SEGUNDA DIVISIÓN

Faltó celeridad para suspender los partidos

La Mesa Ejecutiva debió haber decidido antes.

Elías Zumar, presidente de segunda división. Foto: AUF
Elías Zumar, presidente de segunda división. Foto: AUF

Luego de una lluvia torrencial que azotó a Montevideo durante la madrugada del viernes y la mañana del sábado, parece poco creíble que la determinación de la suspensión del encuentro matutino que debían jugar Villa Teresa y Juventud en el Nasazzi haya recaído sobre el árbitro Javier Bentancor quien en forma correcta dijo: “Acá no se puede jugar”.

En un momento en que los recursos escasean, la Mesa Ejecutiva de la Segunda Profesional presidida por Elías Zumar debió por lo menos dos horas antes suspender el cotejo y no hacer trasladar a los planteles, personal de recaudación, policías, periodistas y todo lo que mueve el fútbol de la “B” hacia el escenario del Prado. Pero la falta de criterio no terminó en este hecho, sino que después de conocerse el estado en que se encontraban los escenarios del Parque Batlle tanto dentro como fuera de ellos, recién sobre las 13.30 horas se determinó la suspensión de los dos encuentros.

A pesar que dicha determinación en los papeles fue correcta y reglamentaria, la misma se podía haber tomado muchas horas antes basados en la lluvia constante, los truenos y los relámpagos que vivimos en la mañana del sábado.

En nuestro caso, que teníamos planificado concurrir al encuentro entre Miramar Misiones y Albion, debimos tomar la decisión de trasladarnos hacia Canelones pese a que a esa hora la Mesa Ejecutiva de la Segunda División Profesional todavía estaba en idas y vueltas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º