ANÁLISIS

Esto es Peñarol: los motivos de una crisis política que repercute en lo deportivo

El flojo rendimiento del equipo en la cancha es un fiel reflejo de las malas decisiones institucionales que se vienen tomando en el club mirasol.

Los futbolistas de Peñarol en el duelo en el Saroldi ante River Plate. Foto: Nicolás Pereyra.
Los futbolistas de Peñarol en el duelo en el Saroldi ante River Plate. Foto: Nicolás Pereyra.

Sumergido en una crisis institucional a dos meses de las elecciones, las decisiones políticas en Peñarol afectan los resultados deportivos en una cadena que desemboca en la cancha.

Y precisamente el campo de juego es el último eslabón de esa cadena; es lo que está más a la vista, lo que más se critica y lo que más deja en evidencia una sucesión de hecho que no han tenido el efecto esperado.

Hoy el hincha de Peñarol se indigna con lo que pasa en cada partido, sobre todo en el ámbito internacional, donde el carbonero volvió a dejar una muy mala imagen tras perder con Jorge Wilstermann en Cochabamba, hipotecando gran chance de la clasificación a octavos de final de la Copa Libertadores.

El socio también se indigna con eso y con la decisión que deberá tomar el 5 de diciembre en las elecciones en las que elegirá el futuro del club.

Giovanni González en el duelo entre Peñarol y Jorge Wilstermann. Foto: AFP.
Giovanni González en el duelo entre Peñarol y Jorge Wilstermann. Foto: AFP.

A falta de dos meses para esa instancia, Ignacio Ruglio (actual consejero y líder de Sentimiento 1891) ratificó su postulación y a él solamente se suma Guillermo Varela —CEO de Handsoft, director de Plexo y presidente de la Cámara de la Economía Digital del Uruguay (CEDU)— quien ayer a través de su cuenta de Twitter confirmó su candidatura.

Lo cierto es que lo político siempre tiene incidencia en la cancha. Y mucha. Si las cosas no están bien desde la raíz, difícilmente puedan surgir buenos resultados deportivos y eso es lo que hoy está pasando en Peñarol por varios motivos:

1) La contratación de jugadores. Se fueron muchos, es verdad, pero vinieron un montón que le generan al club un gasto económico enorme y no juegan. Llegaron 11 y solamente cuatro fueron pedidos por Diego Forlán: Juan Acosta, Robert Herrera, Krisztián Vadócz y Jonathan Urretaviscaya.

Al resto —Gary Kagelmacher, Joaquín Piquerez, David Terans, Denis Olivera, Christian Bravo, Matías Britos y Nicolás Franco— el entrenador no los pidió, pero los aceptó.

De estos siete solo tres rinden en la medida de lo esperado: Terans es el goleador con siete tantos, Kagelmacher es titular en la zaga y Piquerez se adueñó del lateral izquierdo. Los demás todavía no justificaron su llegada a Peñarol.

Diego Forlán y Jorge Barrera
Diego Forlán y Barrera el 20 de diciembre de 2019, en la persentación del técnico. Foto: Archivo.

2) Las contrataciones repercuten en lo económico. Los jugadores tienen su sueldo y el club debe abonarlo. La crítica a este punto deja sembrada la duda de cómo administrar el dinero: ¿muchos futbolistas de nivel medio o inferior, o pocos de calidad y con alto salario?

3) Despedir a Diego Forlán no fue la decisión más acertada. Si bien fue el presidente Jorge Barrera quien se encargó de ponerle punto final al ciclo para contratar a Mario Saralegui, el momento no era el ideal: el entrenador, parate de cinco meses de por medio por la pandemia de coronavirus, apenas tuvo 11 partidos para intentar exhibir su trabajo (nueve por el Torneo Apertura 2020 y dos por Copa Libertadores con cuatro triunfos, tres empates y cuatro derrotas) y como si fuera poco, no pudo contar con el jugador estrella que le pidió a los dirigentes ya que Jonathan Urretaviscaya se rompió los ligamentos cruzados en el último amistoso de la pretemporada.

Además, el cese de “Cachavacha” se dio luego de que todo el Consejo Directivo ponderara el trabajo profesional que venía desarrollando el entrenador junto a sus colaboradores dentro del club.

Jorge Barrera y Mario Saralegui. Foto:Francisco Flores.
Jorge Barrera y Mario Saralegui. Foto:Francisco Flores.

4) Nombrar a Mario Saralegui fue otra de las decisiones apresuradas de Peñarol. El club armó un plantel a la medida de Diego Forlán y el golpe de timón fue tan grande que se pensó de inmediato en el artiguense, que dista mucho de la filosofía de trabajo de “Cachavacha”, ya que apela más a la mística del club, a los jugadores referentes y a la psicología para lograr resultados que aún no se han dado.

5) Las declaraciones de Saralegui el día que asumió en su cargo haciendo referencia a ganar la sexta Libertadores. El equipo estaba a punto de decirle adiós al Apertura y unas fechas antes había perdido ante Deportivo Maldonado, que al momento de ganarle a Peñarol marchaba último. Hoy el aurinegro está sin chance en el torneo local y casi eliminado de la Copa Libertadores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados