EN EL CENTENARIO

Fiesta con invitado complicado

Pacheco cumple años y Peñarol puede soplar las velitas; pero Danubio es capaz de apagárselas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Antonio Pacheco

Linda fecha "eligió" el "Tony" para cumplir años: justo hoy, que Peñarol debe jugar con Danubio en el Centenario.

Es que el 39° aniversario de Antonio Pacheco debe ser un motivo de celebración para los aurinegros: no en balde, más allá de lo que representan su figura y una trayectoria ejemplar, signada por la identificación con la causa, el capitán fue campeón uruguayo con Peñarol en nueve oportunidades, es el cuarto máximo goleador histórico de la actividad local con 133 tantos, y es el jugador con mayor cantidad de clásicos (28)ganados.

Sin embargo, aunque el partido de hoy entre los aurinegros y Danubio puede ser considerado en lo previo como una fiesta por el alto índice de probabilidades que hay en el sentido de que sea un muy buen espectáculo, para que Peñarol celebre y encima le regale una victoria a su ídolo, no va a ser nada fácil.

En ese sentido, es viable que todo Peñarol junto al "Tony" soplen la velitas en forma imaginaria; pero también lo es, y en la misma proporción, como lo avala el triunfo obtenido por Danubio ante Nacional hace pocas semanas, que el cuadro de la franja logre soplárselas, y "comerle" el trozo de torta que le permita igualar el puntaje de su rival de esta tarde.

Algo es seguro: Pacheco no será un convidado de piedra en ningún caso: por lo que gravite o no, es una de las claves en torno a las cuales puede girar resultado; porque ya pasó en partidos anteriores, cuando en el entorno de los 60 el "Tony" fue subrogado: Peñarol dejó de manejar y distribuir la pelota como hasta ese momento, le costó salir de contraataque y, adversarios más modestos que Danubio terminaron apremiándolo.

Además, hay un par de detalles referidos a Peñarol y a la gravitación que eventualmente puede tener Pacheco en el funcionamiento del equipo adentro de la cancha: hoy no estará Luis Aguiar que, con su temperamento, es uno de los aurinegros que más hace para que la pelota le llegue al "Tony" y éste pueda ser un fino intermediario entre la zona de gestación ofensiva y el área contraria; y, de la misma manera, también ha pasado a ser uno de los sostenes del conjunto cuando Pacheco sale.

La vigencia del capitán resulta, incluso, estadísticamente incontrastable: en la temporada 2013/14 jugó 1.723 en 26 partidos donde hizo 7 goles, y cuando van tres cuartas partes de la actual, actuó 1.459 en 21 encuentros donde ya anotó 7 tantos. Es que "Tony" siempre está, nunca tiene un esguince, una contractura, y menos aún un desgarro; y Bengoechea, además, lo ha ido llevando, con la evidente intención de priorizar —por sobre cualquier cosa— la frescura de su clase y, fundamentalmente, su descanso.

Ahora bien, ante este Peñarol que es único líder del Torneo Clausura, va a estar Danubio que, con sólo tres puntos menos, en la Copa perdió partidos de local ante poderosos rivales como San Lorenzo y Corinthians, que le desarrollaron su personalidad y le dieron ritmo, dinámica y alto voltaje, tal cual quedó probado cuando le ganó a Nacional en forma contundente e inobjetable.

Así que…¡linda fecha "eligió" el "Tony" para cumplir años!; 39 en este caso: Peñarol puede festejar y soplar las velitas junto a un símbolo viviente del club de los últimos 20 años, máxime porque si los aurinegros ganan, se alejarán de un difícil escollo en su ruta hacia la conquista del Torneo Clausura y la posterior disputa del título del Campeonato Uruguayo; pero Danubio tiene una botijada traviesa que también es capaz de soplárselas.

LAS 3 CLAVES.

1 - La zaga.

Con la fórmula ofensiva integrada por Pacheco, Zalayeta y Leyes, y sin Urretaviscaya, Peñarol destrozó a El Tanque Sisley, que al igual que lo hace Danubio, jugó con línea de tres en la zaga; por contrapartida, hoy no estará Aguiar.

2 - El cambio.

Con "Urreta" en el banco, Peñarol tiene mayor gama de variantes, no sólo individuales. Lo dijo el DT: "¿Por qué tiene que salir Leyes?" Con los dos juntos, puede tener desborde y, a la vez, un 9 que reciba en el área: no pasó antes.

3 - Buen pie.

Peñarol ha sufrido con rivales que le manejaron la pelota, le cuesta recuperarla, y Danubio tiene buen pie, no sólo en el medio; además, está el antecedente de Jardines: le hizo un gol de lejos, y a Peñarol ya le metieron varios.

La vuelta.

Urretaviscaya volvió a concentrar luego de dos partidos de ausencia; irá al banco: carta en la manga.

El análisis.

Bengoechea:"Tenemos que jugar más cantidad de minutos bien; no pudimos hacerlo durante 90".

La expectativa.

Al final de la pasada jornada, se contabilizaron 14.000 entradas, entre las vendidas y las canjeadas.

El acuerdo.

Fornaroli debutó en un clásico en 2006, apretando la pelota contra el piso con la rodilla frente a Montero.

LÍDER Y ESCOLTA.

Gabriel Leyes.

Anda derecho, no sólo convirtió en los dos partidos en los que entró como titular, sino que es notorio que recuperó la confianza: con dos generadores ofensivos de la talla de Pacheco y Zalayeta, su potencia ha sido difícil de controlar para sus adversarios.

Fabricio Formiliano.

Alto, fuerte, con buena cuota de marca y un manejo aceptable, por pasajes hasta tiene un tranco futbolístico elegante; es el alma del cuadro en el mediocampo, donde adquiere la dimensión del eje sobre el cual gira el balance entre la defensa y el ataque.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados