ENTREVISTA

Expo fútbol: Más allá de los 90’

Figuras del ambiente dejaron enseñanzas y anécdotas. Y también una conclusión: estos ciclos deben repetirse

Iniciativa.  Franco Pérez e Ignacio Beneditto, los responsables de Expo Fútbol.
Franco Pérez e Ignacio Beneditto, los responsables de Expo Fútbol. Foto: Leonardo Mainé

Gustavo Poyet contando entretelones de la Premier. Lúcio explicando que gracias a su madre fue capitán de Brasil. Lo que más sorprendió a Trezeguet al jugar en la B argentina. Las estrategias de grandes clubes en el marketing o la captación de talentos. Gente de fútbol hablando del fútbol más allá de los 90 minutos: así fue la Expo Fútbol 2019.

Sus responsables, Franco Pérez e Ignacio Beneditto, iniciaron sus emprendimientos conjuntos hace siete años con un agencia de turismo y fútbol: Fanáticos Futbol Tours. Franco procede del área la comunicación y de hecho tiene clientes en el deporte. Ignacio es abogado, Master en Derecho del Deporte y dirige un estudio jurídico dedicado a la materia.

“Siempre buscamos canalizar nuestra pasión por el fútbol. La agencia caminaba bien pero pensamos qué más podíamos brindarle al hincha. Así, en 2014 nació Expo Futbol, que hasta el año pasado era un evento masivo, con foco tanto en lo social como en lo profesional. Ahora cambiamos el formato”, explicó Pérez.

“Como estamos convencidos de que hay que profesionalizar todos los ámbitos del fútbol, pensamos en este cambio, que incluye por un lado la capacitación, a través de un paneo integral del fútbol, el fútbol más allá de los 90 minutos: comunicación, gestión, marketing, dirección técnica, árbitros, infraestructura. Y por otro, el relacionamiento entre los diversos actores del mundo del fútbol”, comentó Beneditto.

Así, la convocatoria se redujo a un día entero de charlas, el pasado 7 de diciembre en el Hilton Garden Inn. Con una lista de prestigiosos expositores locales e internacionales: David Trezeguet (exfutbolista, campeón del mundo con Francia, embajador de la Juventus), Lúcio, (exfutbolista, campeón del mundo con Brasil, embajador del Bayern Munich), Gustavo Poyet (exfutbolista, campeón de América con Uruguay y hoy entrenador), Christian Martin (periodista de Fox Sports, corresponsal en Europa), Beto Carvalho (gerente de Marketing de Gremio de Porto Alegre), Marc Tarradas (responsable de LaLiga para la región), Claudia Umpiérrez (árbitra FIFA), Máximo Palma (periodista de Fox Sports), Gustavo Grossi (director deportivo de River Plate argentino). Pablo Ruiz (director de marketing de Racing argentino), Krikor Attarian (director de AZSportech, firma de análisis deportivo), José Brancato (director de gestión deportiva de Peñarol), Jorge Giordano (secretario técnico de Nacional) y los responsables de la empresa Total Grass (proveedora de césped sintético).

Los conferencistas extranjeros llegaron al país exclusivamente para participar en la Expo Fútbol. Entre los asistentes se encontran Tab Ramos, hoy director técnico de Houston junto al CEO del equipo; Fabián Coito, Juan Pablo Sorín, empresarios, dirigentes, gerentes de clubes, técnicos, estudiantes. La AUF le dio su apoyo y su presidente, Ignacio Alonso, pronunció las palabras de bienvenida.

Los responsables de la organización indicaron que se registró “muy buena concurrencia, que superó las expectativas”, lo cual a su juicio demuestra que “hay espacio para organizar este tipo de eventos en Uruguay”.

