HISTORIAS

Con "Facha" de vendedor: Ferreira entre un retiro forzado y su tienda en Pando

Diego Ferreira dejó el fútbol a los 35 años por una rodilla que podía complicar su calidad de vida futura; hoy tiene una tienda en Pando.

Diego "Facha" Ferreira y su tienda en Pando.
Diego "Facha" Ferreira y su tienda en Pando.

Tras su segunda cirugía de ligamentos cruzados cuando estaba en Racing, algo por lo que ya había pasado en Defensor Sporting en 2006, Diego Ferreira, el “Facha”, comenzó a pensar en colgar los zapatos. Es que el segundo injerto no prendió y aunque podía volver a jugar con el ligamento roto, le demandaba un entrenamiento demasiado exigente.

“La segunda cirugía no quedó del todo bien. El injerto nunca agarró, nunca funcionó como ligamento”, explicó desde “Primeros Pasos”, el negocio de ropa de niños que comparte con su esposa en Pando.

“La recuperación venía bien, incluso lo llevé con más tiempo por ser una rodilla que ya había sido operada y por la edad también. No quería apurarme, pero llegó un momento en que tuve un retroceso bastante importante. La rodilla volvió a juntar líquido y a inflamarse. Comencé otra vez con los estudios y el injerto no se veía en las imágenes. Seguía con el ligamento roto. Había también un tema de artrosis, de roce de huesos, que es lo que genera el derrame”, añadió.

Terminó su contrato con Racing a mediados del año pasado. Es más, en principio había arreglado por seis meses, pero el club de Sayago se lo prolongó por el tema de la recuperación de su rodilla. Había jugado sólo tres partidos cuando se rompió el ligamento. “Racing se portó muy bien conmigo. Y cumplió con todo en una situación que siempre es complicada cuando uno no está a la orden para jugar. No estaba cómodo”, contó quien tras salir de Racing fue a entrenar a Villa Española, donde tiene amigos, mientras esperaba equipo. Pero apareció el retroceso.

“Hice un intento de volver a jugar en Villa Española, donde arreglé para los playoffs del año pasado, pero empecé a cranear que me quedaba poco. Sólo estuve en el banco, no entré, pero podía haberlo hecho. Podía jugar con el ligamento roto por el gran trabajo muscular que hacía. Me demandaba un entrenamiento muy exigente. Fortaleciendo todo el tiempo y con un montón de precauciones antes y después del entrenamiento. Y mentalmente ya no estaba para hacer todo eso para poder seguir jugando. Me demandaba una gran exigencia. Y además, los médicos me habían dado un pronóstico negativo: podía llegar a perjudicarme la pierna a futuro, para una calidad de vida normal o aceptable. Me di cuenta que no valía la pena seguir prolongando algo que me podía traer problemas en un tiempo no muy lejano”.

Tomar la decisión de colgar los botines no es sencillo para ningún futbolista, pero para Ferreira fue diferente. “En mi caso era un tema de salud. En mis planes no estaba dejar, siempre pensé seguir jugando hasta que el cuerpo me diera. Si me preguntás hoy no extraño el entrenar o el jugar porque ya no lo estaba disfrutando como lo hice siempre en el día a día. Al menos por ahora. Hoy lo llevo muy bien, y creo tenerlo superado. Capaz que dentro de un tiempo empiezo a extrañar. He conversado con amigos y mucha gente y sé que sentir la falta del fútbol a unos les pasa al principio y a otros después”, aclaró.

Diego "Facha" Ferreira defendiendo la camiseta de Defensor Sporting. Foto: Archivo El País.
Diego "Facha" Ferreira defendiendo la camiseta de Defensor Sporting. Foto: Archivo El País.

EL NEGOCIO. Primeros Pasos es un negocio de ropa y accesorios para bebés y niños pequeños ubicado en Pando. Lo abrieron el 16 de abril, en plena pandemia del coronavirus. La idea del “Facha” y su esposa, Florencia, es turnarse un día cada uno en la tienda y que el otro se quede con los hijos: Bastian de cinco años y Delfina de dos. Pero como ella no maneja y no quieren que tome ómnibus por la pandemia, en estos tiempos trabaja él todo los días. “La idea es turnarnos para no perdernos nada del crecimiento de nuestros hijos. Alternarnos con el trabajo y la paternidad”.

