EUROCOPA

España hizo 971 pases, 17 remates y ningún gol...

Los triunfadores de la jornada fueron los checos y los eslovacos

España Suecia
El sueco Ekdal y el español Morana luchan por la pelota durante el partido en Sevilla y que terminó sin goles.

Los únicos que celebraron en la jornada de ayer por la Eurocopa fueron los checos y los eslovacos, que hasta 1992 jugaban juntos por Checoslovaquia y desde la división de este país habían dejado de ser potencia continental en fútbol.

La falta de pegada condenó a España en su estreno en el torneo contra Suecia en Sevilla (0-0), el mismo día en que Patrik Schick dio la victoria a República Checa con un doblete en Escocia (2-0) y en el que Eslovaquia sorprendió a la Polonia de un desaparecido Robert Lewandowski en San Petersburgo (2-1).

España y Suecia tuvieron muy claros sus respectivos planes de juego desde el principio del partido, disputado en una calurosa noche sevillana ante 12.517 espectadores, el total de las entradas vendidas para este encuentro.

La Roja se hizo con la posesión del balón y del juego, hasta el punto que en el partido realizó 917 pases. Y probó con 17 remates al arco, pero sin acierto. Suecia, muy defensiva, tuvo sin embargo dos ocasiones de gol que falló por poco.

Encuadrados en su misma llave E, Eslovaquia y Polonia se cruzaron en un duelo que se acabaron llevando sorprendentemente los eslovacos, que supieron maniatar a Lewandowski, inofensivo en los 90 minutos.

“Es una vergüenza que no fuéramos capaces de al menos lograr un empate”, declaró el ariete del Bayern Múnich a la televisión de su país. “Perdimos contra los teóricamente rivales más flojos así que estamos en una situación complicada”, añadió.

Finalmente, dos goles del delantero del Bayer Leverkusen Patrik Schick arrodillaron a Escocia en Glasgow y situaron a los checos como líderes de una llave en la que también está Inglaterra, vencedora el domingo por 1-0 de Croacia.

Schick adelantó a los suyos cerca del descanso con un buen cabezazo en el primer tiempo. En la reanudación hizo el gol de mayor distancia en la historia de la Eurocopa, desde 45 metros y medio (foto), aprovechando que el arquero escocés David Marshall estaba adelantado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error