Además, se entregaron los premios Expo Fútbol, decididos en base a encuestas en redes asociales. Gurises Unidos fue distinguido en responsabilidad social. La mejor acción de marketing fue la de Racing (el uruguayo, por supuesto), cuando imprimieron los cantos de su hinchada en la camiseta. El mejor libro fue Beckham nunca conoció Durazno y otras historias insólitas del fútbol uruguayo, de Miguel Méndez. Joaquín Zeballos recibió el premio a la revelación futbolística.

los dichos. Poyet habló sobre su experiencia en China, que no le resultó satisfactoria. También sobre la Premier League, que él conoció como jugador y como entrenador. Y vio cómo evolucionó: recordó que cuando él jugaba en Chelsea, entrenaban en un complejo universitario y ahora el club es un gigante económico. Al principio le costó adaptarse, la pelota le pasaba por arriba todo el tiempo, admitió. Y lanzó una frase muy comentada: “En un equipo europeo un uruguayo es fundamental, dos uruguayos es algo interesante y tres son para lío”. Pero destacó la mentalidad ganadora del uruguayo. También evocó un episodio de cuando se definía la Copa América del 95. Fernando Álvez les gritó a todos: “¡Hay que ganar!”. Y Poyet comentó: “En Europa nadie te lo dice, es algo natural”.

Trezeguet, por su parte, recordó el Mundial 98, que unió mucho a Francia en tiempos en que había racismo contra integrantes de su selección. Dijo que concentraron 60 días sin salir para ese torneo, algo impensable hoy. Y contó que levantó la Copa del Mundo con 18 años, pero le dio el valor justo a ese título años más tarde. También recordó que llegó a Juventus junto a Fabián O’Neill, por quien tiene un gran aprecio. También aprendió mucho de la actitud de Paolo Montero.

“Cuando estaba jugando en Arabia Saudita me llamó Matías Almeida para que fuera a River, que iba a jugar en la B. No la estaba pasando bien en Arabia y acepté. Lo más raro de esa experiencia fue jugar en algunas canchas del ascenso, muy diferente a lo que veía en Europa. No creo ser ídolo de River, pero los hinchas me comentan hoy que aprecian mucho que haya aceptado jugar por el club en la B”, expresó.

Lúcio dio la primicia de su retiro en Expo Fútbol. Hasta entonces jugaba en un club de la D brasileña. Pero confesó que sigue entrenando aunque ya no juegue. Sostuvo que el Bayern es “lo más grande del mundo” por la forma en que trabaja. Como zaguero dijo identificarse con Godín y Cáceres (con este llegó a jugar). También explicó cómo se preparaban para marcar a Messi con la selección brasileña: “Nos turnábamos para recibir la amarilla”.

Relató además que su madre habló una vez con el entonces DT de la selección brasileña Felipao y este le dijo: “El único problema de Lúcio es que habla poco”. La madre lo retó y ahí cambió todo. Comenzó a hablar en la cancha y terminó siendo capitán del seleccionado. “Fui capitán gracias a mi madre”, afirmó.

Christian Martin resultó una de las vedettes del encuentro. Conquistó al público, que se sacó un montón de fotos con él. Contó las coberturas de la Champions League. También sobre el caso de la desaparición de Emiliano Sala. Confesó que en uno de sus tuits sobre el tema cometió un error, pero en minutos ese tuit estaba en 17 idiomas diferentes, lo cual lo hizo sentir mal. Él entrevista todas las semanas a los grandes jugadores en Europa. Y en ese sentido habló bien de los uruguayos, que lo reciben y lo atienden.

Un gesto de Martin no pasó inadvertido: fue al Cementerio del Buceo a visitar el Panteón de los Olímpicos. Los organizadores de Expo Fútbol revelaron que siempre que viene por Montevideo se siente en la obligación moral de concurrir. “Tiene una relación de mucho respeto con Uruguay”, comentaron.

Marc Tarradas contó el modelo de negocios de la LaLiga. Citando el caso de Christian Stuani, explicó cómo se preocupa la organización por defender también a la segunda división. “Cuando Stani se fue al Middlesbrough, la Liga perdió a una figura y luego la recuperó, porque incluso en la segunda de España se puede ganar más que en el exterior”, indicó.

Grossi dio una muy buena charla y habló de la exportación de talentos de River hacia el mundo y también de la captación de talentos que hace el club. Y precisó cómo le presentan toda la información ya digerida a Gallardo. También fueron muy interesantes las exposiciones sobre marketing de los responsables de Racing y Gremio. El club brasileño, por ejemplo, tiene una máquina expendedora de camisetas. Y pronto contará con un hotel temático.

El éxito de la experiencia hace pensar a Pérez y Benditto que se repetirá en 2020.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados