PEÑAROL

Las falencias aurinegras en el ataque

Peñarol tuvo en el clásico el mismo debe que había mostrado en los últimos duelos: poco peso ofensivo.

Foto: Gerardo Pérez
Foto: Gerardo Pérez

Chance clara, clara, Peñarol tuvo una sola en el clásico: la del gol. El aurinegro estuvo lejos del rendimiento que había demostrado en partidos anteriores y lo terminó pagando caro porque dejó escapar la chance de adueñarse de la cima de la tabla.

De todas maneras, este es un tema que debe desvelar a Leonardo Ramos y es que le sigue costando mucho encontrar el “9” que le asegure fuerza en el ataque mirasol. Es cierto que ha contado con los goles de Cristian Rodríguez, de Maximiliano Rodríguez, el buen juego de Fabián Estoyanoff y la velocidad de Agustín Canobbio, pero el entrenador sigue sin encontrar el reemplazo de Lucas Viatri.

Está claro que en materia de goles el argentino tampoco tuvo una actuación descollante (anotó cuatro), pero aportó mucho en lo que respecta a jugar de espaldas al arco, caracterísitica que no representan a Palacios ni a Martínez pero que tampoco pudo hacer con claridad el “Toro” Fernández.

En la cuota goleadora es donde más se nota el déficit que está teniendo el aurinegro en el ataque y es que de los 30 goles que ha marcado entre la Supercopa, Copa Libertadores y el Campeonato Uruguayo, solo ocho fueron anotados entre Gabriel Fernández, Cristian Palacios y Fidel Martínez, quienes jugaron de “9”.

Como si eso fuera poco, en los últimos partidos Agustín Canobbio no ha mostrado su mejor cara. Es cierto que estuvo enfermo en la última semana y eso le podría haber afectado, pero ni en Paraguay ni ante Nacional fue el Canobbio explosivo que comenzó la temporada.

En cambio, quien ha aumentado su rendimiento superlativamente es Fabián Estoyanoff. El “Lolo” se ganó el lugar como titular (luego de que Ramos insistiera con Giovanni González en el comienzo del 2018) y hoy en día da sus frutos, con buen juego por la banda y peligro en pelota quieta y remates desde larga distancia.

La defensa aurinegra está más que sólida con un arquero seguro, dos zagueros confiables y el ida y vuelta que presentan Hernández y Varela. La contención es impecable con el “Cebolla” y con Pereira, que aumentó mucho su nivel desde que es titular.

El debe sigue ahí, en el ataque y Ramos deberá seguir trabajando para que eso cambie y tenga el peso ofensivo (con los volantes y delanteros) que mostró en 2017 y en el inicio de este año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º