FÚTBOL

ADN violeta

No tuvieron lugar en Defensor y hoy son los centrodelanteros de los grandes.

Gabriel Fernández y Octavio Rivero. Fotos: Gerardo Pérez y Prensa Nacional
Fotos: Gerardo Pérez y Prensa Nacional

El informe “La mejor fábrica de todas: criados en el Parque Rodó”, publicado por Ovación el pasado 19 de septiembre, fue una especie de presagio para esta realidad. El éxito de las inferiores de Defensor Sporting es incuestionable. La vara está altísima. Se refleja en las selecciones uruguayas, en el primer equipo violeta y también en los demás conjuntos del medio. Muchos, tapados por sus propios compañeros, tuvieron que ir a demostrar sus condiciones en otros clubes.

Los casos de Gabriel Fernández y Octavio Rivero son un fiel reflejo de ello. Los centrodelanteros de los grandes se formaron en Defensor, pero tuvieron muy poca participación y se terminaron yendo en condición de libres.

El “Toro”, que en 2012 integró el plantel que llegó a la final de la Copa Libertadores Sub 20 (derrota contra River argentino por 1-0), apenas pudo disputar 105 minutos en la máxima categoría.

Estuvo en la temporada 2013/2014, luego de haber estado cedido en Cerro Largo (dos gritos en 12 encuentros), pero nunca fue titular. En 2013, entró en dos partidos contra Racing y El Tanque Sisley. En 2014, lo hizo frente a Sud América y River Plate.

En esa temporada tenía por delante a Matías Alonso, Federico Puppo, “Nacho” Risso, Maximiliano Callorda, Mario Regueiro y Adrián Luna.

Como no iba a ser tenido en cuenta fue cedido a Racing. En la “Escuelita” respondió con goles: cinco en 14 partidos. Allí también terminó su vínculo con los violetas y se quedó con el pase en su poder. En Sayago, en total, estuvo tres años: 15 goles en 49 partidos.

Después la historia es conocida... Gremio puso los ojos en él, pero no pudo quedarse por una lesión en la rodilla. Volvió a Racing, se recuperó y desembarcó en Peñarol. En su primer año, ganó la Supercopa, el Uruguayo y se despachó con 13 tantos en 35 juegos.

Situación aún más complicada transitó el olimareño. Ya se estaba yendo para los 21 años cuando decidió cambiar de aire y abrirse camino. Ni siquiera pudo mostrarse en Primera. Puppo, Risso, Diego Rolan, Sebastián Taborda, Álvaro Navarro, Maximiliano Callorda, Gastón Puerari y Emilio Rentería, delanteros que pasaron en esa temporada, lo dejaron sin posibilidades.

Se fue a Central Español (tres goles en 19 partidos) y después a Rentistas, donde hizo conocer su nombre. Los 10 festejos en 17 fechas le alcanzaron para, en mediados de 2014, salir al exterior. Ese año, en Chile, estuvo en O’Higgins y pisó con buen pie: 10 tantos en 18 duelos. Entre 2015/2016 se marchó al Vancouver Whitecaps (14 en 52), entre 2016 y 2018 defendió a Colo-Colo (23 en 62) y el último semestre pasó por el Atlas (sin goles en dos partidos).

“Defensor busca a los mejores jugadores y los mejores buscan venir a Defensor. Es un proceso de muchos años y las Formativas son hoy una grifa exitosa. No hay lugar para todos. En Formativas se trata de rotar, pero muchas veces hay demasiados jugadores para los mismos puestos. Entonces se van a otros clubes en busca de minutos y está bien”.

Daniel Jablonka, presidente de Defensor Sporting. Foto: Gerardo Pérez.
Daniel Jablonka
Presidente de Defensor.
Historias

Las vueltas de la vida

Se criaron los dos en Pichincha, pero el destino los llevó por veredas diferentes. Y ese mismo destino también hizo su jugada en sus historias con los equipos grandes. El “Toro” está en Los Aromos desde hace un año y Rivero recién llegó a Los Céspedes. Sin embargo, curiosamente, el pasado cercano pudo encontrarlos en caminos inversos. Es decir, Rivero tuvo la chance de ser aurinegro a mediados de 2017. Peñarol no llegó a un acuerdo con Colo-Colo y finalmente se inclinó por el argentino Lucas Viatri. El “Toro”, en tanto, tenía todo para ser tricolor en 2018, pero el mirasol pisó el acelerador en las negociaciones con Racing y sorpresivamente se lo llevó. Un par de días después debutó en un amistoso clásico y marcó su primer gol en la institución. Cuando todo parecía que terminaría defendiendo al “Bolso”, terminó en el tradicional rival y siendo clave en la obtención del bicampeonato uruguayo. En ese momento, Nacional salió al mercado rápidamente a buscar un delantero y trajo a Gonzalo Bergessio, quien hoy de alguna manera le deja su lugar a Rivero. Los centrodelanteros de los grandes estuvieron cerca de tener destinos inversos.

Perfiles

Rivero:

- Firmó por una temporada a préstamo desde el Atlas de México. Tendrá la responsabilidad de ocupar el lugar que dejó el argentino Gonzalo Bergessio. De todos modos, Nacional busca otro goleador más.

- 26 años. Nació el 24 de enero de 1992 en Treinta y Tres. Estuvo en Defensor hasta 2012. Se fue en busca de minutos y sin poder mostrarse.

Fernández:

- Jugará el primer semestre y luego llevará sus goles y su potencia al Celta de Vigo. El primer semestre en el club le costó, pero con la llegada de Diego López encontró su mejor versión. Hoy es fundamental.

- 24 años. Nació el 13 de mayo de 1994 en Montevideo. En el “Tuerto” apenas jugó cuatro partidos en Primera División (105 minutos).

Características:

- Son dos delanteros corpulentos. Fernández mide 1,86 y Rivero 1,88. Sin embargo, son dos futbolistas muy potentes y que saben con los pies. Su fuerte es cuando los lanzan en carrera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)