HISTORIAS

Fabián Coito no se arrepiente: encontró lo que buscaba en Honduras

"Siempre le dije al maestro que no me iba a quedar esperando el momento para ocupar su lugar, salvo que se diera un recambio natural que no sucedía. Por eso sé que la decisión que tomé fue buena”.

coito
Fabián Coito lleva poco más de un año al frente de Honduras: su gestión ha ido de menos a más. Habían clasificado a las semifinales de la Nations League pero no se jugó.

Hace ya un año y tres meses que Fabián Coito está al frente de la selección de Honduras. No se arrepiente de haber dejado atrás doce años de trabajo en las juveniles celestes, pues necesitaba crecer, enfrentarse a nuevos desafíos y salir de la zona de confort.

El alejamiento de Coito tras haber dirigido con éxito a las selecciones Sub 15 (vicecampeón sudamericano en 2007) Sub 17 (vicecampeón sudamericano en 2011 , Sub 20 (campeón sudamericano en 2017), Sub 22 y Sub 23 (campeón de los Juegos Panamericanos en 2015), impactó en el ambiente del fútbol pues muchos veían en Coito al lógico sucesor de Tabárez. Sobre todo teniendo en cuanta que también había dirigido en alguna oportunidad a la selección mayor. No son pocos los que creen que Uruguay, la AUF y Tabárez se equivocaron al dejarlo partir.

Sin embargo, el dolor de no haber encontrado el lugar que esperaba quedó atrás. Hoy Coito analiza su salida de las juveniles con otra mirada y está feliz en Honduras.

“Lo que más me costó en Honduras fue readaptarme, después de tanto tiempo en un mismo lugar y con la misma dinámica. Cambiar todo eso, además de trabajar con edades diferentes, otra exigencia y otra idiosincracia, por más que yo conocía el país, es lo que más me ha costado. Me llevó un poquito de tiempo”, reconoció Coito, quien regresó a Uruguay dos días antes de que se cerraran las fronteras y aprovecha este tiempo para ponerse al día con su familia. “Acá estamos, viendo cómo evoluciona todo para ver cuándo regreso, pero todavía no hay fecha. Y a nivel de selecciones la incertidumbre es grande respecto a lo que puede pasar este año”, dijo, y aseguró que sigue convencido respecto a lo que lo llevó a aceptar la oferta de Honduras.

“Creo que no me equivoqué al tomar la decisión de irme, por mi edad y por el momento. Y porque sabía cuáles eran las proyecciones en un lugar y en el otro. El de Honduras era un desafío nuevo, que me permitió desarrollarme y crecer. Sé que dejé un lugar hermoso y años bárbaros, pero sabía lo que tenía por delante y era una repetición de los que ya había vivido. Moverme y salir de la zona de confort, tomar decisiones y asumir responsabilidades era lo que necesitaba para crecer”.

RECAMBIO. No le sorprende el apoyo que recibió cuando decidió dar un paso al costado, pero no quiere insistir mucho sobre el asunto. Dice que lo de las juveniles es pasado. “Hoy no sé si en realidad me fui porque no me daban el lugar que quería. Yo sabía que algún día se iba a terminar como todo proceso. Quise irme en un buen momento y no tener que hacerlo porque no tuviera más lugar. Sabía que tenía que buscar otra alternativa para crecer y Honduras me pareció un buen lugar. No es fácil para un entrenador de juveniles saltar a Primera División. Me di cuenta que el tiempo pasaba y que tenía que pegar el salto”, explicó.

No niega sin embargo, que tomar la decisión no le resultó sencillo. “Yo estaba muy cómodo en las juveniles, me costó salir. Pero no existía esa otra función o esa otra responsabilidad que buscaba. Algo que me hubiera generado otro desafío. Pero no dependía de mí. Y yo veía que eso no estaba. Iba a repetir por cuarta vez un proceso de trabajo y entendí que era el momento de buscar otro desarrollo. Siempre le dije al maestro que no me iba a quedar esperando el momento para ocupar su lugar, salvo que se diera un recambio natural que no sucedía. Por eso sé que la decisión que tomé fue buena”.

