HISTORIA

FIFA vuelve a recordar lo extraordinario que fue Ladislao Mazurkiewicz

El máximo organismo rector del fútbol mundial está evocando el Mundial de 1970 y no podía dejar fuera de las historias al gran arquero uruguayo.

El recuerdo de FIFA para el extraordinario Ladislao Mazurkiewicz
El recuerdo de FIFA para el extraordinario Ladislao Mazurkiewicz.

La FIFA, una vez más, vuelve a recordar al extraordinario arquero uruguayuo Ladislao Mazurkiewicz. A 50 años del Mundial de 1970, el máximo organismo continental evocó la legendaria actuación del futbolista uruguayo que supo ganarse la consideración de ser el mejor del mundo en su puesto.

Después de establecer que "en cualquier motor de búsqueda de Internet, aparecerá de inmediato un momento muy concreto de su carrera", y que tiene que ver con el momento en el que Mazurkiewicz se convirtió en la “víctima” del truco más extravagante de Pelé, la FIFA señala en su homenaje al golero uruguayo: "Suele olvidarse que los medios lo eligieron mejor portero de México 1970, y por méritos propios. Ya había causado sensación en la edición de 1966 —volvería a brillar en 1974—, y su contribución para conseguir que Uruguay alcanzase las semifinales fue extraordinaria".

La nota publicada en la página oficial de la FIFA agrega: "La leyenda dice que, de niño, se ponía delante de una puerta de garaje con vidrios y retaba a sus amigos a que intentasen marcarle un gol. Según esas historias, no tuvo que pagar una ventana rota ni una sola vez".

"Mazurkiewicz, cuyo padre era oriundo de Polonia, exhibió esa misma calidad —y esa actitud desafiante— cuando Uruguay se midió con la URSS en los cuartos de final de 1970. Los soviéticos eran un rival de envergadura en aquella época, y se les pronosticaba una gran actuación en México. Pese a todo, fueron sencillamente incapaces de superar al hombre vestido de negro de la Celeste", se agregó en la nota periodística de la FIFA.

“Lloraba, reía, cantaba”, dijo Mazurkiewicz para describir aquella famosa victoria. “Jugamos 120 minutos, con 35 grados de calor, siempre uno con aquel miedo de que, como siempre se habla, los europeos son mejores físicamente que los de Sudamérica. Pero en ese campeonato Uruguay le ganó hasta físicamente a la Unión Soviética”.

"La Celeste accedería así a las semifinales, y su prodigioso guardarredes únicamente había recibido un gol en toda la prueba. Incluso llegó a adelantarse frente a Brasil en la antesala del choque por el título, antes de sucumbir frente al poderío de esa Seleção mágica e irresistible.

Pero la aportación de Mazurkiewicz no cayó en el olvido. Al año siguiente, cuando se organizó el partido de despedida de Lev Yashin, el astro soviético lo invitó a participar. Y, de forma elocuente, terminó el partido entregándole sus guantes al uruguayo y diciéndole que era su legítimo sucesor. Por aquel entonces, no podía haber cumplido mayor para un arquero".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados