ESPAÑA

Federico Valverde, de una roja decisiva a la búsqueda de más protagonismo en el Real Madrid

El "Pajarito" es el cuarto mediocampista del equipo blanco, el primero que usa Zidane cuando falta alguno del trío intocable que forman Kroos, Modric y Casemiro. 

La entrada de Federico Valverde sobre Álvaro Morata. Foto: AFP
La entrada de Federico Valverde sobre Álvaro Morata. Foto: AFP

Federico Valverde fue elegido en Yeda el mejor jugador de la última Supercopa de España tras una expulsión. No es habitual en la historia del fútbol pero su exhibición física y el despliegue que realizó en la final ante el Atlético de Madrid, estuvo por encima de una patada sin disimulo a Álvaro Morata a cinco minutos del final de la prórroga. Los penales coronaron al Real Madrid y el uruguayo se convirtió en el gran protagonista.

"Fue algo que no se debe hacer con compañeros que están jugando. Pido disculpas a Álvaro pero era lo único que me quedaba hacer por el equipo", aseguró Valverde tras cerrar una gran final de forma abrupta.

Era el minuto 115 cuando un mal control de Dani Carvajal provocó un desajuste defensivo del Real Madrid en el repliegue y permitió al Atlético lanzar un rápido contragolpe, con Álvaro Morata libre para encontrar todo el campo para correr. El pase filtrado de Vitolo dejaba a su compañero la oportunidad de encarar a Thibaut Courtois tras recorrer algunos metros. Para Carvajal era misión imposible llegar para subsanar su error y apareció Valverde de la única forma que podía, con alevosía, derribando por detrás con una fuerte patada al rival.

La seriedad con la que abandonó el césped del King Abdullah Sports Center tras sentir que su sacrificio castigado con cartulina roja directa era obligado por el bien del equipo, se transformó en felicidad cuando sus compañeros se impusieron en la tanda de penales y tuvo el reconocimiento del galardón individual que añadir al colectivo.

Era un paso más del crecimiento continuo del joven celeste que encontró en Santiago Solari la apuesta y en Zinedine Zidane la continuidad, clave para olvidar un período de adaptación a su llegada a España siendo un niño y con una cesión de por medio al Deportivo de La Coruña, que le sirvió para crecer pero sin llegar a despuntar. El deseo frustrado de "Zizou" por Paul Pogba impulsó la apuesta por el 'Pajarito' y Valverde comenzó a ser importante.

Federico Valverde y Zinedine Zidane en el clásico Barcelona vs. Real Madrid
Foto: EFE.

Su perfil se impone en el fútbol moderno, el recorrido que aporta teniendo la misma importancia en tareas defensivas como con pelota, la larga zancada, un compromiso que demuestra en cada partido. Sin embargo su protagonismo fue cayendo tras el confinamiento. Terminó la temporada siendo suplente en la "final" del Etihad y el intento frustrado de remontada en la Champions League frente al Manchester City. Una tendencia que no ha cambiado en la presente temporada.

Valverde ha jugado 18 de los 24 partidos oficiales del Real Madrid, con solo once titularidades.

Esto lo confirma como el cuarto mediocanmpista de Zidane, el primero de refuerzo cuando falla un integrante de la vieja guardia formada por Casemiro, Toni Kroos y Luka Modric. El renacer del croata le ha afectado cuando está en su mejor nivel.

La falta de continuidad afecta a Valverde que no completa un partido desde el 3 de noviembre y solo dispuso de 42 minutos en los tres últimos compromisos madridistas. Así regresa a una competición en la que brilló en su primera participación. En una búsqueda del protagonismo perdido y con el deseo de volver a brillar para ganarse un puesto en el once de gala de Zidane.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados