selección

Faber: "Por la celeste siempre voy a dar todo y un poco más"

El volante, símbolo de este proceso de selecciones, disfruta el doble este oro. Hace poco más de un mes, quedó en la puerta del Mundial sub 20 y luego pasó de no ir a los Juegos Panamericanos a terminar como pieza principal del equipo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Leonardo Carreño

—¿Qué significa este título para usted?

—Algo muy especial, porque es mi primer título oficial con la selección. Además, tiene un valor importante para el país, porque es la segunda vez en la historia que se consigue una medalla de oro en los Panamericanos. Aparte, hacía un montón de años que no se ganaba. También importante para mí por ser un campeonato en el que, de buenas a primeras, me encontré participando por la lesión de Matías Santos y yo con 19 años, dando tres de ventaja, me acoplé rápido al grupo, pude dar lo mejor desde mi lugar y la verdad que me sentí muy cómodo.

—¿Cómo vivió sumarse al plantel y terminar siendo un pilar del equipo?

—El hecho de no jugar es una de las posibilidades que tiene el fútbol. Yo traté de estar preparado, bien entrenado y poniéndome a la par de los que venían participando. Cuando me tocara la oportunidad, sabía que tenía que estar al 100%.

—¿Lo tomó como una revancha por haber quedado desafectado del Mundial sub 20 a último momento?

—En el fútbol la palabra revancha no es una mala palabra, como por ahí podría ser en otros aspectos de la vida. Es algo lindo y el fútbol eso te lo da siempre. Hoy me doy cuenta que personalmente sí es como una especie de revancha. Tuve la posibilidad y quise demostrar desde el primer momento que sigo siendo el mismo jugador y que pueden confiar en mí. Por la camiseta celeste siempre voy a dar todo y un poco más también. Esa sensación de haberme perdido el Mundial sub 20 no me la va a sacar nadie, porque son cosas que se dan una sola vez en la vida, pero este título es una satisfacción enorme.

—¿Es consciente que es una bandera de este proceso?

—Trato de serlo de todo lo que me pasa en la vida. Hay muchas cosas que en el momento se te escapan, pero con el correr del tiempo vas tomando dimensión. Estos cuatro años que llevo en la selección se me han pasado volando. Llevo mucho tiempo en la selección. Lo de "bandera" es un título de afuera, pero que me llena de orgullo.

—¿Cómo sigue su vida en la selección ahora? En juveniles, salvo un Juego Olímpico, ya quemó todas las etapas.

—Estoy muy orgulloso de haber cumplido casi todas esas etapas. El Mundial sub 20 fue algo que me quedó en el debe. Me sentía bien, seguro, me veía ahí y a último momento me tocó quedar desafectado. Esta revancha me devolvió la confianza para representar a la camiseta que más amo. Ahora, sueño con lo máximo: jugar en la mayor.

SABER MÁS

Agradecido: Coito y su confianza

“Cuando terminó el partido nos abrazamos todos. Fue un festejo grupal. Después, unos segundos antes de la premiación, se acercó Fabián (Coito) y me avisó que en la pantalla estaba mi nombre en el once ideal del campeonato. Yo no sabía nada. Fue el primero en felicitarme. Le estoy muy agradecido por haber confiado otra vez en mí”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados