SELECCIÓN

Éxito asegurado: grandes desafíos y dividendos para la Celeste

Uruguay se mantiene en la elite del fútbol mundial y obtiene más de 600 mil dólares de ganancia por los partidos con Brasil y Francia.

Festejo Uruguay frente a Portugal
Foto: Nicolás Pereyra.

"Hay que mirar el bosque y no el árbol”, dijo Pedro Bordaberry minutos antes de realizar formalmente el anuncio de los dos partidos amistosos que Uruguay disputará en noviembre próximo ante Brasil en Londres y Francia en París. El bosque es el grado de competencia que tendrá el combinado que dirige Óscar Tabárez y los más de 600 mil dólares de ganancia que le quedarán a las arcas de la AUF.

En efecto, el cachet de la Celeste por estos dos partidos es de 900 mil dólares, a lo que se le sumará cerca de unos 100 mil dólares más por los derechos de televisación.

A ese millón de dólares deberá restársele casi unos 350.000 dólares que son los que se invertirán en los gastos que demandará la asistencia del combinado a las dos ciudades. En consecuencia, dólares más dólares menos, la cifra de ganancia será cercana a los 650 mil.

Claro que no puede desconocerse otro hecho de enorme significado: que la cantidad de sponsors que ha sumado la Celeste en los últimos tiempos obedece, en gran medida, al valor de la actividad que desarrolla el combinado. Números que, en consecuencia, también deberían valorarse como parte de este ciclo positivo que ha generado el proceso de Tabárez.

Justamente, Bordaberry hizo ayer especial hincapié en este hecho y, a su vez, en la labor de todos los funcionarios de la AUF. “Esto es un reconocimiento a un proceso de selecciones que lleva Uruguay a este nivel. Que Francia y Brasil jueguen con Uruguay no es poca cosa, porque esto es lo que hace que la AUF tenga ingresos muy importantes. El resultado es bien claro: es muy bueno en lo deportivo porque se sigue preparando la Selección y con combinados de primerísimo nivel y porque a la AUF le ingresan dineros frescos. Cierra por todos lados”.

El presidente de la Comisión Normalizadora de la AUF aplaudió que se haya registrado competencia para adquirir los derechos de TV de estos dos encuentros internacionales. “Nos parece que lo mejor es que haya muchos jugadores en la cancha, porque de la competencia siempre surge lo mejor. Es bueno que todos tengan la posibilidad de ofertar y es bueno que haya aparecido otro jugador. Nos hará bien a todos. Esto no es contra nadie, sino a favor de la AUF y de la transparencia”.

Posteriormente, ya en pleno acto de lanzamiento de los dos partidos internacionales, Bordaberry reveló que Uruguay procurará que Francia se sume a la iniciativa de impulsar, a través de las redes sociales, el enfrentamiento entre ambas selecciones con el hashtag #DuelodeCampeones.

En el acto de presentación que se realizó en el Museo del Fútbol, al que asistió también el embajador de Francia en Uruguay, Hugues Moret, se resaltó sobremanera el vínculo histórico que existe entre ambos países.

Para hacerlo, Bordaberry fue muy atrás en el tiempo y evocó a Carlos Muti, quien fuera arquero de Montevideo Wanderers y la Selección uruguaya en la década de 1910. “Después de haber jugado por Uruguay se fue a estudiar a Francia. Cuando llegó empezó a jugar al fútbol, pero estalló la Primera Guerra Mundial y él sintió la necesidad de enrolarse en la Legión Francesa. Al poco tiempo fue herido, volvió a Lyon, se recuperó y por aquella herida recibida tuvo la facultad de quedarse y volver al frente. En 1918 el Lyon llegó a la final de la Copa de Francia, pero justo cuando iba a disputarla a Muti lo llamaron nuevamente para ir a pelear por Francia. El Lyon logró un permiso de las Fuerzas Armadas para que pudiera jugar la final. Muti, igual, no apareció en París y el club perdió esa final. Cuando sus compañeros regresaron a Lyon encontraron una carta en la que Muti explicaba que sentía el deber de no dejar que sus compañeros fueran solos al frente de batalla. Muti no jugó más al fútbol, porque en ese frente de batalla falleció. Ese es el comienzo de una historia que une a Uruguay y Francia de una forma tremenda".

Y apuntó: "Esa historia entre Uruguay y Francia hoy continúa. Lo hace con uruguayos que juegan con franceses y que son casi hermanos. Algún francés que quiere ser uruguayo, algún uruguayo que quiere ser francés. Griezmann con Godín, José María Giménez con Lucas Hernández, Bentancur con Matuidi y ni que hablar en el PSG Cavani con todos sus compañeros”.

Por su parte, Moret —además de agradecer la invitación para participar en el acto de lanzamiento— confesó sentir una “gran alegría de encontrarse” en un “estadio mítico”. También subrayó que los verdaderos embajadores eran “Edinson Cavani y Antoine Griezmann, dos caballeros que quieren a los dos países”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)