fútbol

La "Fiera" ruge en São Paulo

El equipo de Diego Aguirre le ganó en tres días a Flamengo y a Corinthians. “Siento que cada año que pasa sos mejor entrenador”, admitió

Fiera
Festejo: El de Diego Aguirre tras vencer a Corinthians.

Diego Aguirre está haciendo una carrera espectacular como técnico. Llegó a São Paulo hace solo cuatro meses y vive un gran presente. En tres días venció a Flamengo en Maracaná y a Corinthians en Morumbí. Y mañana visitará a Gremio.

“Encontré un tremendo equipo, la mejor institución de América, sin dudas. Pero que estaba mal, con dificultades deportivas y bastante desorganizado en algunos aspectos. Y con varios cambios de entrenador. Fue un lindo desafío el que me ofrecieron y acá estoy. Y de a poco lo vamos sacando adelante”, contó Aguirre.

Aguirre fue técnico de Lugano en Plaza Colonia en el 2002. El defensa fue a préstamo de Nacional y tras sus buenas actuaciones fue adqiuridio por São Paulo, donde se transformó en ídolo. Hoy Lugano es superintendente de relaciones institucionales del club paulista y tuvo mucho que ver con la llegada de la “Fiera”.“¿Quién va a dar mejores referencias mías que Diego?”, se preguntó el técnico. Aunque también se encontró con viejos conocidos.

“Con Raí, que es el director deportivo y con Ricardo Rocha, que también está acá trabajando jugamos juntos en el club. Los conozco a todos y se dio una coincidencia de gente con la que tengo una buena relación. Obviamente, también me trajeron porque pensaron que era bueno como técnico”, explicó riendo. Aguire no duda que su pasado como jugador de São Paulo también ayudó a su llegada. “Así como en el momento en que fui para Inter también influyó y pude entrar a Brasil. Que yo haya jugado acá también es importante. Llegar a un lugar donde ya estuviste te permite no ser tan extranjero”, admitió quien no encontró al club tan diferente al de hace 28 años atrás. “La gente en la cocina todavía está y el médico es el mismo de aquella época. Y hay un fisioterapeuta con el que jugué y el técnico de Tercera también fue compañero mío. Hay mucha gente conocida y eso me ha servido mucho. Llegué y casi no precisé presentación”.

A pesar de la grandeza del club, Aguirre encontró un equipo bastante complicado en lo deportivo. “Con pérdida de confianza. En los últimos años São Paulo no ha conseguido los resultados de acuerdo a lo que se espera de un equipo tan grande. Empezamos a trabajar y, de a poquito, las cosas van saliendo. Cuando agarrás un club así, primero tenés que recuperarlo, organizarlo y ya el primer año intentar ganar un campeonato. Y si no se puede, sumar para el próximo. La idea es hacer un trabajo que quede marcado”.

ex violeta

El debut de Carneiro

En el partido frente a Corinthians debutó el ex Defensor Sporting Gonzalo Carneiro. Ingresó a los 83’ por Nené. “Cuando llegó estaba lesionado y fue una apuesta del club porque tiene gran potencial. Se ha recuperado y ahora está en él demostrar cuando le toque sumar minutos. Es tremendo jugador”, afirmó Aguirre.

Tiene 52 años y un gran recorrido como entrenador donde ha dirigido clubes muy importantes y la selección Sub 20 de Uruguay. Reconoce que ya no es aquel que arrancó en Plaza Colonia en 2002. “Cuando empezás a ser entrenador, ni siquiera estás preparado. Pasás de jugador a técnico y hay muchas cosas que cambian. A pesar de que me fue bien, no estaba preparado. Tomar decisiones y llevar un grupo no es fácil. Las responsabilidades cambian y no estás formado. Lo vas adquiriendo. Hoy, después de muchos años y la experiencia de haber vivido una cantidad de cosas, soy otro. He tenido la posibilidad de estar en grandes instituciones y con grandes jugadores. Seguro que hoy estoy muchísimo más preparado. Me siento en mi mejor momento. Estoy en una buena edad y tengo todo lo que viví. El técnico aprende constantemente, en el día a día. Tenés que estudiar, obvio, pero siento que cada año que pasa sos mejor entrenador”.

SELECCIÓN. Hubo un momento, cuando dirigió la Selección Sub 20, que su nombre sonó fuerte para ser algún día el sustituto de Tabárez. Pero no le quita el sueño. “Para cualquier entrenador es un orgullo. El día que el maestro se vaya se verá. Me parece algo natural que se mencione mi nombre porque fui parte del proceso y mi cuerpo técnico también. Además, de la experiencia que hemos ido acumulando. Es algo que puede ser y me encantaría, pero tal vez no se dé. Dependerá del momento. A veces los caminos van por diferentes lados y hoy estoy haciendo una carrera muy linda en el exterior”, finalizó quien no oculta que Europa sigue siendo una meta. “Creo que algún día va a pasar, aunque capaz que mi destino está por estos lados”.​

cuerpo técnico

Su amistad con Juan Verzeri

El cuerpo técnico de Sao Paulo está integrado por diez personas, cuatro de ellas son uruguayos: Enrique Carreras, el profesor Fernando Piñatares y Juan Verzeri. Este último se convirtió en ayudante de la “Fiera” tras tener su propio recorrido como técnico. Lo que no deja de ser extraño. “Él es muy amigo de mi hermano mayor y nos conocemos de chicos. Hay una relación, diferente, más allá del fútbol. En un momento yo sentí que a mi cuerpo técnico la faltaba algo más porque los desafíos eran cada vez más grandes, ya estaba en el fútbol brasileño y se podía abrir lo de Europa que siempre fue uno de los objetivos. Y fui a buscar a Juan porque me parecía el mejor”.

abrazo
Abrazo. El de Aguirre con Everton, el autor del gol del triunfo ante Flamengo. 
en rusia

Bélgica, Uruguay, el VAR y la oportunidad que se perdió Brasil

“Fue un Mundial un poco raro, pero a mí me encantó. Croacia fue la gran revelación, pero el que más me gustó fue Bélgica. Fue el que más sorprendió tácticamente: cambió según los partidos”, dijo Aguirre, quien valoró lo de Uruguay.                                “Terminamos perdiendo contra una gran selección. Y se sigue teniendo reconocimiento y respeto. La ilusión era muy grande, yo hubo un momento en que pensé que podía ser campeón del mundo. Pero un Mundial es muy difícil”, afirmó.
“Y Brasil perdió la gran oportunidad de ser campeón. Tenía todo el potencial. Era un candidato real. Pero a veces es un detalle, una pelota que no entra. Acá pegó muy fuerte porque se veían campeones”.
El VAR no lo convenció. "Esperaba otra cosa. Se pierde la espontaneidad del juego. Y al final el criterio sigue siendo el del árbitro. Por ejemplo, para mí el penal de la final no fue y para el árbitro fue. Reconozco que en algunas cosas, ayuda a la justicia, pero no me convenció. Al final con el VAR, el árbitro tiene más protagonismo".  

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)