FINAL

Eurocopa: la definición será entre las dos víctimas de Uruguay en Brasil 2014

Inglaterra e Italia, los finalistas, fueron rivales de grupo de la Celeste en la Copa del Mundo y ante ambos consiguió triunfos que quedarán para la historia.

Suarez contra Inglaterra.
El disparo de Luis Suarez para el 2-1 contra Inglaterra en 2014. Foto: Nicolás Pereyra

La selección de Uruguay no logró superar los cuartos de final de la Copa América 2021 estirando su racha de no alcanzar las semifinales del torneo continental desde 2011, cuando lo ganó. Brasil y Argentina definirán el título esta vez, mientras que del otro lado del Atlántico la Eurocopa será disputada entre Inglaterra e Italia.

Por estos lados son momentos de mensajes y autocríticas. El capitán de la Celeste, Diego Godín, escribió hace unos días su sentir luego de la eliminación uruguaya, mientras que Luis Suárez también hizo su catarsis a través de las redes sociales. Ellos dos son solo ejemplos por tratarse de referentes del seleccionado uruguayo, pero en este caso además tienen una historia que contar con los dos finalistas de la Eurocopa.

En el Mundial de Brasil 2014 Uruguay compartió grupo con Costa Rica, Inglaterra e Italia. Suárez no pudo estar para el debut ante los ticos, en el que la Celeste cayó 3-1 luego de comenzar ganando con penal convertido por Edinson Cavani. El "Pistolero" se venía recuperando de la operación de rodilla a la que se había sometido pocos días antes del inicio de la Copa del Mundo.

Esa caída inicial adelantó el regreso de Suárez para la segunda fecha, pues estaba previsto que estuviera a la orden pero en el banco. Sin embargo fue titular y clave. El 19 de junio se dio uno de los retornos más milagrosos de la historia del fútbol mundial, porque "Lucho" anotó los dos goles en el 2-1 de la Celeste sobre Inglaterra en aquella noche paulista que dejó la icónica imagen de Suárez dedicándole el gol de forma muy emotiva al inolvidable Walter Ferreira, el quinesiólogo de Uruguay que lo recuperó en tiempo récord.

Luis Suárez y Walter Ferreira
El recordado gesto de agradecimiento de Luis Suárez a Walter Ferreira en Brasil 2014. Foto: Archivo El País

Cabezazo cruzado luego del centro de Cavani para el 1-0 y disparo furibundo luego de un pelotazo largo para el 2-1 final. Así el "Pistolero" definió el juego ante la Inglaterra de su amigo Steven Gerard.

Cinco días más tarde, el 24 de junio, Uruguay tenía la urgencia de ganar para clasificar a octavos de final. El empate no le alcanzaba, el tiempo pasaba y el 0-0 seguía en el marcador. A los 80 minutos llegó un córner desde la izquierda ejecutado por Gastón Ramírez y Diego Godín saltó más alto que nadie en el área italiana para conectar el cabezazo y marcar el gol del triunfo.

Fue la tarde del mordisco de Suárez a Giorgio Chiellini que le costó la traumática salida del Mundial y un golpe anímico que golpeó tan fuerte a la Celeste que no tuvo reacción en el juego ante Colombia por la siguiente ronda, en la que cayó 2-0 en Maracaná para volverse a casa.

Hasta ese momento algo que se le endilgaba al equipo de Tabárez era que no conseguía derrotar a los europeos. De hecho, un año antes, en 2013, había perdido 2-1 con España en el mismísimo Brasil por la Copa Confederaciones y había perdido el tercer puesto por penales ante Italia luego del 2-2.

Con esas dos victorias ante Inglaterra primero e Italia después se le ganó a dos europeos y en instancias clave, provocando además la eliminación de ambos del certamen, porque el sorpresivo ganador del grupo fue el combinado de Costa Rica.

Esas dos selecciones que fueron víctimas de Uruguay hace siete años definirán entre sí este domingo la Eurocopa. Ambas pasaron por un proceso de renovación, en el caso de Inglaterra enseguida de aquel 2014 como para ser protagonista en Rusia 2018, donde fue cuarta luego de perder 2-1 la semifinal con Croacia y 2-0 el partido por el tercer lugar ante Bélgica.

Italia ni siquiera fue a ese Mundial y se renovó para esta Eurocopa y vaya de qué manera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados