corrupción en el fútbol

Exdueño de TyC colaborará con la Justicia para destapar el FIFAgate

El expresidente de la empresa argentina, uno de los 14 acusados en un caso de corrupción que sacudió a la FIFA, se declaró no culpable en una corte federal de Estados Unidos y estaría dispuesto a colaborar con la Justicia para disminuir su posible pena.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Alejandro Burzaco

Alejandro Burzaco, un empresario argentino de 51 años que se desempeñaba como presidente de la firma Torneos y Competencias SA, se presentó en un tribunal de Brooklyn, Nueva York, tras ser extraditado a Estados Unidos desde Italia.

Según la acusación presentada el 27 de mayo, Burzaco enfrenta cargos de conspirar para cometer delitos y fraude electrónico y la jueza Vera Scanlon fijó la fianza en US$ 20 millones y autorizó su liberación sujeto a restricciones de viaje y vigilancia electrónica.

La versión digital del diario deportivo español AS asegura que Burzaco alcanzó un pacto para colaborar con el FBI y la Justicia de Estados Unidos para quedar libertad.

Por su parte, el diario argentino Clarín sostiene que antes de fin de mes, Burzaco deberá declarar y contar todo lo que sabe. Lo hará como “colaborador” de la Justicia. Eso significa que tiene que dar nombres y detalles sobre la trama de corrupción en la FIFA. No puede mentir. Si lo hace, podría ser condenado hasta con 60 años de cárcel.

El caso.

Burzaco se entregó el 9 de junio a la Policía en el norte de Italia y es el tercer acusado hasta la fecha que comparece ante un juez por el caso.
Burzaco integra el grupo de nueve funcionarios pasados y actuales de la FIFA y cinco ejecutivos de marketing deportivo acusados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos de utilizar al fútbol en beneficio propio a través de sobornos por más de 150 millones de dólares durante 24 años.

Los abogados de Burzaco en Estados Unidos declinaron realizar declaraciones y su abogado argentino no respondió a las peticiones de entrevista por correo electrónico.

Fiscales dijeron que Burzaco conspiró con otros ejecutivos de marketing para canalizar US$ 110 millones en sobornos a funcionarios del fútbol para obtener los derechos exclusivos de las ediciones de 2015, 2019 y 2023 de la Copa América, así como de un torneo para celebrar los 100 años de la competición, que se disputará en junio del 2016.

Los fiscales afirman que una compañía formada por Burzaco y otras tres personas accedió a hacer el pago por la vigencia del contrato. Se pagaron al menos US$ 40 millones, según la acusación de mayo.
Jeffrey Webb, un ex vicepresidente de la FIFA y presidente de la Concacaf, que regula el fútbol de América Central y del Norte y en el Caribe, fue extraditado desde Suiza este mes y se declaró no culpable.
Otros cuatro individuos, incluido Chuck Blazer, un ex miembro del comité ejecutivo de la FIFA, se declararon culpables en secreto antes de que el caso fuera anunciado. (Con información de Reuters)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)