EN EL CAPURRO

Fénix se banca la presión y continúa invicto y líder en solitario del Apertura

Peñarol le había quitado el sábado el primer lugar, por lo que el albivioleta estaba obligado a vencer a Cerro y lo hizo con goles de Leonardo Fernández y Alex Silva. Facundo Peraza había empatado transitoriamente.

Álex Silva festeja el gol de Fénix ante Cerro. Foto: Marcelo Bonjour.
Álex Silva festeja el gol de Fénix ante Cerro. Foto: Marcelo Bonjour.

Juega bien Fénix, no hay dudas. Lo viene demostrando desde las primeras fechas y por algo es el único líder e invicto del Apertura. Sin embargo, el valor del triunfo conseguido ayer ante Cerro (2-1) es alto teniendo en cuenta que no lo consiguió con su sello. Esta clase de victoria es la que marca para qué está un equipo y evidentemente el albivioleta está como para ser campeón.

En el deporte profesional la cuestión es ganar. Si se juega bien, las posibilidades crecen. Pero hay ocasiones en las que no se puede desarrollar el juego que uno pretende y la de ayer fue una de esas para Juan Ramón Carrasco.

Confieso que no había visto jugar a Cerro durante 90 minutos hasta el momento, pero dio mucho más de lo que se podía esperar. Con muchas bajas por lesión, el desgaste de haber jugado entre semana por Copa Sudamericana y con viaje a Perú incluido y la presión de estar en el fondo de la tabla, el favoritismo de Fénix crecía. Sin embargo, el conjunto dirigido por Jorge “Culaca” González presentó un juego que no condice con su posición en la tabla ni su realidad, esa que marca que hace ocho partidos que no gana.

Cerro desplegó un trabajo táctico importante para limitar el fútbol que es capaz de desarrollar Fénix. Luego se hizo de la pelota y comenzó a llegar con peligro, pero cometió dos pecados: uno fue no ser eficaz en la definición, porque llegó más veces con peligro y no logró anotar sino hasta estar abajo en el marcador y el otro fue los yerros defensivos que propiciaron los tantos albivioletas.

A los 10’ y a la salida de un córner (no hubo falta al arquero Techera, quien chocó con su compañero Díaz), Alonso se preocupó más por protestar un offside inexistente de Leo Fernández que por cubrir el primer palo. Y con la pegada que tiene el albivioleta, lo pagó con el gol, porque la pelota entró pegada al caño.

A los 61’, con el juego 1-1 (Peraza había igualado a los 34’), Pellejero le dejó servida la pelota a Maxi Cantera al borde del área para que limpiara una jugada sucia y dejara de cara al gol a Alex Silva, quien abrió el pie derecho y puso el balón otra vez contra el palo para el 2-1.

Y por allí pasa la explicación del resultado, porque Cerro se volcó al ataque arriesgando a quedar expuesto en el fondo y siguió exigiendo al arquero Denis hasta hacerlo pieza fundamental para mantener la ventaja, pero la figura fue Carlos Techera, el guardameta cerrense, quien tapó no menos de tres claras chances que tuvo Fénix para anotar el tercero y liquidar el juego.

La victoria y la punta quedaron en Capurro. Fénix sintió la presión que le había puesto Peñarol al ganar el sábado, pero la superó y eso lo transforma en candidato, aunque aún falta medio campeonato y el albivioleta todavía debe enfrentar a los dos grandes: en la décima a Nacional y en la decimotercera a Peñarol, en ambos casos como local. La intención es llevarlos a Capurro, pero esa será otra presión que deberá superar, ahora como institución.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)