FÚTBOL

A las estrellas, los autos solo le cuestan unos minutos de sus salarios

La Ferrari F430 Spider le insumió a Messi apenas 30 minutos de su juego pero Iniesta tuvo que dedicarle más de cinco partidos a su Bugatti Veyron.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Andres Iniesta descendiendo de su Bugatti Veyron, uno de los autos más caros del mundo.

Para el común de la gente, la compra de un cero kilómetro exige años de ahorros. Para las estrellas del fútbol, en cambio, algunos minutos de juego alcanzan para acceder a automóviles de alta gama.

El sitio web británico Carspring realizó un curioso juego, calculando cuántos minutos de un partido le “cuestan” un coche a las grandes figuras. Para ello tomó como base el salario anual de cada jugador, lo dividió entre los partidos que disputó en la última temporada y lo aplicó al precio de su auto, o de uno de sus autos.

De esa forma pudo comprobar que el arquero italiano Gianluigi Buffon apenas necesitó jugar 19 minutos y 48 segundos para pagar su económico Fiat 500, el vehículo que más utiliza, porque en realidad tiene varios modelos más caros en su garaje.

Por otro lado, el español Andrés Iniesta tuvo que jugar cinco partidos y 76 minutos para adquirir su Bugatti Veyron, uno de los automóviles más costosos del mundo (algunas de sus versiones llegan a los dos millones y medio de dólares).

La Ferrari F430 Spider le “costó” a Lionel Messi 31 minutos 32 segundos de juego, en tanto el inglés Wayne Rooney “invirtió” 50 minutos y 36 segundos en su Aston Martin Vanquish.

El Lamborghini Aventador del argentino Ángel Di María “valió” un partido entero: 90 minutos y un segundo. Y su compatriota Jesús Navas solo tuvo que jugar 11 minutos 17 segundos para llegar a su Nissan Micra.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados