DE ATRÁS Y EN LA HORA

Faltó mejor planificación para traer a Cavani

Ángel Asteggiante

Edi Cavani rompió el silencio y argumentó su ausencia en la selección. Eligió el canal oficial de la selección para, sin repreguntas, dar sus motivos. No hubo nuevas explicaciones que las que brindaron los medios a comienzos de esta semana o las mismas que dio el maestro Tabárez, pero valía la pena escucharlo de su propia boca.

Estaba notoriamente afligido. Se le quebró la voz en cierto momento. Estaba incómodo y se le notaba. Nadie va a dudar de su compromiso con la Celeste. Puso la cara siempre y durante años hasta se bancó jugar fuera de puesto.

Cavani tiene sus razones y hoy, vistas las cartas, son más que entendibles. Si venía a Uruguay, con apenas media hora de fútbol en dos meses, no iba a jugar después en el United y estaría aún más falto de ritmo para octubre con la Celeste.

Ahora: ¿era evitable esta situación? Parece que sí. Faltó planificación. Uruguay quedó eliminado de la Copa América el 3 de julio y el Matador recién se integró a los entrenamientos del United el 20 de agosto. Hasta los argentinos y brasileños que llegaron a la final volvieron antes a sus equipos. Las vacaciones seguramente fueron más que merecidas, pero el cuerpo técnico celeste pudo haber previsto esta situación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados