HISTORIA

Fe y lucha: la vida de Christian Oliva en el Cagliari

“Volveré vigente a Nacional; no es un club para ir a retirarse”, dijo quién se tiene confianza para arribar a la Celeste en algún momento: “Si jugás bien y estás en Europa, tarde o temprano llegás". 

Christian Oliva
Christian Oliva jugó dos partidos como titular en Italia, con la camiseta del Cagliari, y en uno de ellos (contra Atalanta) pudo hacer un gol. FOTO: Prensa Cagliari. 

"Están siempre yendo y viniendo amigos de toda la vida del barrio. Ahora estoy con uno de ellos. Vivo en un apartamento que queda a unos 15 minutos del lugar de entrenamiento. Cerdeña es una linda ciudad, pero es muy tranquila. Yo que siempre estuve en el quilombo del barrio, para mí es demasiado tranquila”, explicó Christian Oliva sobre su nueva vida y lo que extraña de Delta del Tigre.

“Como mis amigos pueden estar tres meses, viene uno por un tiempo, después viene otro y se va. Como está bastante complicado allá (en Uruguay) y algunos no tienen trabajo, se vienen a acompañarme. Obvio que los que tienen trabajo no pueden venir porque no van a viajar y perder su laburo”, añadió el volante central respecto a su estrecha relación con sus amigos.

“Cuando estaba en el barrio yo ya vivía con ellos todo el día. Los conozco de toda la vida. Ahora que vine a vivir solo por primera vez, no era fácil, je. Bastante bien la llevo. Con la comida no tengo grandes problemas porque al mediodía como en el centro deportivo, sólo meriendo y ceno en casa, pero me revuelvo para cocinar. Trato de cocinar cualquier cosa, si queda bien o mal es lo mismo, igual lo voy a comer”, agregó entre risas.

CAGLIARI. En un abrir y cerrar de ojos, Christian Oliva pasó de la Tercera de Nacional, con la que fue campeón en el 2017, al Cagliari, equipo al que llegó en enero de este año. El 2018 fue el punto de inflexión en su carrera, porque desde el inicio fue titular en los tricolores bajo la conducción técnica de Alexander Medina, y rápidamente se consolidó en el equipo en un año en el que los albos jugaron 54 partidos, incluyendo Libertadores y Sudamericana.

“Yo en Nacional jugué un año solo, estuve en formativas, pero no es lo mismo que jugar profesionalmente, pero ta, ya voy a volver. Hay tiempo para eso. Llegar al Cagliari es un cambio grande, empezando por los entrenamientos; aunque nosotros con el ‘Cacique’ entrenábamos fuerte, intenso, con trabajos diversos y mucha exigencia. Pero acá en Italia cambia todo. Todos los partidos los jugás en una cancha linda, por ejemplo. Siempre la línea de juego que desarrollás la podés hacer, porque la cancha lo permite. Cambia la intensidad, la forma de trabajar, todo”, explicó Oliva minutos antes de la cena tras una jornada de prácticas agotadora.

Christian Oliva
Christian Oliva llegó en enero al equipo de la ciudad de Cerdeña. FOTO: Prensa Cagliari. 

“Acá se trabaja táctico y reducido todos los días. El día antes del partido no hacés un fútbol informal, hacés reducido también. Al principio me costó, terminaba cansado antes del partido. Son cosas que te hacen crecer y te hacen más completo”, expresó.

El primer año en Europa generalmente le cuesta a los uruguayos, más todavía cuando parten directamente desde el fútbol uruguayo. Pese a ello, Oliva lleva bien la adaptación. Si bien no es habitual titular, por lo general está -al menos- entre los convocados. Lleva jugados cinco partidos, completando 249 minutos en la Serie A. Dos encuentros los jugó como titular, contra Nápoli y frente a Atalanta, equipo al que le hizo un gol, el primero en el fútbol europeo.

“Acá estamos jugando 4-3-2-1 o 4-3-1-2. A principio de año me ponían de interno y fui aprendiendo un movimiento más, una posición más, pero ahora estoy jugando de cinco. Jugué dos partidos de titular y creo que lo hice bien, espero seguir así. Acá es un estilo de juego diferente al que teníamos en Nacional. También el fútbol italiano es muy táctico, muy intenso, además hay ringi ranga, je. Pienso que bastante rápido me adapté”, contó quien no es muy amigo de los medios de prensa, más que nada por su forma de ser introvertida, aunque “acá ya hablo bastante, he cambiado un poco”.

“Estoy contento. Hace 10 meses que llegué y jugué dos partidos muy exigentes; al Nápoli de visitante les ganamos 1-0 y con el Atlanta, que es un gran equipo que está jugando Champions, pude jugar de titular y los vencimos 2-0. Después me ha tocado entrar desde el banco y jugar algo más”, dijo.

Christian Oliva
Oliva recibe las felicitaciones de Joao Pedro tras el gol contra Atalanta. FOTO: Prensa Cagliari. 

En el Cagliari comparte equipo con Nahitan Nández y con los argentinos Lucas Castro y Gio Simeone.

“A Nahitan no lo conocía de antes pero es un crack como persona y como jugador. Nos juntamos mil veces, vamos a comer una o dos veces a la semana, también vamos con los argentinos, que son bien de bien. Fin de año lo vamos a pasar juntos”, explicó Oliva sobre su relación que tiene con los más cercanos en el plantel.

El mediocampista tiene contrato con Cagliari por cuatro años más. “Los dirigentes me han felicitado cuando jugué. Yo quiero siempre jugar y jugar, apuesto a esta temporada y ganarme la titularidad, porque jugador que no juega no es feliz. Por suerte venimos bien y el equipo rota siempre”, analizó.

NACIONAL. “Cacique” Medina fue un DT sumamente importante en la carrera de Oliva. Él lo puso como titular en la Tercera División que ganó el título, fue quien lo ascendió a Primera y quien le dio la responsabilidad de estar siempre en el equipo con él al mando. “Al ‘Cacique le debo mucho, le debo todo. Él fue el que me potenció desde que llegó a Tercera, donde estuvo un año y medio; el loco laburaba en Tercera como lo hizo después en Primera. En la reserva ganamos todo de punta a punta y en Primera tuvimos a punto, pero bueno, fueron resultados diversos. También había muchos problemas en el club con el cambio de presidente. A lo último perdimos unos puntos y no pudimos ser campeones, hizo un gran año. Fue el técnico que jugó más partidos internacionalmente en una temporada”.

Foto: Fernando Ponzetto
Alexander Medina fue el técnico de Nacional durante el 2018. Foto: Fernando Ponzetto

Oliva agregó: “Habíamos salido campeones del Apertura, del Intermedio, habíamos hecho una buena Libertadores, le habíamos ganado al Santos, era sólo empatar allá en La Plata, nos cobran un penal inexistente, nosotros nos quedamos un poco y quedamos afuera. Después, en la Sudamericana, era para haber pasado, pero un error de un compañero, como cualquiera puede tener, siempre le vamos a dar para adelante, nos condicionó y fuimos eliminados”.

El 2018 fue un año institucionalmente difícil para Nacional. Sobre si incidió ese hecho en el plantel, Oliva con mucha sinceridad contó que “sí, obvio que pesa, capaz que alguno dice que no, pero te pesa. A la larga o a la corta te pesa porque son problemas políticos. Capaz que con el sueldo los más grandes no se calentaban, pero los más chicos tenían que ir a entrenar y a veces no pagaban o estaban unos meses atrasados... No era fácil. Los más chicos siempre precisan la guita para ir a entrenar, porque si no le das la guita, ¿con qué vas a entrenar? Todo influye”.

Y se refirió en particular a su situación: “En Primera no me llegó a pasar de estar muy apretado, porque tengo a mi familia que siempre me ayudó, como en inferiores. Capaz que en inferiores estaba apretado pero nunca me faltó nada porque mis viejos nunca dejaron que me faltara nada”.

Christian Oliva. Foto: Gerardo Pérez
Oliva festejando el golazo que le marcó a Liverpool en 2018. Foto: Gerardo Pérez

Los padres son pilares fundamentales en la historia de Christian Oliva, que tiene 23 años. “Mamá vino un tiempo a acompañarme a Italia, mi hermano también viajó, falta sólo que venga mi viejo, pero trabaja, igual que mi hermana”, contó.

“Salir Campeón Uruguayo lo tengo pendiente. Me fui de Nacional en el momento justo, porque ya tenía 22 años, yo no debuté con 17 o 18 años, yo debuté más grande. Siempre lo pensé y siempre voy a decir que voy a volver vigente a Nacional. No es un club como para ir a retirarse, para ir y decir ‘ta, vengo acá para no quedarme quieto en mi país’. No, no, yo amo a Nacional y cuando vuelva voy a volver vigente, voy a intentar darle todo al club, con más experiencia”, señaló quien afirmó que con Diego Polenta era el compañero que tenía más feeling en la cancha.

LA SELECCIÓN. En la actualidad, Uruguay tiene un gran potencial con volantes modernos y jugando en equipos de primera línea. Oliva sería perfectamente un futbolista convocable a la selección, pero hoy hay muchos candidatos para esos puestos. “Tengo la ilusión de llegar a la selección. Siempre dije... Yo me tengo fe a donde vaya. Obvio que la selección tiene grandes jugadores en el mediocampo, pero me tengo fe para llegar, siempre la trato de luchar; si no se puede, bueno, pero yo estoy tranquilo porque la lucho”, explicó y se explayó: “Si estás en Europa y jugás bien, tarde o temprano llegás a la selección. ¡Depende de uno! Si uno juega bien, le va a llegar el momento”, explicó con determinación.

“Nahitan a veces me dice ‘te voy a llevar a la selección. Pero primero pienso en jugar bien acá, porque después la selección llegará”, sentenció.

Hoy Oliva sólo piensa en mejorar como jugador. No se olvida del sacrificio que hizo para llegar a dónde está. Pero es consciente que su camino recién está en pañales y tiene la confianza en poder cumplir sus sueños.

Christian Oliva
Christian Oliva disfruta de estar jugando en el fútbol italiano. FOTO: Prensa Cagliari. 
EN CORTO

Mertens e Insigne, difíciles de marcar

*En Nacional se destacó como cinco, pero también hizo dos golazos: para el 1-0 a Boston River, y en el empate a uno con Liverpool. 

*“El día del gol con Atalanta no había ningún conocido en el estadio. En ese momento estaba un amigo, pero no pudo viajar a verme”. 

*“Acá no se transporta tanto la pelota como en Uruguay. Martens e Insigne fueron complicados de marcar, pero son todos buenos”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)