ARGENTINA

Federico Gino, el hombre que “pausó” la actividad

El uruguayo hizo más goles en los últimos cinco meses que en toda su carrera; el volante de Aldosivi disputó uno de los últimos partidos en Sudamérica

Federico Gino.
Federico Gino.

Federico Gino entró el pasado domingo al césped del Estadio José María Minella sin saber que ese iba a ser el último partido para él durante un tiempo y que iba a ser uno de los últimos que tendría el fútbol sudamericano antes del parate general que hubo en el continente para evitar la propagación del coronavirus.

De todas maneras, el volante uruguayo que pasa un gran momento en Aldosivi podía sospechar algo porque en el resto del continente la actividad ya se había detenido y muchos en Argentina: “hubo un par de partidos demorados porque había equipos que no querían jugar la fecha o mismo River Plate que no se presentó” a jugar su partido.

Lo cierto es que lo que se preveía terminó sucediendo pocos días después pero lo que Gino no sabía era que iba a ser partícipe de uno de los encuentros que cerró la actividad de forma momentánea en América del Sur.

“Estamos igual que en Uruguay, encerrados”, contó Federico desde su casa en la vecina orilla en diálogo con Ovación. Aunque antes de que eso sucediera “se vivió de forma particular porque nosotros teníamos que acatar las órdenes y si se decía que teníamos que jugar lo íbamos a hacer tomando las prevenciones adecuadas porque es un tema delicado”.

De hecho el fútbol argentino jugó una fecha más que el resto del continente y lo hizo tomando, al menos, la precaución de hacer lo a puertas cerradas para evitar la gran aglomeración de público. Esto derivó a que el encuentro del pasado domingo en el que Aldosivi enfrentó a Racing en Mar del Plata se disputara sin público lo que sin duda fue una novedad para el mediocampista celeste. “Nunca había jugado sin público y es terrible porque se siente todo”, manifestó Gino.

“Uno se piensa que puede ser similar a un partido de pretemporada pero no es lo mismo, nada que ver. Hay mucha más tensión porque es por los puntos, se habla mucho más e incluso lo hacen los suplentes y el cuerpo técnico y todo eso lleva que se viva de otra manera”, agregó.

Uruguayo, mediocampista central y en un fútbol como el argentino es un combo que lleva a que la garra charrúa diga presente más fácil y más allá de la pierna fuerte, la protesta no es ajena: “para mí hablás más cuando no hay público, no es que te cuidás porque se escucha todo. Al contrario, a mi me pasó que hablé mucho más porque aparte como está todo en silencio sentís que algo falta en la cancha y eso te lleva a hablar más y por momentos a protestarle un poco más a los árbitros”.

su momento. El parate tal vez no fue lo ideal para Gino ya que precisamente en el juego ante Racing, que terminó siendo el último del “Tiburón” antes de la suspensión parcial de la actividad, vivió un momento especial porque sumó un nuevo gol a su cuenta en una faceta que se está haciendo habitual pese a que durante mucho tiempo estuvo ajena al volante central.

“Era algo que tenía en el debe. A mí siempre me pasaba que tenía oportunidades de gol y se me bajaban las persianas cuando iba a definir y la tiraba para cualquier lado. Justo ahora las chances que he tenido tal vez fueron menos, pero han entrado y eso es un plus para el jugador”, reflexionó Federico que tiene más goles en los últimos cinco meses de los que había marcado en el resto de su carrera a nivel de clubes.

El tanto ante Racing, sobre el que confesó entre risas que “le pegué a donde fuera y salió por arriba del arquero”, significó el quinto desde que viste la camiseta de Aldosivi y el segundo a un grande de Argentina ya que en noviembre le había anotado a River Plate.

Si de algo da fe Gino es que no sabe cómo festejar los goles porque no es algo habitual para él, o al menos no lo era. Tras el gol ante la Academia “hice unas flexiones porque quedé en el piso” pero ante el “Millonario” hubo una situación particular porque “el partido estaba medio picante y nos habíamos hablado con (Rafael) Borré en la mitad de la cancha y justo dio la casualidad que estaba él y medio que se lo grité en la cara. Son esos segundos que tal vez te la mandás”, contó entre risas, pero un poco arrepentido de lo sucedido.

De todas maneras, para Gino los goles “me ponen contento en lo personal, pero lo más importante siempre es lo grupal. El gol del otro día contra Racing (en un partido que terminó con derrota 3-4) no sirvió y al final eso no me llena tanto”.

El empleado del mes.

El 2020 comenzó muy bien para Federico Gino y prueba de ello no solo es que anotó una buena cantidad de goles, también que fue seleccionado como el mejor volante del mes de enero por la Superliga Argentina.

“Justo ahí arrancamos con Lanús y Vélez y en los dos hice goles y eso también ayudó”, aunque remarcó “todo eso lo valoro pero lo importante es el grupo”.

Y si de grupo se habla, Gino se encuentra muy a gusto en Aldosivi que lo recibió cuando estaba sin equipo. “Estaba entrenando en Defensor Sporting que me dio la chance de moverme mientras buscaba club. Estuve cerca de cerrar ahí, pero me llamó Aldosivi y firmé por un año. Después que se terminó renové”, explicó Gino.

“Me encontré con un club muy lindo y que ha hecho muchas cosas nuevas desde que yo vine para acá. Tiene un gran predio que incluso clubes con muchos años en Primera División no tienen. Entrenamos en muy buenas canchas, tenemos todos los días almuerzo y desayuno que es muy importante, gimnasio de primer nivel y son cosas que a uno lo seducen. Vine porque era el fútbol argentino y al momento de renovar lo hice en agradecimiento al club que me abrió las puertas”, agregó.

Hoy Aldosivi salió de la zona del descenso y más allá de los goles de Gino, también fue muy importante el entrenador Guillermo Hoyos. “Terminó de reforzar lo psicológico que era donde estábamos mal porque no se nos daban los resultados y él le puso un plus porque los jugadores son los mismos y los resultados cambiaron. Ahora los últimos partidos no se nos han dado pero hemos dejado una buena imagen y eso siempre ayuda. Hay cosas que hay que resaltar y una de ellas es Guillermo”, sentenció el volante.

Aunque Hoyos también tiene su carácter y Federico a veces lo torea demasiado: “contra Vélez había hecho un gol y quedó un tiro libre que era para un zurdo y yo estaba con (Lucas) Villalba. Le dije ‘me tengo fe, dejá que lo pateo’ y se me fue afuera. Cuando terminó el partido Hoyos me dijo que acá no se patea por tener fe, pero me lo dijo en un tono importante, je. En la semana fueron a entrenar tiros libres, llamó a dos compañeros y a mí me dijo que siguiera corriendo”, contó entre risas.

Selección.

Federico Gino formó parte del proceso de la selección y de hecho jugó como titular todos los partidos del Mundial Sub 20 de Turquía 2013 donde la Celeste llegó a la final cayendo por penales ante la Francia de jugadores como Paul Pogba, Geoffrey Kongogbia, Lucas Digne o Kurt Zouma.

El recuerdo de esa definición es “terrible porque fue un partido que jugamos con un equipazo en la final y lo peor de todo es que lo podríamos haber ganado y esa es la espina que te queda. Fue una experiencia hermosa, porque enfrentamos a grandes jugadores y jugué con grandes jugadores como los que tenía Uruguay y eso fue hermoso”.

Respecto a la selección mayor “siempre entreno y juego al 100% esperando un llamado y si se da intentaremos aprovecharlo. La selección siempre está en la mente de uno y por eso le meto todos los días y trato de superarme a mí mismo. Miro mis videos para siempre corregir los errores”, finalizó el volante.

La cuarentena, el “Gino” del Play y las camisetas

Con pasado en Defensor Sporting, Carpi de Italia, Cruzeiro y Santa Cruz de Brasil y All Boys en Argentina las camisetas no le faltan. Las colecciona y “de Uruguay las tengo todas. Tengo un par de Brasil y de Argentina solo me falta la de Rosario Central que todavía no cambié.

Como la gran mayoría de los jugadores, la cuarentena los llevó a entrenar a casa y desde el club le mandaron una rutina que incluye “mucho trabajo de zona media y también, si alguno cuenta con espacio, hacer trotes. Son varios los trabajitos que tenemos, hay que mantenerse en forma”. Pero no todo es estrenar, a Federico le gusta el Play Station y por supuesto que juega al FIFA. El volante pertenece al juego y su versión virtual tiene 68 puntos aunque “cuando me creo yo siempre termino con 93 o 94, je. Si yo te juego un partido a vos, con un par de jugadores de 72 o 73 ya te hago pelea”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados