TORNEO CLAUSURA

Los esperan en su casa

Los técnicos de Cerro y Liverpool esperan poder dar un batacazo este fin de semana y ganarle a los dos grandes en el Tróccoli y Belvedere

Fernando Correa y Paulo Pezzolano. Fotos: Archivo El País
Fotos: Archivo El País

El próximo fin de semana será diferente. Cerro y Liverpool reciben a los grandes en sus respectivas canchas. Los albicelestes esperan a Nacional mañana en el Tróccoli y los negriazules recibirán el domingo a los aurinegros.

El equipo dirigido por Fernando “Petete” Correa quedó eliminado de la Copa Sudamericana el miércoles a manos del brasileño Bahía, aunque empató y dejó la sensación de que otra pudo haber sido la historia.

Así lo sintieron los hinchas que orgullosos despidieron al equipo aplaudiendo de pie. “Lo importante fue la actitud que tuvieron los chicos, que nunca bajaron los brazos y siempre fueron al frente”, dijo el técnico Fernando Correa, quien le resaltó ese hecho a sus futbolistas.

“Lo importante fue la actitud que tuvieron los chicos en el partido de Copa, nunca bajaron los brazos y fueron al frente. Eso mismo hay que hacer frente a Nacional, que es un equipo que sabe a lo que juega. Pero ir al Tróccoli siempre le cuesta a los grandes, lo sé porque me pasaba de jugador. Es un campo complicado“.

Fernando Correa. Foto: Archivo El País
Fernando CorreaEntrenador de Cerro

Es que como el fútbol siempre da revancha, Cerro dio rápidamente vuelta la página para enfrentar al líder del Torneo Clausura y de la Tabla Anual. Sin tiempo que perder, ayer los albicelestes entrenaron de cara al juego frente a Nacional. Claro, lo hicieron con las mismas dificultades con las que habían preparado el juego con Bahía. Sin poder entrenar en el campo de su estadio. Lo hicieron en la canchita de fútbol 5 que está en las afueras del Tróccoli.

Cambios.

El “Petete” admitió que es probable que para el juego frente a los tricolores cambie el sistema y algunos jugadores. Es que no quiere repetir el error que cometieron antes del partido con Fénix, que los terminó goleando y que asume fue suyo. “Veníamos de un viaje largo y cansador. Llegamos a mediodía y ese día no entrenamos. Al otro día llovía y practicamos en un lugar muy chico. Y ya el sábado salimos a jugar. Tenía que haber rotado el plantel y no lo hice. El equipo venía bien y decidí dejar a los mismos once. Me equivoqué, pero con el diario del lunes es fácil”, admitió.

Dudas.

Varios de los futbolistas finalizaron el partido de vuelta con Bahía golpeados y muy cansados. El técnico los iba a evaluar en la presente jornada. Sigue esperando por Gonzalo Porras, quien lesionado en el posterior no pudo jugar el partido frente al equipo brasileño. También por Guillermo Rodríguez, que finalmente habilitado iba a ser de la partida pero el domingo, entrenando, se hizo un pequeño esguince. Al final de la práctica de ayer el zaguero trabajó unos minutos a la par del resto, pero aún no se puede afirmar que jugará.

Rival.

“Nacional es un equipo que sabe a lo que juega, la tiene clara”, dijo el “Petete” sobre su rival de mañana. “Veremos que equipo pone porque suele variar. Pero tiene buenos jugadores y llega muy bien anímicamente. Va a ser un partido complicado con un rival que pasa por un buen momento. Nosotros tendremos que estar muy concentrados. Repetir la actitud que tuvimos en el partido de Copa y tratar de aprovechar las chances que tengamos”, agregó el técnico albiceleste tras el entrenamiento de la víspera.

El último antecedente de los tricolores en el Tróccoli fue un empate, pero Correa sabe que los grandes nunca se sienten cómodos en el Cerro. Más ahora que la cancha está en muy malas condiciones y muy pesada. “Ir al Tróccoli siempre les cuesta, lo sé porque me pasaba de jugador. Es un campo complicado”, advirtió.

“Creo que la clave va a estar en pararse bien y tratar de llevar el ritmo del partido para que ellos no la agarren, porque manejan muy bien la pelota. Lo que pase en la mitad de la cancha va a ser fundamental”, finalizó “Petete”.

Negriazules.

