Informe

España y su conflicto por la TV

Una huelga amenaza la definición de La Liga y la final de Copa... ¿Qué está pasando en el fútbol español?

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Reuters

La noticia en sí suena alarmante: una convocatoria de huelga de la Federación Española de Fútbol, a la cual se adhirió también el sindicato de futbolistas (AFE), ha puesto en peligro las dos últimas fechas del campeonato español y también la final de la Copa del Rey entre Barcelona y Athletic de Bilbao, fijada en un principio para el día 30 de este mismo mes.

Más allá de oscuros precedentes y conflictos del pasado, que más adelante serán relatados, el epicentro de este conflicto se encuentra en el reparto de los ingresos que genera el fútbol español por la venta de sus derechos televisivos. La Liga es todavía el único de los grandes torneos europeos que no ha elaborado una estrategia de venta conjunta de todos los derechos. Es decir, cada equipo sigue negociando sus derechos de manera individual y, como es lógico, eso genera muchas desigualdades económicas entre grandes y pequeños, a la vez que las mismas debilitan el campeonato entero. Se hizo evidente la necesidad de juntarse, potenciar la Liga como marca única, y poder salir a vender el paquete de derechos completo, como hace poco hizo la Premier con un espectacular contrato de varios miles de millones.

El problema es que pasaron muchos años de negociaciones entre los clubes sin que se pudiera llegar a un acuerdo en los porcentajes del reparto. Los equipos humildes pedían establecer un mínimo más elevado para poder crecer, mientras que los más grandes, Real Madrid y Barcelona, no estaban dispuestos a perder las increíbles cantidades que generan cada temporada y lo hacían con un potente argumento: gran parte del interés internacional en este torneo y es gracias a ellos y a sus estrellas. Las negociaciones se alargaron en el tiempo y nunca se llegaba a ningún tipo de acuerdo. Mientras, lo lograban Inglaterra y Alemania, mientras que en Italia fue el gobierno el que organizó la centralización de los derechos. Al ver que el asunto se estancaba, el Gobierno de España pasó a la acción y decidió imponer el reparto. Escuchó las peticiones de todos, elaboró un proyecto en el que trató de contentar a la mayoría de las partes y lanzó la vía legal más rápida para su aprobación: el Real Decreto.

Eso ocurrió hace unas semanas y en un principio fue un motivo de festejo para todo el fútbol español. Al fin había un plan para poder vender el producto estrella de una manera conjunta, con un reparto detallado que parecía gustar a todos: los equipos más humildes ganarían más sin que Real y Barça perdieran un sólo euro, se establecieron fondos fijos para las categorías más modestas y para el fútbol femenino e incluso estipulaba un colchón financiero de ayudas a los equipos que desciendan para tratar de que la pérdida de categoría no desequilibre tanto las cuentas. En definitiva, parecía encontrada la solución, pero no todo es tan fácil en el fútbol español con la Federación que preside, desde 1988 y de forma inamovible, Angel María Villar, quien también es vicepresidente FIFA y UEFA. Sus cerca ya de 30 años de mandato en el organismo español han estado rodeados de polémicas por casos de corrupción a las que siempre logró sobrevivir junto al que siempre se señaló como la mano que mueve los hilos a su sombra: Juan Padrón, vicepresidente económico.

El caso es que la Federación recibirá más dinero según el nuevo Real Decreto, ¿entonces por qué convocar una huelga para frenarlo? El organismo llevaba muchos años devolviendo con orgullo al Estado español el presupuesto que le corresponde, alegando que no lo necesitaban por el dinero que genera la selección española. Ése aparente gesto de nobleza con las arcas estatales le permitía no tener que rendir cuentas de la distribución del dinero que generaba La Roja. Según ha denunciado tantas veces la prensa española, ese manejo a la sombra de los bienes federativos no sólo les ha permitido a Villar y los suyos vivir "a cuerpo de rey" durante muchos años (ver "Don dinero, poderoso..."), sino que además garantizaba su perpetuidad en el cargo, ya que es más fácil garantizar los votos necesarios de las distintas administraciones provinciales si uno mismo decide el presupuesto que van a recibir. El caso es que el Real Decreto ordena justificar todos estos movimientos, antes en la sombra, y para detenerlo no sólo se convocó esta huelga sino que se convenció también a la AFE para que se uniera a la protesta. ¿Y en qué afecta el Decreto a los jugadores para que la secunden? En nada, pero el sindicato aprovecha este tema para tratar de mejorar sus condiciones tributarias, muy vigiladas últimamente por el fisco español. No les interesa admitir esto último, ya que la repercusión que tendría en la opinión pública de un país tan azotado por la crisis sería muy negativa.

PRECEDENTES SOSPECHOSOS DE LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA.

Don dinero, poderoso caballero.

En el año 2003, la prensa destapó la buena vida que tenía el vicepresidente de la Federación Española, Juan Padrón, un caso que terminó en los tribunales sentando juntos a directivos y periodistas para declarar ante el juez. Fue ahí donde se supo que Padrón se llevaba consigo a toda su familia allá por donde jugaba la selección española. Aquellas filtraciones también revelaron irregularidades en varios contratos con patrocinadores, así como en el reparto del dinero entre las federaciones provinciales. El propio Padrón preside además el organismo local de Tenerife, la principal de las islas canarias. En los últimos años, la Federación española construyó allí tantas canchas de césped artificial que muchas ni se están usando, mientras organismos de otras regiones, seguramente opositoras, sufrían para sobrevivir. Es sólo un ejemplo más de comportamientos que precipitaron la grave crisis que España sufre hoy en día y el fútbol no se libra de ellos.

¿Y si todo se define sin los cracks?

Si la huelga tiene éxito y no se disputan las dos últimas fechas ni la final de Copa, las consecuencias podrían ser fatales para el fútbol español. Se tendrían que jugar más adelante, en junio o julio, lo cual cortaría el descanso de los jugadores y hace más incomprensible aún la participación del sindicato de jugadores. Pero lo peor es que ambos títulos se tendrían que definir sin los sudamericanos participantes en la Copa América. Messi, Neymar, Mascherano, James Rodríguez, Marcelo o "Chicharito" no podrían participar en la magnífica carrera por la Liga que están manteniendo. Tampoco los que luchan por la Champions, como el Atlético, que se quedaría sin un solo zaguero sin Godín, Miranda y "Josema", y otros tantos casos más. Además, la principal carta que juega Villar para asustar al Gobierno y que se eche atrás es acusarle de injerencia ante la FIFA, de la cual es vicepresidente. Esa es una de las normas más estrictas del organismo, que suele castigar a quienes la incumplen sacando a sus equipos de todas las competiciones FIFA. El lío que vendría sería tal que lo hace improbable.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)