La venta de ropa también está en los genes de Ferreira, dado que Marta, su madre, siempre estuvo en el rubro. “Confeccionaba y vendía ropa hasta ahora que está jubilada. Siempre habíamos tenido alguna idea de poner algo juntos en algún momento y lo terminé haciendo con mi esposa; aunque mamá siempre esta asesorándonos. Es más, la posibilidad de comprar este negocio salió por una conocida suya”, relató el exvolante.

“En definitiva yo sabía que iba a tener que salir a algún campo laboral. Y no tenía experiencia en nada, salvo en esto porque en algún momento de niño y no tan niño salía a vender con mi madre, sobre todo cuando hacía feria los fines de semana. Me lo tomaba como un hobbie, pero atendía y aprendí algo de ventas. Y me di cuenta que me agradaba tratar con gente. Mamé de chico el rubro y eso que hay que tener para ser vendedor. Obvio, que hay muchas cosas de las que estaba en cero y voy aprendiendo en el día a día porque mi vida pasó básicamente por estar atrás de la pelota y esto no tiene nada que ver”.

Los clientes que llegan a Primeros Pasos no suelen reconocerlo. Sólo después, cuando le preguntan cómo se animó a abrir en este momento de pandemia y les cuenta alguna cosa, les cae la ficha. “Sobre todo a los más futboleros”.

El apoyo de sus compañeros de Racing cuando el "Facha" Ferreira se lesionó. Foto: Gerardo Pérez.
El apoyo de sus compañeros de Racing cuando el "Facha" Ferreira se lesionó. Foto: Gerardo Pérez.

EL TÉCNICO. Que ahora esté alejado del fútbol no significa que no piense volver. Le quedan tres materias para terminar el curso de entrenador en el ISEF, el que había hecho en el 2010-2011 cuando estaba en Defensor Sporting. “Me gustó, aprendí muchísimo. Luego me fui al exterior y se me empezó a frenar la cosa para terminarlo. Hoy, con el diario del lunes, sé que me equivoqué al no terminar. Pero voy a hacerlo, son sólo tres materias. Y supongo que con el título en la mano me va a picar el bichito de ser entrenador. Soy muy joven, me gustaría arrancar como asistente técnico, dirigiendo en juveniles o haciendo las primeras experiencias en la Liga Universitaria. Está bueno quemar etapas antes de pararse frente a un plantel profesional”.

Mientras, despunta el vicio jugando en el equipo +33 años de Flores Universitario en la Liga. “Los niveles de exigencia bajan mucho y ya no tengo que hacer toda esa preparación tan exigente. Tengo que encontrar una rutina que me permita jugar en La Liga”.

carrera capicúa

Con Juan Tejera como entrenador

Ferreira defendió pocos equipos en su carrera: cuatro en Uruguay y cuatro afuera. Defensor Sporting, Tigre y Atlético Rafaela de Argentina, Deportes Antofagasta de Chile, Liverpool, Fénix, Agropecuario de Argentina y Racing. Y Villa Española, aunque no llegó a debutar. Su pasaje por Chile le trae buenos recuerdos por su rendimiento y porque allí nació su hijo Bastian. “Es chileno aunque no reconoce su nacionalidad. Je”.

El “Facha” se crió en el Parque Rodó, donde debutó en Primera División en 2005 de la mano de Juan Tejera. “Con él hice apertura y cierre de carrera, porque volví a cruzarme con él en Racing”. No maneja mucho redes sociales, pero los hinchas de Defensor Sporting no lo olvidan y le expresaron su cariño al saber que había dejado de jugar. “Aunque me fui en el 2012 y nunca se dio la posibilidad de volver, siento un gran cariño por Defensor y también lo siento de parte de los hinchas. Voy mucho a las canchas y en el Franzini siempre siento el afecto de la gente del club”. Además, sus mayores logros deportivos los vivió defendiendo a la violeta. “Fue una etapa de años muy buenos en el club. Me críe con la sensación de que se ganaba más de lo que se perdía. Y luego con el transcurrir de la carrera me di cuenta que no era tan sencillo. Jugamos tres finales del Uruguayo, ganamos una y llegamos a cuartos en dos copas”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados