ENTREVISTA

Felipe Carballo: "Me veo en los clásicos y mi objetivo es poder llegar para estar en la cancha"

El retorno está cada vez más cerca, aunque todavía no sabe si sentirá temor de cabecear una pelota o de ir al choque con un compañero, porque esas tareas todavía no las empezó a desarrollar. 

Felipe Carballo. Foto: Leonardo Mainé.
Felipe Carballo. Foto: Leonardo Mainé.

Quiere volver. Y, como ha sido a lo largo de su carrera, lo empuja una fuerza especial. Felipe Carballo nunca se doblega ante la adversidad y muchas veces terminó consiguiendo lo que perseguía. Jugar en el primero de Nacional. Ir a Europa. Volver. Quedarse. Y, ahora, su espíritu lo lleva a trabajar para volver lo antes posible a la cancha, porque no se quiere perder los encuentros clásicos por la Copa Sudamericana. Recuerda todo lo que vivió cuando se fracturó el hueso temporal derecho ante Atlético Nacional y dice que se había puesto quisquilloso porque él quería quedarse en el campo. Los médicos lo impidieron y hoy agradece la determinación que mostraron ese día.

-¿Recordás todo lo que ocurrió en el momento del golpe?

-Me acuerdo de toda la jugada, del momento. Recuerdo el ruido que hace el choque de las cabezas, hasta mis compañeros me dijeron que se sintió también. Fue un ruido similar al que se produce cuando chocan dos bolas de pool. Y mientras caigo también recuerdo que veo luces para todos lados y una vez que caigo en el césped, yo pensé que así como caí me incorporé. Pero después al ver el video me di cuenta que quedé bastante tiempo tirado en el piso y eso no lo tengo grabado. Pero después todo bien.

-Tan bien, que te quedaste en el banco de suplentes. ¿Costó convencerte para que te retiraras de la cancha?

-Yo me levanté dolorido, le dije al doctor que me quería quedar y la verdad que agradezco que no me haya dejado permanecer en la cancha y eso que yo me puse pesado y caprichoso porque no me quería ir. Yo quería estar en la cancha por todo lo que había pasado en lo previo al partido, pero por suerte me sacaron. En el banco estaba dolorido, pero sin otra cosa que el dolor del golpe.

-¿Ni cerca de imaginarte que tenías una fractura?

-No, yo pensaba que era el golpe nada más. Me dolía del lado de la fractura y del otro lado de la cara por darme contra el piso. Pensé que no era más nada que eso.

-Cuando terminó el partido, ¿qué te dijeron los médicos de Nacional?

-Me preguntaban a cada rato cómo estaba, si sentía algo más del golpe, si estaba mareado, si tenía ganas de vomitar, pero yo estaba bien. Sinceramente, creía que era un golpe común y corriente.

-Así, que entonces, ¿la noticia de que estabas fracturado te tomó de sorpresa?

-Sí, fue terrible sorpresa. La tomografía fue en la Asociación Española a las 11 de la noche, por el tema de que nosotros veníamos de Colombia tuvo que ser con protocolo COVID-19, tuve que ir solo. Después de hacerme la tomografía yo estaba esperando para volverme a mi casa y me dijeron que me tenía que quedar, que a lo mejor tenía que permanecer en revisión. Ahí quedé sorprendido, porque no me la veía venir.

Felipe Carballo. FOTO: Francisco Flores.
Felipe Carballo. Foto: Francisco Flores.

-¿Qué indicaciones te dieron del tratamiento que tenías que seguir?

-Yo había alquilado una casa en El Pinar para hacer la cuarentena, después de Colombia, pero me dijeron que por una semana no podía hacer nada de nada, ni bicicleta ni pesas. Además, justo se dio el brote de coronavirus en Nacional y me indicaron que tenía que quedarme en mi casa haciendo reposo. Y, la verdad, que esa semana fue la más dura porque me dolía la cabeza todo el día, a veces ni con calmantes se me pasaba, del lado del golpe tenía todo hinchado, no podía ni apoyar en la almohada. Después comencé a hacer bicicleta, luego de a poco, a medida que fue cesando el dolor, empecé a hacer algo de pesas y aeróbico bastante suave.

-¿Y ahora en qué etapa te encontrás?

-Se cumplió la quinta semana, tuve una nueva tomografía y si está todo bien la semana que viene ya puedo estar con el grupo a tener contacto, chocar o lo que fuere. Ahora estoy trabajando con el grupo pero en ejercicios en los que no hay contacto físico, pases de apoyo y cosas de ese tipo.

-¿Te hacía falta volver a estar con tus compañeros?

-Sí, muchísimo. El jugador de fútbol cuando está lesionado muchas veces no se siente jugador porque generalmente las lesiones son en las piernas y uno se siente imposibilitado de jugar, pero a mí lo que me pasaba es que yo tenía energía, en buenas condiciones con las piernas, por lo que lo de la cabeza me hacía frustrar un poco.

-Te compraste unos cascos especiales, ¿quién te los recomendó? ¿Dónde los conseguiste?

-El que estoy usando en este momento es uno que había en el club que me queda medio grande e incómodo. La verdad que son difíciles de conseguir. Yo hablé con Matías Cabrera que sufrió algo parecido, aunque lo de él fue bastante más grave, y me recomendó unos que vienen desde Estados Unidos, pero el problema es que mi fractura demanda un casco especial, que me cubra la oreja. El de Matías era como una vincha que no protege tanto la oreja. De todas forma, pedí uno de los que él me recomendó y, además, mandé a traer otros de Estados Unidos, porque los que acá hay son de rugby y no son tanto para evitar los golpes sino para impedir los cortes en la cabeza o que te agarren de las orejas en el scrum. Si bien cumplen la función de proteger, no son lo que más se recomiendan para mi fractura. Esos que preciso están por llegar.

El festejo del gol de Felipe Carballo. FOTO: F. Flores.
El festejo del gol de Felipe Carballo. Foto: Francisco Flores.

-¿Los pediste de algún color especial?

-Me lo mandé pedir negro porque es el menos llamativo, como para que parezca más mi pelo. Pero también viene uno rojo.

-Tu pelo actual, no el utilizado en otros tiempos...

(Risas) Sí, el natural.

-¿Extrañás la cancha?

-Sí, se extraña. Pero, si bien me agarró en un momento que estaba jugando, que me encontraba bien en la cancha, también llegó en una etapa de mi vida personal que estaba bastante complicado, con algunos problemas y fue como un golpe que me hizo parar. En lo emocional me hizo bien. Soy muy partidario de buscarle lo bueno a lo malo, me quedo con eso.

-Cada lesión suele demandar un tiempo de preparación mental para regresar. En tu caso y por ser una fractura en la cabeza, ¿genera más temor o preocupación el retorno a la actividad?

-Y sí, el miedo está porque fue en la cabeza. Yo hasta ahora no he tenido contacto de ningún tipo, no he cabeceado una pelota, entonces no sabría decirte si tengo miedo o no, porque ni siquiera lo intenté ni se dio la oportunidad. Supongo que al principio me va a costar, pero vamos a ver cómo es, si me provoca algo de dolor y veremos cómo va evolucionando todo.

-Gabriel Neves y Facundo Píriz están rindiendo en el mediocampo, ¿te toca volver a remarla para recuperar un puesto?

-En Nacional siempre hay que lucharla y a mí siempre me tocó desde chico remarla. Acá al principio con este cuerpo técnico empecé jugando, pero ahora me ahora me pasó esto y es otra muestra de que nunca nada se me hizo fácil. Tendré que remarla de vuelta, aunque me alegró por Gabi y Facu que están en excelente nivel y eso nos ayuda a todos.

-¿Hoy proyectas cuándo puede darse tu regreso? ¿Los clásicos están muy cerca?

-Me veo en los clásicos. Ese es mi objetivo. Si todo está bien en la próxima semana me voy a meter con todo el grupo y ahí veremos cómo respondo. Mi objetivo es ese, estar en la cancha.

-¿Llevás la cuenta de tus buenos números clásicos?

-Los he visto y la verdad que me llena de orgullo. No los cuento, pero cuando los veo me ponen muy contento y espero que siga por ese camino.

-En momentos que se produjo la lesión tenías un gran nivel, hasta hacía ruido que tu nombre podía aparecer en la gran lista de Uruguay. ¿Te ilusionaba algo así?

-Cuando algo se insinuó me puse muy contento, pero sin muchas expectativas porque sé como es el fútbol y porque a veces son simples comentarios. Pero obvio que llena de orgullo poder ser tenido en cuenta, más hoy que hay compañeros con posibilidades de poder jugar la Copa América. Si bien hoy mi foco está en poder recuperarme y volver a jugar con Nacional, el objetivo de poder ser jugador de la Selección está siempre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados