EN EL CAPURRO

Liverpool lo empató en los descuentos y terminó con un zaguero en el arco

En un verdadero partidazo, Fénix y Liverpool igualaron 4-4 en el Parque Capurro, donde Jorge Bava fue expulsado en el cierre del encuentro por protestar y Steve Makuka ocupó su lugar.

Fénix vs. Liverpool en el Parque Capurro. Foto: Marcelo Bonjour.
Fénix y Liverpool empataron 4 a 4 en un verdadero partidazo en el Parque Capurro. Foto: Marcelo Bonjour.

Primer tiempo

Fénix arrancó con todo. El fútbol de Juan Ramón Carrasco apareció a pleno en el Parque Capurro que tuvo mucho público en las tribunas porque este equipo entusiasma y empieza a pensar en cosas que nada tienen que ver con el descenso, pero aún falta mucho.

Lo cierto es que ese inicio del albivioleta fue avasallador con Leonardo Fernández como hilo conductor del fútbol de un equipo que se puso en ventaja a los 5' de juego con un tanto del volante ofensivo de 20 años.

Ese gol empezó a marcar el camino. El fútbol de Fénix era de paladar fino. Toques de un lado a otro de la cancha, transiciones ofensivas, pases. El estilo "JR" estaba ahí y el hincha lo disfrutaba.

A los 12' apareció Mathías Acuña para culminar una gran jugada colectiva con el sello de Juan Ramón y poner el 2-0, mientras Liverpool todavía estaba el Belvedere, bastante cerca de Capurro, pero lejos del partido.

Y para muestra de eso, a los 22' llegó el tercero. Otra notable jugada colectiva del albivioleta terminó con uno de sus delanteros definiendo en el área chica. Esta vez fue Maximiliano Pérez para anotar el 3-0.

Leonardo Fernández los hacía jugar a todos, pero el equipo se mostraba sólido en todas sus líneas. Darío Denis mostrando seguridad en el arco, Juan Alvez siendo un sólido zaguero con vocación ofensiva, la potencia de Armando Méndez y la tenacidad de los tres delanteros: "Maxi" Pérez con velocidad, Alex Silva peleándolas todas y Mathías Acuña con una gambeta para esquivar a sus rivales.

Fénix tuvo 25' de lujo. Lo pasó por arriba a Liverpool, le hizo tres goles y si no sacaba el pie del acelerador, podría haber hecho alguno más porque así estaba marcado el partido.

Pero cuando el albivioleta aún festejaba esa tercera conquista, Jorge Bava, capitán de Liverpool, fue corriendo hasta la mitad de la cancha y  se dirigió a sus compañeros: "Tranquilos, muchachos, tranquilos". 

Ese gesto fue clave para la remontada. Los jugadores de Liverpool se sintieron tocados. Primero por las palabras de su capitán pero también por esa goleada que se estaban llevando del Parque Capurro.

Y ahí apareció, en medio de mucho amor propio, el fútbol que Paulo Pezzolano le inculcó a este plantel que aún no conoce la derrota en este 2019. 

Leonardo Fernández. Foto: Marcelo Bonjour.
Leonardo Fernández celebra su gol en el Parque Capurro. Foto: Marcelo Bonjour.

A los 25', Sebastián Cáceres de cabeza tras un córner descontó para la visita y a los 32', el "Colo" Juan Ignacio Ramírez anotó el segundo. Se venía la remontada y Fénix ya comenzaba a tener varios errores defensivos ante un Liverpool que se adueñó de la pelota y que en Hernán Figueredo y Nicolás Acevedo empezó a generar mucho fútbol ofensivo para complicar a su rival.

Con ese 3-2 se fueron al descanso. A esa altura en Capurro ya había un partidazo, pero todavía quedaba un montó y mucha agua iba a correr debajo del puente.

Segundo tiempo

De movida, el complemento comenzó con Liverpool atacando y generando una chance clara de gol como para igualar el encuentro, pero Fénix reaccionó y con Acuña como estandarte ofensivo tuvo las suyas.

Pero a los 71' el partido iba a tener un cambio rotundo. Leonardo Fernández cayó tendido en el piso. Lesión en la pierna izquierda y abandono de la cancha. En su lugar ingresó Ignacio Pereira. El albivioleta perdía a su máxima figura, a su emblema futbolístico y lo iba a terminar extrañando mucho. 

Es que a los 78' y tras una serie de rebotes luego de un córner, Liverpool lo empató con una muy buena definición de Franco Romero, el lateral derecho que no venía teniendo una buena tarde, pero que ganó en confianza con ese tanto venciendo a Darío Denis.

De ahí en más el partido podría deparar cualquier destino. Estaba para los dos. La apuesta a jugar al fútbol ganó por goleada en el Parque Capurro. Fénix con el libreto de "JR" y Liverpool con el sello de Pezzolano. 

De todas maneras, el local, impulsado por su gente y jugando algo mejor, empezó a inclinar esa balanza futbolística y en los últimos minutos dominó el partido. Más allá de que la visita tuvo tres chances claras en las que apareció Darío Denis para impedir el gol, el albivioleta mostraba mejores condiciones como para anotar.

Y lo logró a los 87' con otro tanto de Mathías Acuña, quien definió dentro del área chica para sellar su doblete ante las protestas de todo Liverpool reclamando una falta ofensiva. Esos reclamos terminaron en la expulsión de Jorge Bava a los 88' y como el negriazul ya había hecho los tres cambios, Steve Makuka terminó el partido con los guantes puestos defendiendo el arco de su equipo.

Si algo le faltaba a un trámite no apto para cardíacos eran incidentes. Algunos hinchas de Liverpool se desacataron y quisieron cruzar para la tribuna de Fénix pero nada pasó a mayores y el encuentro se reanudó.

El cuarto árbitro hizo la seña de los descuentos y en la tribuna de Fénix comenzaba la hora del sufrimiento: 8 minutos de adición. 

Fénix y Liverpool en el Parque Capurro. Foto: Marcelo Bonjour.
Steve Makuka arrancó como zaguero de Liverpool pero terminó como arquero. Foto: M. Bonjour.

El trámite seguía siendo de ida y vuelta, y Liverpool, que ya jugaba con 10 futbolistas, no cesaba en su esfuerzo por empatar el partido. Y tuvo su recompensa a los 94'. El "Colo" Ramírez apareció otra vez en el área y la mandó a guardar para hacer delirar a toda la hinchada negriazul y poner el 4-4 que iba a ser el resultado definitivo.

Fénix vio cómo le empataron un partido que tenía prácticamente ganado por partida doble: primero con un 3-0 en 22 minutos y luego con un 4-3 en el cierre del encuentro. Pero cuando quedó con un hombre de más, ni siquiera intentó probar a Makuka en el arco ya que no hubo un solo remate a puerta; sí un centro que fue descolgado de manera notable por el zaguero que se tuvo que poner los guantes en el final.

Si bien todavía falta muchísimo para el final del Torneo Apertura, el que protagonizaron Fénix y Liverpool fue el partido del campeonato. Tuvo de todo: fútbol, goles, polémicas, remontadas, protestas y expulsiones. La visita lo festejó como una victoria. Fue un enorme juego en el Parque Capurro en una tarde en la que hubo empate, pero en la que el fútbol ganó por destrozo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)