PEÑAROL

El ex capitán hace un master

“Al principio, hubo momentos en que me daban ganas de meterme en la cancha” reconoció Rodríguez

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Darío Rodriguez

Darío Rodríguez no pudo haber comenzado mejor su carrera como técnico: en Peñarol. Y aunque reconoce que en algún momento le dieron ganas de meterse en la cancha, se acostumbró rápidamente a estar del otro lado de la línea. Y no para de agradecerle al "Polilla" Da Silva por la oportunidad porque es consciente que junto a él está haciendo un master para su nueva profesión de entrenador.

"Sinceramente, yo no pensaba que esta oportunidad se me iba a dar tan rápido. Puede ser que mi pasado como jugador en el club haya influido, pero lo que siempre hago es agradecerle a Jorge Da Silva por esta oportunidad. Venir tan rápido al equipo en el que uno siempre quiere estar, que es la máxima aspiración acá en Uruguay, fue muy importante para mí. Por eso le agradezco al Polilla por permitirme integrar su cuerpo técnico", dijo Darío.

El ex zaguero y capitán carbonero y hoy ayudante técnico es tan respetuoso de su nuevo rol, que varias veces se había negado a la entrevista. "Nooo, el que tiene que hablar es el Polilla, el técnico es él. Yo soy sólo un ayudante", repetía. Y no se permitió dar notas hasta hablarlo con Da Silva.

"Trato de seguir aprendiendo día a día, porque si bien tengo una amplia trayectoria en el fútbol, soy nuevo en esta profesión. Y sé que acá en Peñarol estoy haciendo una especie de master. Espero que esto sea el inicio de una carrera larga", afirmó quien ya tenía el título de entrenador y también el de gerente deportivo. "El saber no ocupa lugar, y estudiar y prepararse está bueno", aseguró.

"Los que sentimos pasión y amor por el fútbol lo vivimos siempre de la misma manera, aunque en este nuevo rol uno tiene otra tranquilidad, capaz que uno es más analítico y no tan temperamental como cuando estaba adentro de la cancha", contó sobre cómo siente su nuevo trabajo.

En las prácticas de Los Aromos, Darío suele trabajar con los defensas, mientras que Da Silva lo hace con el resto de los jugadores. "No voy a descubrir yo lo que fue el Polilla como futbolista, y él tiene muy claro cuál es la tarea de los delanteros, como deben ser sus movimientos. Y yo trato de inculcar lo que aprendí a lo largo de mi carrera como jugador y de colaborar con mi granito de arena, que eso es lo que viene a hacer", insistió con humildad.

"A veces Jorge me indica que pegue algún grito, cuando él se queda un poco afónico. Me permite hacerlo", explicó sobre su función durante los partidos cuando suele dar indicaciones al igual que el "Polilla".

"Lo que más me costó, al principio, fue que a veces me daban ganas de meterme en la cancha", reconoció. "Y lo que más disfruto...¡todo! Disfruto del trabajo diario, del estar con los muchachos en el día a día y de poder seguir trabajando en el fútbol".

Darío no quiere adelantarse y no piensa qué técnico será cuando llegue el momento de ser el entrenador principal de un equipo "No soy de fijarme metas a largo plazo. Hoy estoy disfrutando de esto, de seguir aprendiendo todos los días y de estar en Peñarol", afirmó.

Si bien pudo desprenderse rápidamente de su rol de jugador, sigue conversando mucho con los futbolistas, como cuando era capitán. "Siempre estamos hablando con los muchachos, transmitiendo nuestras vivencias, nuestra experiencia, corrigiendo errores o reafirmando las cosas que hicieron bien. Sobre todo con los defensas, porque cumplen el mismo rol que yo cumplía yo".

Al final, destacó el buen grupo que hay en Peñarol, donde a pesar del recambio y de la cantidad de jóvenes que llegaron, se escucha a los mayores. "Hemos tenido suerte con este grupo. Son bastante maduros para la edad que tienen, son de escuchar, y hacen caso. Además, siempre intento respetar para después ser respetado. Por más que han venido una cantidad de muchachos nuevos, los que ya estaban tratan de que se adapten rápido a lo que es el mundo Peñarol", aclaró.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)