ESPAÑA

Fede Valverde y la falta a Morata: "Fue limpia, tirada para no lesionar"

"Pajarito" no está orgulloso de haber sido expulsado por derribar a un colega, pero sí de haber hecho algo para que su equipo ganara la Supercopa.

Son casi las 9 de la mañana del domingo 12 de enero en Montevideo, como las 13 en Madrid y las 17 en Jeddah, Arabia Saudita. En el estadio King Adbullah de esta última ciudad Real Madrid y Atlético de Madrid están ya en la prórroga de la definición de la Supercopa de España que, a causa de los petrodólares, se mudó a Medio Oriente.

La entrada de Federico Valverde sobre Álvaro Morata. Foto: AFP
La entrada de Federico Valverde sobre Álvaro Morata. Foto: AFP

El equipo del "Cholo" Simeone ha impuesto una férrea defensa y está jugando al contraataque. Cuando corren 115 minutos, el 0-0 corre peligro de romperse porque luego de un córner madridista, los colchoneros salen a gran velocidad y Álvaro Morata queda de frente al arco, con el arquero Thibaut Courtois como único escollo. Entonces viene la jugada que cambió el partido y la final.

Federico Valverde venía corriendo desde hacía 15 metros al delantero del Atlético y lo baja de atrás. Falta, roja y tiro libre que no fue aprovechado por el colchonero para romper el empate. Habría penales y Real Madrid ganaría 4-1.

En un paralelismo con quien es hoy su técnico, Zinedine Zidane, "Pajarito" Valverde fue elegido el mejor jugador de la final pese a haber visto la roja, como le pasó a Zizou en la final del Mundial 2006, incluso luego de que Francia la perdiera con Italia.

"Es algo que no se debe hacer, porque son compañeros que están jugando para el otro equipo", dijo en su momento el uruguayo, pero no se arrepentía de lo hecho porque sabía que era lo único que le quedaba. Tan es así, que el primero en saludarlo fue el técnico rival. Simeone le tocó la cabeza y luego del partido dijo que entendía lo que había hecho Valverde e incluso aceptó que era lo que se debía hacer.

Después del "Cholo" vino Zidane y también abrazó a "Pajarito", porque sabía del sacrificio que había hecho por el equipo.

Hoy, casi cuatro meses después, Valverde está convencido de que su acción fue la acertada y tiene una mezcla de sensaciones. "No sé si me metí en el corazón del madridismo, pero no estoy orgulloso de hacer una falta a ningún rival", dijo en una entrevista concedida al diario madrileño ABC. Eso sí, aclaró que "fue una falta limpia, tirada para no lesionar, por supuesto. Me debo a mi escudo y lo defenderé desde las normas del juego. No conozco a nadie que le guste hacer faltas, pero de lo que no me sentiría realmente orgulloso es de no haber hecho nada por mi equipo en esa jugada y en todas".

Sobre su presente, apuntó: "No me siento como que he vivido mi confirmación. Sigo con la mentalidad con la que entré en el vestuario más grande del mundo. Aquí hay muchos jugadores que son estrellas, que llevan mucho tiempo confirmándose y sé por ellos que, para sentirse con un huevo ganado en el equipo, hay que remar mucho. Yo recién estoy remando".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados