AUF

El factor Alonso: la alianza que afirma a Abulafia

Cómo se gestó la factible presidencia

Eduardo Abulafia
Eduardo Abulafia. Foto: Marcelo Bonjour

No me preocupa nada no haber sido electo el martes a la noche. Al contrario, voy a redoblar los esfuerzos de aquí al 21 de agosto”. Miércoles muy temprano, a pocas horas de que la Asamblea General de la AUF decidiera postergar la elección del nuevo presidente, Eduardo Abulafia sonaba firme en sus conceptos por los micrófonos de “100% Deporte” (Sport 890) y convencido de que llegará al cargo que busca desde hace años.

Le faltó muy poco, porque tenía 11 votos y de hecho, si no hubiera salido la moción de la postergación, habría conseguido los 12 que necesitaba para suceder a Wilmar Valdez. Es claramente el gran favorito por sobre Arturo Del Campo, aunque sigue flotando en el ambiente la posibilidad de una tercera opción que, por el momento, no aparece clara, principalmente porque de acuerdo a los estatutos no podría presentarse un nuevo candidato al decretarse cuarto intermedio. Uno de los nombres que se maneja como posible postulante es el de Ignacio Alonso, pero desde el entorno del dirigente se aseguró a Ovación que esto no ocurrirá, porque él se comprometió a estar en el Ejecutivo de Abulafia y a su vez los clubes que lo impulsaron ya aseguraron (luego de acuerdos políticos) su voto al presidenciable.

A propósito de Alonso (Secretario de Asuntos Financieros y Económicos del actual Ejecutivo), llamó la atención cómo se unió al grupo de trabajo de Abulafia. He aquí la historia de esta alianza.

Contactos

El sábado pasado, apenas se supo que Valdez se bajaba de su candidatura y por tanto el Ejecutivo actual no continuaría, Alonso recibió llamadas de Del Campo y de Abulafia. Con el primero solo hubo contactos impersonales, pero con el segundo llegó a reunirse. Lo primero que Abulafia le ofreció fue integrar el consejo de administración que planea instaurar para que, trabajando en forma paralela al Ejecutivo, lleve adelante un contralor de los temas financieros. Sin embargo, los clubes que apoyaban a Valdez lo querían a Alonso como candidato, pues pretenden que se cumpla el plan financiero elaborado para los próximos cuatro años.

El acuerdo.

Abulafia citó a Alonso y a las instituciones que estaban detrás de su candidatura al restorán Los Sopranos y les ofreció integrarlo a su futuro Ejecutivo, lo que le aseguraba siete votos y la presidencia, ya que se sumaban a los seis que ya tenía. ¿Por qué Alonso no aceptó ni acepta ser candidato a la presidencia? Porque en realidad ni siquiera pensaba integrar el próximo Ejecutivo de Valdez. Su idea era juntar votos para la reelección del presidente y luego “retirarme a cuarteles de invierno”, como había confesado en Rusia, ya que había descuidado asuntos personales. ¿Qué cambió para ahora seguir? Que se define como un “hombre de grupo” y se debe a los clubes que siempre lo apoyaron, porque recuerda que llegó al Ejecutivo impulsado por la Segunda División y las instituciones que hoy siguen dándole la confianza.

¿De dónde saldrán los recursos para cumplir con el plan financiero elaborado? De los ingresos del Mundial. El dinero entrará a la AUF en octubre y es suficiente para cubrir cuentas bancarias, liquidar los premios de los jugadores y del cuerpo técnico celeste, guardar algo para gastos de selección y repartir entre las instituciones.

Así se gestó la inclusión de Alonso al Ejecutivo que formará Abulafia en caso de ganar, algo altamente probable, porque salvo un giro inesperado en los próximos 20 días, ya tiene asegurados los 12 votos que precisa para presidir la AUF.

Ignacio Alonso: finanzas

Los clubes que iban a votar a Valdez le propusieron ser presidente por su plan financiero y su habilidad para tapar agujeros en los clubes. Como no aceptó, las instituciones que lo impulsaban comprometieron su voto a Abulafia si lo mantenía en el cargo actual. Hubo acuerdo y por eso irá al Ejecutivo si el candidato gana.

Fabián Canobbio: el futbolista

Una movida inteligente por parte de Abulafia el proponer al presidente de Progreso para secretario de selecciones y asuntos internacionales. Diego Lugano reclama que llegó el tiempo de que los futbolistas estén donde se toman las decisiones importantes. Postular a Canobbio es abrir la puerta al diálogo con los jugadores.

Eduardo Ache: el hombre fuerte

Muchos no llegan a comprender cómo Ache se alinea con Abulafia como potencial vicepresidente. Será el fiel de la balanza. Para los de afuera tendrá la tarea de controlar la gestión del presidente y para el Ejecutivo será el hombre fuerte, el que irá al choque. Una suerte de paraguas para temas pesados.

Gastón Tealdi: secretaría

Peñarol quería ocupar la Secretaría General de la AUF y con un nombre específico: Gastón Tealdi. Y Abulafia está dispuesto a incorporarlo. El propio delegado aurinegro admitió que ya mantuvo una charla con el candidato presidencial y que éste le dijo que lo quiere en su Ejecutivo. Queda la formalidad de que la institución dé el OK.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)