CUARTOS DE FINAL

Fiesta completa: Peñarol jugó con hinchas, ganó, está en semifinales y sueña con la Copa Sudamericana

El carbonero derrotó 1-0 a Sporting Cristal en el Estadio Campeón del Siglo y ahora espera por Liga de Quito o Athletico Paranaense.

El plantel de Peñarol tras clasificar a las semifinales de la Copa Sudamericana. Foto: Estefanía Leal.
El plantel de Peñarol tras clasificar a las semifinales de la Copa Sudamericana. Foto: Estefanía Leal.

El hincha de Peñarol está eufórico, feliz, loco de la vida y por supuesto, muy ilusionado. Le sobran los motivos. Después de 10 años, el equipo se metió en una semifinal de un torneo internacional y sueña con seguir escribiendo su historia en la Copa Sudamericana.

Y nada es casualidad. Bajo el mando de Mauricio Larriera en el Carbonero se instaló un estilo de juego y una idea que no se negocia. Puede gustar más o menos, puede salir por momentos bien, muy bien o mal. Puede tener resultados buenos, no tan buenos o malos. Pero todos dentro de Peñarol se comprometieron con una filosofía que hoy tiene al aurinegro nada menos que entre los cuatro mejores del certamen continental.

Luego de eliminar a Cerro Largo en primera fase, el Mirasol ganó su grupo que entre otros tenía a un poderoso de Sudamérica como Corinthians. Avanzó a octavos de final y dejó por el camino nada menos que a Nacional ganando el clásico en el Gran Parque Central y sacando una ventaja que el tricolor no pudo descontar a pesar de vencer como visitante en el Campeón del Siglo. Ese envión anímico fue enorme para un Peñarol que luego fue a Perú y le ganó 3-1 al campeón de ese país.

Y se venía la revancha. Era un partido especial porque iba a marcar el regreso del público a las canchas de fútbol en el Uruguay después de un año y medio. Los hinchas de Peñarol eran los otros grandes protagonistas de esta historia y no fallaron. Se sumaron a la premisa de los jugadores y lo dieron todo en la tribuna.

En un encuentro en el que el Carbonero dominó con claridad a pesar de que Sporting Cristal salió con una actitud muy ofensiva pero sin lastimar, un gol de Jesús Trindade a los 38 minutos de la primera parte le puso el candado a la llave de cuartos de final.

Es que con un global de 4-1 y jugando con el incansable aliento de su gente, el aurinegro le iba a regalar a esos 5.000 hinchas que tuvieron el privilegio de volver al Estadio Campeón del Siglo una noche soñada en la que el equipo de Mauricio Larriera jugó a gusto.

Desde el primer minuto Peñarol tuvo a un Agustín Canobbio que se transformó en la gran figura del partido y no necesitó de goles ni asistencias para convertirse en el mejor, porque con cada incursión en la ofensiva, volvía locos a los defensores rivales.

Por derecha, por izquierda o por el callejón central, el atacante de 22 años siempre fue vía de salida y a su velocidad, le agregó claridad y mucha tenencia de pelota.

Eso se sumó a una notable actuación del doble cinco que conforman Jesús Trindade y Walter Gargano. El primero con muchísima marca y con un gol que al igual que el momento del equipo, no es casualidad porque en cada partido que juega, el salteño siempre busca el remate de media distancia, un recurso poco utilizado en el fútbol uruguayo.

Peñarol es el segundo uruguayo en llegar a semifinales de la Copa Sudamericana. Foto: Estefanía Leal
Peñarol venció a Sporting Cristal en el Estadio Campeón del Siglo. Foto: Estefanía Leal

Y el “Mota” tuvo otra noche a puro despliegue. Tanto en relevos defensivos, como en la claridad de sus pases para salir jugando y hasta para atacar, el sanducero volvió a ser clave en la construcción del juego de un equipo que si bien pasó algunas zozobras porque el rival también juega e hizo lo suyo, nunca vio en jaque el resultado y se lució ante su gente.

Peñarol volvió a demostrar su estilo, impuso su idea desde el primer minuto hasta el último y se terminó quedando con una victoria más -la octava en esta edición de la Sudamericana en 12 partidos jugados- para sellar su pasaje a las semifinales.

Ahora se vendrá Liga de Quito o Athletico Paranaense (juegan hoy la revancha a las 19:15 en Curitiba) para un equipo aurinegro que se transformó en el tercer equipo uruguayo en jugar semifinales de este torneo tras Nacional en 2002 y River Plate en 2009.

La fiesta en Peñarol fue completa. Los hinchas volvieron al Campeón del Siglo y disfrutaron de una gran noche. El equipo de Mauricio Larriera invita a soñar y la ilusión mirasol está intacta.

Agustín Canobbio, la figura ante Sporting Cristal. Foto: Estefanía Leal.
Agustín Canobbio, la figura ante Sporting Cristal. Foto: Estefanía Leal.
CUARTOS DE FINAL

Rincón aurinegro

Agustín Canobbio y otro partido para encuadrar
Desde que empezó el partido hasta que salió ovacionado a los 81 minutos, Agustín Canobbio tuvo un despliegue bárbaro en la ofensiva de Peñarol. El atacante de 22 años fue además el primero en duelos ganados (14 de 23), en gambetas (4 de 5) y en faltas recibidas (6). También fue segundo en pases clave con dos. Tuvo una enorme actuación en el equipo mirasol.

Números que ilusionan
Peñarol lleva jugados 12 partidos en esta edición 2021 de la Copa Sudamericana con una muy buena campaña hasta el momento ya que acumula ocho triunfos, dos empates y dos derrotas con un saldo de 27 goles a favor y nueve en contra.

Más plata para las arcas del club
Por avanzar a las semifinales de la Copa Sudamericana tras dejar por el camino en cuartos de final a Sporting Cristal de Perú, Peñarol embolsará la suma de 800.000 dólares. Si llega a la final, obtendrá 4 millones de dólares si se queda con el título de campeón o la mitad si es subcampeón.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados