ELIMINATORIAS

La fiesta de la hinchada

La gente festejó desde el estadio durante el partido hasta en las calles la clasificación.

Festejos en 18 de Julio tras la clasificación de Uruguay. Foto: Mateo Vázquez
Así fue el durante y después del partido de Uruguay en 18 de Julio

El hincha de la selección uruguaya se acostumbró a festejar. Ayer el pueblo uruguayo comenzó con un día a toda alegría, una jornada histórica. Es que Uruguay estaba virtualmente clasificado a Rusia 2018, pero la fiesta se vivió en el Centenario desde la tarde hasta la noche con la victoria de La Celeste ante Bolivia y luego continuó celebrando en el centro de Montevideo, al igual que en otras partes del país.

El Estadio Centenario se tiñó de celeste con camisetas, camperas y banderas de Uruguay con una hinchada que acompañó pese al frío y que el equipo ya estaba en el Mundial y el resto de los encuentros de la última fecha de las Eliminatorias eran a la última hora. El partido comenzó con alguna sorpresa con el gol en contra que le dio la ventaja a los bolivianos, pero poco a poco los goles le fueron devolviendo la alegría a la gente, que se fue habiendo festejado con los goles de Martín Cáceres, Edinson Cavani y el doblete de Luis Suárez, que le permitió trasformarse en el goleador histórico de las Eliminatorias al superar a Hernán Crespo y quedando igualado con Lionel Messi, aunque ambos tendrán muchos más festejos por delante.

En las calles de Uruguay siguió la alegría, el desahogo de los hinchas al ver sentenciada una nueva clasificación a un Mundial. La tercera vez seguida que la Celeste se presentará a una nueva Copa del Mundo pareció tener acostumbrada al hincha, que no se presentó en masa como sí lo había hecho en otros festejos de clasificación o como sucedió en la Copa América o Sudáfrica 2010.

Pero eso no impidió que, por ejemplo, el centro de Montevideo sea un reflejo del estado de los uruguayos. Saltos, cánticos y bocinazos se propagaron desde el obelisco hasta la Plaza Independencia con una hincha que cantaba por Uruguay, pero también se acordaba de algunos rivales que siempre están en la mente. “Hay que saltaaaaar hay que saltaaaar, el que no salta no va al Mundial”, gritaban las personas mientras recordaban a Chile y Argentina, por más que el país vecino consiguió la clasificación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados