa del Real Madrid a ofrecer el Santiago Bernabeu, Barcelona había propuesto jugar en Valencia y el Athletic, en Sevilla.

Se realizaron dos votaciones: en la primera se eligió entre las propuestas de ambos clubes y sus propios estadios. Ganó la segunda opción y entonces se volvió a votar, para elegir entre el Camp Nou o San Mamés. Salió elegido el estadio culé por 26 a 18 votos.  

El asunto había levantado una gran polémica en España, por la insistencia de los finalistas en jugar en el Santiago Bernabeu para aprovechar su gran capacidad y su distancia ecuánime entre Bilbao y Barcelona. Sin embargo, el presidente blanco, Florentino Pérez, negó la propuesta argumentando que esa era la voluntad de los socios merengues.

Una polémica que viene de unos años atrás. Todo comenzó en la final de 2004, cuando Real Madrid y Zaragoza pidieron jugar en el Camp Nou y el Barça se negó, por lo que terminaron jugando en el Estadio Olímpico Lluís Companys (hasta 2001 llamado Estadio Olímpico de Montjuïc), casa por aquellos días del Espanyol de Barcelona.

En la final de 2012, el Real se tomó su propia venganza. También llegaron a la final Barcelona y Athletic, y, tras solicitar disputarla en el Bernabeu, el club blanco organizó una "rápida" reforma en los sanitarios del estadio justo en las mismas fechas que lo impidió.

Un estreno complicado

Esta será la primera final que presidirá el nuevo Rey de España, Felipe VI, tras la abdicación de Juan Carlos I. No tendrá un ambiente muy cómodo, ya que se enfrentarán los dos equipos más importantes de las regiones con más ideología independentista: Cataluña y País Vasco. 

Las otras veces que llegaron Barça y Athletic a la final se generó una gran polémica por los fuertes silbidos contra el himno español. De hecho, en la final de 2009, la polémica generada fue aún mayor porque  la transmisión oficial de la televisión pública trató de ocultarlos.

Ahora, Felipe VI tendrá que presidir su primera final en Cataluña, ante decenas de miles de vascos y catalanes ansiosos por utilizar el evento para sus reivindicaciones políticas. El morbo está asegurado. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)