Liverpool, mientras tanto, recibe el domingo a Peñarol en su cancha de Belvedere. El equipo de Paulo Pezzolano viene de caer ante Boston River en Las Piedras en una cancha que estaba en muy malas condiciones por las lluvias y porque el día anterior había jugado Juventud en partido de la Segunda División. Aunque el técnico negriazul no lo quiere poner como excusa.

Reconoce sin embargo, que les costó jugar por abajo, algo que está en el ABC de Pezzolano. “Obvio que tenemos otros libretos para cuando la cancha no permite jugar como nos gusta, y lo repasamos, pero es muy básico y no entrenamos ni contratamos jugadores para eso”, admitió el entrenador.

El domingo no tendrán ese problema porque el campo de Belvedere, cuenta con un muy buen drenaje y está en perfectas condiciones.

Pezzolano sabe que los aurinegros llegan sumidos en una crisis, tras haber quedado el martes eliminados de la Copa Sudamericana a manos de Atlético Paranaense que les hizo cuatro goles en el CDS. “Uno nunca sabe si es bueno encontrar al equipo grande herido o no. Van a dar el plus porque no pueden dejar un punto, pero si les hacemos un gol rápido o pasan los minutos y no logran convertir, se les puede complicar. Más en una cancha como la nuestra donde tienen a la gente pegada al alambrado. Nosotros tenemos que jugar con tranquilidad, sabiendo que tenemos armas para poder herirlos”, explicó Pezzolano.

“A los grandes siempre les cuesta salir. Y para nosotros jugar en casa siempre es lindo. Los primeros minutos van a ser claves. Tenemos que saber manejar el partido, y llevarlo a cancha de ellos. Tenemos cómo herirlos: buenos jugadores, un plantel interesante con jugadores jóvenes del club y otros grandes que acompañan muy bien”, insistió el técnico negriazul, a quien sin embargo se le fueron jugadores importantes, como Diego Guastavino; Carlos Núñez, Martín Alaniz y Seba Píriz. “Y todavía lo sentimos, pero nos estamos acomodando. Buscamos volver a ser aquel equipo que tuvo una seguidilla interesante. Queremos volver a eso”.

Espalda.

Pezzolano fue ídolo de la parcialidad de los de la Cuchilla en sus tiempos de futbolista y tiene la espalda ancha para bancar los momentos difíciles. Pero reconoce que esta experiencia es muy diferente a la primera de su carrera como entrenador en Torque, donde consiguió en forma anticipada con el equipo del City Group el ascenso a la Primera División.

“Cuando llegamos Liverpool era el equipo más complicado en el descenso. Y tuvimos que aprender a ser equilibrados entre el juego siempre por abajo que nos gusta y los puntos que necesitábamos. Nos tuvimos que acostumbrar a no ser tan exigentes con el juego, que para mí es vital. Hubo que tener en cuenta otras cosas, sobre todo por el entorno y el nerviosismo de la gente que te juega en contra”, explicó.

Es más, Pezzolano es consciente que Liverpool aún no juega como él pretende. “No como me gustaría que jugara Liverpool, pero necesitamos los puntos para salir de abajo, y hacerlo suele ser difícil. Estoy contento, pero necesitamos los puntos para estar más tranquilos”, agregó quien sabe que un triunfo frente a Peñarol les vendría como anillo al dedo. “Ganarle a un grande es lo que nos está faltando, dar un buen batacazo para ganar mucho en confianza”.

“Todavía no hemos logrado jugar como a mi me gustaría que Liverpool jugara, pero necesitamos los puntos para salir de abajo y sé que hacerlo es difícil. Tuvimos que aprender a ser equilibrados entre el juego siempre por abajo que nos gusta y creemos vital y los puntos que necesitamos”.

Recursos. Paulo Pezzolano en su centro de rehabilitación. Foto: Marcelo Bonjour
Paulo PezzolanoEntrenador de Liverpool

Aunque aún es prematuro, es probable que el técnico opte por repetir la oncena del último partido. Al menos así entrenó en la práctica de fútbol de la víspera: Bava; Gabrielli, Cáceres, González, Rivas; Souza, Bajter, Sención, Figueredo; Martínez y Ramírez. Aunque tampoco se descarta que pueda introducir alguna variante en la mitad de la cancha o en ofensiva.

Hoy los negriazules realizarán un trabajo táctico en espacios reducidos. Y mañana concentrarán en Lomas de Zamora un lugar que el técnico destaca porque “es muy lindo y estamos aislados”, a la espera del partido frente a Peñarol.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)