En el tiempo que lleva en Uruguay no se ha visto con sus excompañeros celestes, pero le mandaron mensajes para su cumpleaños que fue el 17 de marzo. “El maestro no, pero nunca lo ha hecho. Yo le mandé un mensaje y me respondió enseguida. La relación es correcta y yo con el tiempo he entendido las cosas. Quise buscar otro lugar, el fútbol es así, pero en primera instancia soy un agradecido por todo lo que viví. Y eso está por arriba de cualquier situación que después me haya tocado vivir. ¿Que me hubiera gustado quedarme? Claro, pero no se dio. No había lugar y mi edad me obligaba a buscar nuevas cosas. Son etapas en la vida de cada uno. Y nunca se sabe capaz que hay posibilidades de volver algún día”.

abrazo
Abrazo. Coito se saluda con su exayudante, Gustavo Ferreyra, quien lo sucedió en el cargo en la selección Sub 20. Foto: archivo El País.

EL AFECTO. “Hoy me escriben muchos jugadores, así que algo ha quedado”, dijo Coito, quien disfruta al ver que muchos de los futbolistas que ayudó a formar hoy triunfan en las mejores ligas del mundo. “Un saludo, un mensaje, un vamo’ arriba son muy importantes para mí. Valoro mucho las actitudes humanas. Soy un convencido que dejar algo en las personas es lo más importante, más allá de los resultados que pueden ser buenos o malos, pero que siempre sirven para confirmar el trabajo”.

Se fue en busca de nuevas experiencias y las encontró en Honduras. “Lo mejor fue el cambio, el desarrollo y el desafío. Trabajar a nivel de selección mayor, armar un plan de trabajo, planificar entrenamientos y la renovación del cuerpo técnico fue todo una gran experiencia. Enfrentarme a una nueva cultura deportiva y a otra idiosincracia. Hubo muchas cosas que me obligaron a rever lo que hacía. Sobre todo la demanda del jugador. El juvenil necesita más acompañamiento desde el punto de vista humano; el mayor, es diferente. Y más en un formato de selección donde hay muy pocos días para impactar y conseguir llevar cosas al partido. Lograrlo en cuatro días y aprovechar todas las herramientas para sacarle lo mejor al futbolista. En eso no tenía gran experiencia y he ido creciendo”.

NOBLES. El técnico encontró similitudes y diferencias entre honduerños y uruguayos. “Las organizaciones del fútbol son parecidas, en el tamaño y en la forma de encarar el trabajo en base a mucho esfuerzo porque también es un país con ciertas dificultades. Hay cosas que se repiten y otras distintas, como las historias por ejemplo. Pero el futbolista hondureño es muy noble y yo tengo una gran relación con los jugadores. Con la Sub 23, que es el recambio natural de toda selección, estamos haciendo una gran experiencia. Estamos preparando una nueva generación y eso es muy bueno también”, explicó.

“La afición es muy pasional, igual que en Uruguay. El fútbol es el primer deporte, la selección siempre juega a estadio lleno y se habla mucho de fútbol. Es la actividad capaz de juntar a los hondureños detrás de la misma causa. Aunque la selección ha estado un poco castigada, en cuanto a las críticas por el estilo y por situaciones que se han dado. Esa es una tarea que tenemos: intentar cambiar para que vuelva el reconocimiento de la gente a la selección. Cosas como las que pasaron en un momento en Uruguay y que se pudieron cambiar. Y gracias a eso se logró un mayor rendimiento de la selección y un mejor relacionamiento de la gente con su selección”.

Lograr sacar lo mejor de sus futbolistas siempre fue una virtud de Coito, más allá del juego que desplegaran sus equipos. “Sé que los futbolistas están involucrados y hay compromiso. Hay intercambio de conceptos y de ideas de juego. Cosas que me parecen importantes y crean un sentido de pertenencia en el futbolista. Los resultados han ido de menos a más. En la segunda parte del año fueron buenos y conseguimos llegar a estar en semifinales de la Nations League que no se pudo jugar. Se tendría que estar jugando ahora”.

vínculos

Videoconferencias: una herramienta que se va a quedar

Dice que es de la generaciones anteriores, para las que el vínculo, el afecto, el cara a cara y el abrazo eran muy importante: “Todo aquello del barrio y el fútbol con los amigos”. Sin embargo se ha tenido que acostumbrar a las videoconferencias por las plataformas que se utilizan hoy. “Me he dado cuenta que es indispensable y necesario. Y que es una herramienta que se va a quedar sobre todo para no perder el vínculo entre fecha FIFA y fecha FIFA”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados