ELIMINATORIAS RUSIA 2018

Un estadio que lo conoce muy bien

Luis Suárez ya hizo tres goles en el Arena Pernambuco donde Uruguay jugará ante Brasil; ¿será un presagio?

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Luis Suárez

El viernes 25 de marzo va a quedar marcado con una cruz en rojo el calendario futbolístico de los uruguayos. No va a ser un día más, porque esa noche, en el Arena Pernambuco de esta ciudad, se va a dar el regreso de Luis Suárez con la Celeste. Un regreso esperado, anhelado, por tres millones de corazones.

Después de 640 días sin poder defender a la selección, el goleador volverá a sentir la pasión y el amor por una enseña que abrazó desde sus primeros pasos en las juveniles.

Luis pegará la vuelta tras un castigo duro, cruel, abusivo y casi dictatorial, avalado por una cúpula de la FIFA que terminó siendo radiada por hechos de corrupción que sacudieron los cimientos de la propia organización.

Pero como dijo el propio Suárez a Ovación, “ya pasó”. Claro, fueron casi dos años ausente, dos años en donde se lo miró como si fuese un delincuente, porque de aquí, de Brasil, se le expulsó de la Copa del Mundo con perfil de criminal. Fue desterrado, exiliado, abandonado, humillado. Fue un golpe tremendo para él y para el resto de un plantel que se sintió tocado como pocas veces por una sanción tan dura como inexplicable.

Pero este viernes se dará su gran regreso con la selección. Un retorno esperado por todos, pero mucho más por él, porque Luis siente como ninguno el peso histórico de la Celeste que luce con tanta pasión y orgullo.

Y el regreso será en el Arena Pernambuco, un escenario que conoce, y en donde ya tuvo la dicha de marcar tres goles. El primero lo anotó el 16 de junio de 2013, en el debut de Uruguay ante España por la Copa Confederaciones, donde el delantero anotó el descuento (1-2) ante los campeones del mundo, cuando se jugaban 88 minutos, y ambientó una reacción de la Celeste cerca del final.

Aquella tarde-noche me tocó ser testigo de ese gol y de su festejo, de la precisión con la que le pegó a la pelota lejos del alcance de Iker Casillas, pero su conquista no alcanzó. Maquilló el resultado (y el juego de España) ante los ojos del mundo cuando muchos imaginaron una goleada, ya que a los 32 minutos los españoles vencían 2 a 0.

De aquel equipo uruguayo quedan pocos sobrevivientes. Fernando Muslera en el arco, el “Cebolla” Rodríguez, Edinson Cavani y el propio Suárez. Porque el viernes no estará Godín, tampoco el “Mono” Pereira, ni Cáceres, en un plantel que se ha renovado, que ha tenido su proceso de recambio, pero que también sufre bajas por lesiones o sanciones.

El Arena Pernambuco no sólo dejó un buen recuerdo para Suárez en el debut, también fue el escenario donde se dio la mayor goleada de Uruguay en ese torneo. La Celeste se impuso 8 a 0 a Tahití el 23 de junio de 2013 y Luis anotó dos veces, sumándose a la racha goleadora de Abel Hernández (hizo cuatro) en una tarde donde Tabárez alineó un equipo alternativo para definir con lo mejor la Copa Confederaciones.

El viernes será el regreso del goleador. Un hombre emparentado con la gloria, con la mejores conquistas de la Celeste, y se dará precisamente en un estadio donde ya dejó su huella por tres. ¿Casualidad? Vaya uno a saber. Cada regreso del “Pistolero” ambienta un clima de tensión y expectativa, como sucedió en la Copa del Mundo ante Inglaterra, en San Pablo. Nadie sabe qué pasará ante Brasil, pero en estos días, el “Fantasma del 50” cobró vida y tomó prestado el nombre de Luis Suárez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)