Desde el arco

No es fácil apoyar un proyecto

Wandereres está en boca de todos. Por méritos propios, claro. Porque avanzó a la segunda fase de la Copa Libertadores después de sortear una serie que no era sencilla, por cierto.

JOSÉ MASTANDREA

Se impuso por sobre el Palestino (que había eliminado a Nacional del repechaje) y por encima del Zamora, un equipo venezolano con un presupuesto cinco veces superior al del bohemio.

Alfredo Arias, muchas veces cuestionado y hasta criticado por los propios hinchas de Wanderers, tuvo el apoyo de la dirigencia. Hoy se ven los frutos de ese respaldo.

Y con Danubio, el mismo Danubio que viene de ganarle a Peñarol y de arañar el triunfo ante el poderosísimo São Paulo, pasó exactamente lo mismo en el Apertura pasado.

Leo Ramos estaba en la mira de muchos. Un grupo de hinchas lo bastardeaba y hasta hubo pintadas en su contra. No lo querían. Pero la dirigencia lo respaldó. Hoy, ese apoyo está a la vista de todos. Pelea por el Clausura y no quiere perder la corona de Campeón.

La historia en los grandes es distinta. No hay proyecto que aguante si no se gana. Y así, están, siempre a la deriva.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados