ENTREVISTA

Federico Magallanes: “Me llamaron de Nacional en 2010 pero ni por el oro del mundo iba”

El “Pelusa” contó que el club tricolor le ofreció un contrato para retirarse allí pero la rechazó la oferta por su amor a Peñarol.

Federico Magallanes en Punto de Partida.
Federico Magallanes en Punto de Partida.

Federico Magallanes estuvo como invitado en el programa “Punto de Partida” que se emite en la señal de Directv Sports y reveló varios episodios que atravesó durante su carrera como futbolista profesional.

El inicio, según contó, fue "de casualidad" ya que no estaba en sus planes jugar al fútbol hasta que su tío lo invitó a ver un entrenamiento del equipo Mundialito 80, donde dos de sus primos iban a probarse. “Llegamos y había una cantidad enorme de niños, yo me quedé con mi tío, armaron dos equipos y faltaba un jugador, el entrenador le preguntó a mi tío si yo jugaba, entré y quedé en el equipo, ahí empecé a jugar", recordó.

Con 18 años debutó en el primer equipo del club de sus amores, Peñarol. Fue en febrero de 1994 ante Progreso: "Ese día fui a bajar una pelota con el pecho y Pintos Saldanha me metió un taco en la ingle que me reventó. De noche me lo encontré en un boliche y me quería invitar un whisky".

Para "Pelusa" jugar en el equipo de sus amores "era una presión, ganar era una obsesión, deseabas que llegara el domingo" pero reconoce que no le costó apartarse del sentimiento carbonero: "Yo estuve en la hinchada, colgué banderas, sé lo que es Peñarol, en el calentamiento ya me los quería comer a todos".

Es de los pocos uruguayos que llegó al primer equipo de Real Madrid. Esto ocurrió a mediados de 1998 luego de haber jugado en Atalanta de Italia. “No estaba preparado para llegar al Madrid, no era el momento justo, no había hecho méritos grandes para dar ese paso. Llegué y no tenía lugar en el equipo".

A principios de 2010 decidió dejar la práctica del fútbol profesional estando en el Mérida de España. Hoy reconoce que le hubiese gustado retirarse en Peñarol. “Me llamó 'Paco' (Casal) y me preguntó que quería hacer. Yo le dije que no tenía cabeza para jugar al fútbol, estaba pasando mal. Él me dijo que si yo quería podía ir a Peñarol y retirarme ahí pero yo no tenía la cabeza para seguir jugando, hoy me arrepiento porque tendría que haber venido".

Pero Peñarol no fue el único equipo que se interesó para que Magallanes finalice su carrera. Diez años después confesó que "Nacional me llamó, los atendí, me preguntaron si me interesaba y les dije rotundamente que no, ni por el oro del mundo. Mi equipo es Peñarol, es mi casa, me crié ahí, no podía traicionar mis principios, mis valores ni a mi gente".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados