FÚTBOL

Eterno debate: cómo gana el Real Madrid

Del “equipo del régimen” hasta la poderosa máquina comercial-deportiva de hoy, sus triunfos siempre están en la picota.

Foto: AFP.
Foto: AFP.

El fútbol está lleno de ejemplos de insultos que los insultados asumen luego como lemas. También ocurre con el “Así, así, gana el Madrid”, que el penal en los descuentos frente a Juventus el miércoles pasado volvió a actualizar. Significa tanto grito de denuncia lanzada por las hinchadas visitantes cuando los fallos arbitrales favorecen al Real Madrid como seña de identidad de un equipo que parece tener un método propio para ganar.

A mitad de camino entre los dos usos de la expresión está la polémica sobre si el club merengue cuenta desde los tiempos de Francisco Franco con un tratamiento benevolente de la organización del fútbol y los arbitrajes, una controversia abonada con presuntas pruebas de uno y otro lado. En buena medida, la prensa deportiva de Madrid y de Barcelona son responsables de que esta historia tenga dos versiones.

Lo que está claro es el origen del “Así, así, gana el Madrid”: nació el 25 de noviembre de 1979, en el estadio El Molinón de Gijón. Y como aquel partido Sporting Gijón-Real Madrid era emitido en directo, toda España pudo escucharlo y tomar nota.

Apenas comenzado el juego, el puntero argentino Enzo Ferrero tomó la pelota y quiso desbordar a su marcador, San José. Este le puso el brazo y le tiró un codazo. Ferrero reaccionó empujando a San José y dándole una patada, ante lo cual el jugador madridista rodó por el suelo. El árbitro Ausocúa cobró foul de San José y expulsó a Ferrero, sin darse cuenta (o quizás sí) que el argentino tenía la cara ensangrentada, producto del codazo.

El público, ubicado a pocos metros, por supuesto se enteró y comenzó a protestar de una manera muy española, arrojando a la cancha las almohadillas que cubrían los asientos. Y gritó el desde entonces tan famoso “Así...”.

No terminó allí el episodio, pues al rato otro madridista, Benito, derribó al local Mesa. El árbitro le mostró la tarjeta roja, pero, de pronto, la guardó y sacó la amarilla. Eso terminó de enardecer a la hinchada del Gijón, que retomó el canto de su invención.

Acusaciones. Una definición que suele acompañar al Real Madrid es “el equipo del régimen”, en referencia al franquismo. Y como todo en este tema, la aseveración tiene sus defensores y sus detractores.

En 2014, una canal de la televisión catalana exhibió el documental La leyenda negra de la gloria blanca, de Carlos Torres. La producción gira alrededor de tres tesis: la ayuda económica de la dictadura para que Real Madrid construyera su estadio Santiago Bernabeu, su influencia política para favorecer el pase de Alfredo Di Stéfano cuando Barcelona lo tenía casi contratado y los manejos del dirigente Raimundo Saporta, amigo de Franco, para convertir al Real Madrid en un embajador de España cuando el país era mal visto en el mundo debido al régimen franquista.

Pero la influencia, según el documental, prosiguió luego de la muerte de Franco, a través de los contactos con las autoridades del referato español, aportando testimonios de dos periodistas y un exárbitro.

El programa tuvo una elevada audiencia en Cataluña, mientras que despertó indignación en Madrid. Los refutadores de ese supuesto favoritismo recuerdan que los primeros años del régimen franquista fueron los peores para el Real Madrid. El equipo de los militares era el Atlético Madrid, entonces llamado Atlético Aviación. Incluso hubo presiones para que este absorbiera a su rival.

Fue a partir de fines de la década de 1950, con los éxitos en la flamante Copa de Europa, cuando el Real Madrid pasó a convertirse en imagen de una España triunfante.

Una investigación del historiador Eduardo González Calleja para la Universidad Carlos III de Madrid en 2013 descubrió que ya desde 1905 el club quiso convertirse en un representante del deporte español en el exterior. Ese año, con motivo de la visita del presidente de Francia, organizó un partido con el campeón francés Gallia Sports.

González Calleja concluyó que el régimen franquista, aislado internacionalmente, utilizó los éxitos del Real Madrid para proyectar una imagen más benévola, incluso entre los emigrados españoles. Y asegura que el club permitió “voluntaria e conscientemente su utilización como embajador oficioso”, sin provocar situaciones conflictivas ni renegar del régimen. Sin embargo, no encontró pruebas de que eso se tradujera en un predominio en el seno de la Real Federación Española ni un tratamiento más favorable de los árbitros. De cualquier manera, en los años 70, “la identificación del Real Madrid con una imagen edulcorada del franquismo le pasó factura” cuando tanto la dictadura como el club entraron en decadencia. Eso enfurecía al legendario presidente madridista Santiago Bernabeu: “Cuando oigo que el Madrid ha sido el equipo del régimen, me dan ganas de cagarme en el padre de quién lo dice”, dijo una vez.

Ya en el siglo XXI, si bien sigue siendo un club propiedad de sus socios, Real Madrid se convirtió en una organización comercial-deportiva de enorme poderío. Eso apareja las ventajas que suelen atribuirse a los equipos grandes, sean clubes o selecciones, por ejemplo a la hora de sancionar o no un penal, aunque también sus desventajas.

“No sé si es todo el mundo, pero muchos seguro que no quieren que gane el Madrid”, admitió hace un tiempo Zinedine Zidane.

Penales: Es el puntero histórico de la Liga

El investigador y estadígrafo español Vidal Viñarás realizó un relevamiento de todos los penales concedidos desde la primera edición de la Liga en 1928. Según sus datos, la mayor diferencia entre penales a favor y en contra al final de la Liga 2016-2017 era de Real Madrid, con un saldo de +232 (507 a favor, 275 en contra). Mientras tanto, el de de Atlético Madrid era de +155, el de Barcelona +148 y el de de Valencia +45.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º