DE VOLEA

Con la espada de Damocles

DANIEL ROSA

Daniel Rosa

La paciencia es una virtud, pero tiene un límite, el cual por cierto es mucho más corto cuando la pasión impera sobre la lógica, que es el caso del fútbol. Y se recorta más aun si un equipo grande no gana, como le ocurre a Nacional. Repasemos un poco las declaraciones: “Tenemos que tener calma en este momento. Buscamos el funcionamiento para poder encontrar los resultados”, dijo el técnico Eduardo Domínguez el sábado luego del 1-1 ante Racing.

Con cuatro partidos disputados en 2019, ninguno ganado en los 90’ (la única victoria fue por la Supercopa por penales, aunque con el valor de que fue ante Peñarol) y solo dos puntos de nueve disputados en el Apertura, la calma solo se logra con victorias.

El presidente José Decurnex lo tiene claro. “Empezar a ganar es lo que Nacional está obligado a hacer. Nuestro objetivo es ganar el Uruguayo y lo mantenemos. (...) Sería muy bueno sacar un buen resultado para empezar a afianzar el equipo”, dijo antes de partir a Venezuela y pensando en el partido de esta noche ante Zamora. Entonces está claro el panorama: Domínguez afronta dos partidos clave esta semana.

Necesita conducir a Nacional al triunfo hoy para darle confianza al equipo y a los hinchas y volver a hacerlo el fin de semana ante Boston River. De lo contrario se despedirá rápido del Apertura y quizás también de su cargo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)