DESDE EL ARCO

Menos exigente que un picadito

JOSÉ MASTANDREA

José Mastandrea

Uruguay volvió a la competencia internacional. Enfrentó a la selección de Uzbekistán y se floreó con un 3-0 sin despeinarse en la China Cup. Solo los organizadores preguntaron por las ausencias de Suárez y Cavani, porque a decir verdad, ante el flojo rival de turno, no se extrañaron. Gastón Pereiro y Stuani cumplieron a la perfección su rol en ofensiva y demostraron que están para más. En definitiva, es lo único válido de esta doble fecha FIFA en la que Tabárez le pueda dar cabida a los jóvenes como Giovanni González, Jonathan Rodríguez o Saracchi, por ejemplo, en un plantel rico en cantidad y calidad. La meta no es otra que la Copa América de Brasil, por eso parece que estos dos encuentros (ante Uzbekistán y la final de mañana frente a Tailandia) tienen gusto a poca exigencia, casi como un picadito de calentamiento en el Complejo Celeste.

Para rescatar: los minutos en cancha para los más jóvenes y el descanso a los de mayor trajín y para las empobrecidas arcas de la AUF casi tres millones de dólares. Habrá que ver qué equipo forma el maestro en la final y cuántas cartas de recambio va a utilizar ante un adversario de poca monta, que llegó al torneo como sparring de China y terminó dándole una piña al mentón y arruinándole la fiesta al anfitrión. Lo mejor que puede pasar es que no haya lesionados y que el viaje, eterno y cansador, no deje secuelas de cara al futuro.

La “lesión” de Suárez cayó como anillo al dedo para el goleador. Hubiese sido un esfuerzo innecesario en una temporada tremendamente exigente para el artillero del Barcelona.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)